al jeque de dubai y presidente de ipic

Zandi y Cebrián se sirvieron del embajador de Emiratos para colocar Star Petroleum

El inversor de origen iraní y el presidente de Prisa se sirvieron de la embajada de España en Dubái para negociar con Sheikh Mansour, el dueño de Cepsa y el Manchester City

Foto: Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)
Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)

Star Petroleum, la compañía controlada por Massoud Zandi y Juan Luis Cebrián, entre otros accionistas de postín, se sirvió de los servicios del embajador español en Emiratos Árabes Unidos (EAU), José Eugenio Salarich Fernández de Valderrama, para intentar que el Gobierno de Abu Dabi comprase una participación relevante en la empresa. El objetivo de las negociaciones era que International Petroleum Investment Company (IPIC), el fondo de inversión del país del Golfo, dueño de Cepsa, les ayudase a explotar petróleo en Sudán del Sur, donde estimaban obtener hasta 5.500 millones de euros.

Fuentes oficiales de Cepsa han reconocido que en 2013 se estuvo analizando la compra de Star Petroleum, pero finalmente fue descartada por Pedro Miró, su consejero delegado. No obstante, en la primavera de 2015, Zandi y Cebrián volvieron a la carga para tratar de convencer directamente a IPIC de la operación. Para ello, entraron en contacto con el embajador en EAU, el cual intermedió a favor del inversor español de origen iraní y del presidente de Prisa.

Salarich Fernández de Valderrama colaboró en la organización de una visita de Zandi y Cebrián a Dubái para reunirse con personas cercanas a Sheikh Mansour bin Zayed al-Nahyan, presidente de IPIC y miembro de la familia gobernante en Abu Dabi. El encuentro tuvo lugar el 3 de mayo de 2015, según han confirmado distintas fuentes. Sheikh Mansour es uno de los hombres más ricos del mundo, dueño del Manchester City y de los Oklahoma City Thunder de la NBA: ultimamente ha comprado varias fincas en España.

El motivo era doble, según distintas fuentes. Por una parte, la posible producción de una película por parte de Prisa sobre los emires del país del Golfo Pérsico. Por otra, y aparentemente la causa real, la venta de Star Petroleum al fondo soberano de EAU. De hecho, Zandi preparó una documentación muy extensa sobre la petrolera española con sede en Luxemburgo, que entregó al jeque en un estuche especial.

En relación con estas operaciones, el embajador español en Dubái tuvo varios encuentros en Madrid. Primero fue una cena en la mansión que el empresario iraní posee en la lujosa urbanización de La Finca, en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Después, una entrevista con directivos de Star Petroleum en las oficinas que la petrolera tenía en el número 51 de la calle Serrano de la capital.

Puestos en contacto con Zandi para conocer su versión sobre estas negociaciones, el empresario con nacionalidad española e iraní ha indicado: “Conozco a mucha gente y no tengo por qué decir con quién me veo y con quién no”. Preguntado por su relación con Salarich Fernández de Valderrama, el inversor asegura que nunca firmó ningún contrato con el embajador y que no le regaló acciones de Star Petroleum.

El diplomático reconoce sus reuniones con el inversor iraní y el presidente de Prisa, pero asegura que eran para temas de moda y restauración

Por su parte, el diplomático ha reconocido las reuniones con Zandi, pero para hablar “de temas relacionados con la moda y la restauración, para traer empresas a Dubái y llevar otras del emirato a España”. Admite su visita a las oficinas de la petrolera en Madrid, pero niega irregularidad alguna, circunscribiendo su actuación a las labores habituales de su cargo. Fuentes de la compañía reiteran que la reunión fue para hablar de sus contraprestaciones económicas, pero el embajador asevera no haber firmado contrato alguno con estos empresarios.

Por cuestiones de confidencialidad, Salarich prefiere no comentar la visita que Zandi y su socio hicieron a Dubái para vender la posible película de Prisa sobre los emires del país y la entrada de IPIC en el capital de Star Petroleum. “Hay algunos temas que conozco, pero de los que no puedo comentar”, argumenta. Justo cuando se produjo la reunión del inversor y de Cebrián con la alta dirección de IPIC y las personas vinculadas al jeque, la familia Polanco y Antonio Navalón entraron en el capital de Star Petroleum, convencidos por su compañero de Prisa al calor del potencial pelotazo que se avecinaba.

En aquellos momentos, se produjo la entrada en el accionariado de la petrolera de importantes personalidades de Abu Dabi, como el general Aliq Juma Ali Darwish bin Darwish, hombre de confianza del emir de Dubái, el jeque Mohamed al Maktourn, y director de Defensa del emirato. La relación era tan cercana que Zandi le cedió gratuitamente acciones de la empresa desde Hypersonic, su sociedad 'off shore' vinculada a los papeles de Panamá, y celebró con él y con Cebrián una Nochevieja en los EAU.

También entró en el capital Abdullah M. El Reyes, director de los Archivos Nacionales de los Emiratos, que fue recompensado con una participación en Star Petroleum, así como Ali al Jarman, funcionario del Ministerio del Interior, y Tabarak Investment, uno de los cinco fondos de capital riesgo más grandes de Abu Dabi. Todos ellos aparecen en el listado de 'Most Relevant Shareholders' (accionistas más relevantes), distribuido por la compañía petrolera para captar nuevos inversores, junto con Cebrián, Roberto Alcántara (millonario mexicano y accionista de Prisa), Alain Minc (consejero de Prisa y CaixaBank), Antonio Navalón (íntimo amigo del presidente del grupo de medios) e Ignacio Yufera, hijo del dueño de Seur.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios