LAS CIFRAS DE 2015 LO DEMUESTRAN

Más empleo y más emprendedores: los microcréditos impulsan la salida de la crisis

Las cifras son claras: el auge de los microcréditos hace que surjan más emprendedores, que los emprendedores contraten más empleados y que, entre todos, generen más negocio en España

Foto:
¿Sabías que la cerveza extremeña Blomberg (que ya se vende en toda España), las gafas catalanas Northweek (compradas por el gigante Hawkers) y la murciana Konery (que ofrece soluciones de eficiencia energética a multitud de compañías) dieron sus primeros pasos gracias a un microcrédito?

Con el paso de los años, sobre todo a raíz de las crisis, los grandes préstamos financieros han ido cayendo en desuso. Sin embargo, hay otra figura que emergió con fuerza, se está consolidando y ya supone un gran apoyo para las empresas que afianzan sus modelos financieros y de negocio: los microcréditos.

Así lo demuestra un detallado estudio realizado por Esade y Microbank, la unidad de microcréditos de Caixabank, que otorga a esta forma de financiación un nuevo protagonismo dentro del panorama financiero del tejido empresarial español.

Del paro... a vivir de su propio negocio

El informe, que analiza la situación pasada, presente y futura de los emprendedores que solicitaron un microcrédito en 2015, nos sitúa ante un perfil medianamente marcado: el de una persona de entre 36 y 49 años con estudios secundarios o superiores que, en un momento determinado de su vida, decide montar su propio negocio para autoemplearse o, incluso, para acabar creando una plantilla completa de trabajadores.

Su procedencia también es muy significativa: el 29% de todas estas personas inició su proyecto empresarial por la incertidumbre laboral. De hecho, el 25% procedía de la cola del paro, mientras que el 4% ya trabajaba como empleada por cuenta ajena, pero temía que la inestabilidad laboral le llevase al paro.

El 25% de los beneficiarios de los microcréditos estaba en la cola del paro

Así pues, todos ellos tomaron una decisión: tomar las riendas de su propia trayectoria profesional y salir adelante con unos negocios que, por lo que demuestran las cifras, tienen unas tasas de éxito muy significativas.

El volumen de negocio, en claro ascenso

Quizá lo mejor de todo en estos casos es que, en la inmensa mayoría de ocasiones, la solicitud y concesión del microcrédito ha servido para que estos negocios se estabilicen o incluso mejoren.

Y es que, según el estudio, el 49% de los pequeños emprendedores ha mejorado su situación respecto a su estado anterior, mientras que el 32% ha conseguido que el proyecto empresarial siga su rumbo de manera adecuada.

De cara al futuro, la cosa también pinta de manera bastante positiva: el 42% de estos pequeños emprendedores espera que su negocio mejore moderadamente, mientras que el 35% confía en que se estabilice y se asiente.

El 49% de los emprendedores ha mejorado su volumen de negocio con el microcrédito

Unos negocios que se tornan de gran importancia si tenemos en cuenta que estos microcréditos no son aplicables a grandes compañías, sino a pymes, micropymes y autónomos. De hecho, el 33% tiene una cifra de negocio de hasta 80.000 euros anuales.

"Sin el microcrédito no habría podido empezar"

Las conclusiones, tanto del estudio como de los casos reales analizados, son evidentes: los microcréditos han supuesto un significativo impulso para estos negocios. De hecho, muchos de ellos no habrían podido salir adelante sin esta financiación. Es el caso de Cerveza Blomberg, una compañía de cerveza artesana que empezó a dar sus primeros pasos y a día de hoy ya vende en gran parte de España gracias al esfuerzo emprendedor de sus tres socios.

Todo comenzó de mano de Juan Antonio García, un prejubilado amante de la cerveza que, en un momento dado, decidió que quería elaborar y comercializar la suya propia. Para ello se unió a Jonathan Coosen y Juan Pío García, que "estaban en paro y en Plasencia no tenían ningún futuro". Fueron los tres los que decidieron unirse y dar forma a una cerveza artesana que, además, para su elaboración recurre a productos de proximidad.

"Mis dos socios estaban en paro y en Plasencia no tenían ningún futuro"

Para Juan Antonio y sus socios, todo empezó como un mero autoempleo, pero a día de hoy la empresa va creciendo (ya ha contratado a otras dos personas) y sus ventas también. Todo ello, entre otras cosas, a su propia implicación personal: "Es un proyecto que lleva mucho de nosotros y yo no podía permitirme el lujo de dejarlo pasar", nos cuenta orgulloso.

Más empleo y más emprendedores: los microcréditos impulsan la salida de la crisis

Es la tónica generalizada. Según el estudio de Esade y Microbank, el 60% de los proyectos empresariales que ya estaban abiertos antes de la petición del microcrédito no habría conseguido ampliar su negocio sin esta inyección financiera.

En cuanto a los nuevos negocios, las cifras son incluso más evidentes: el 69% de los emprendedores ni siquiera podría haber abierto las puertas de su negocio sin el microcrédito.

Es el caso de Víctor Moro, fundador de León Aventura, una empresa de deportes de aventura que este emprendedor montó con apenas 31 años, cuando decidió convertir su afición en negocio en la falda de los Picos de Europa junto a un amigo.

Víctor y su socio identificaron en la zona una falta de oferta profesional para practicar barranquismo, rafting, escalada, tirolina, kayak o pesca y, con muy pocos recursos, crearon el germen de lo que pretenden que sea el referente en deportes de aventura en su comarca. Un primer microcrédito sirvió para comprar dos canoas, dos remos y un neopreno, y al ver que su negocio iba cogiendo fuerza, solicitaron otro microcrédito para obtener más material para las diferentes actividades.

Más empleo y más emprendedores: los microcréditos impulsan la salida de la crisis

Actualmente, los dos socios de León Aventura también están montando un pequeño hotel rural, especializado en productos de la tierra, para atender mejor a sus clientes. Ambos lo tienen claro: "Sin el primer microcrédito, a día de hoy la empresa no existiría".

Para emprendedores... y también para familias

El abanico de posibilidades de los microcréditos es muy amplio. El más frecuente (pero no el único) es el de los concedidos a emprendedores, un ámbito en el que las pequeñas empresas o incluso los autónomos pueden recurrir a estas inyecciones financieras para comenzar su negocio, consolidarlo o incluso ampliarlo.

Pero no acaba ahí la cosa: la financiación también está disponible para empresas del ámbito del emprendimiento social y para proyectos empresariales respetuosos con el medioambiente y ecológicamente sostenibles.

Los microcréditos están disponibles para pequeñas empresas, autónomos individuales, unidades familiares y estudiantes

No sólo las empresas pueden optar a esta financiación, también las familias. En este caso los microcréditos de Microbank van dirigidos a personas con ingresos inferiores a 18.000 euros anuales o unidades familiares con ingresos conjuntos inferiores a 36.000 anuales. Todos ellos podrán financiar proyectos vinculados al desarrollo personal y familiar, así como necesidades derivadas de situaciones puntuales o imprevistas: gastos vinculados a Ia vivienda, salud, educación, necesidades de personas con discapacidad, reagrupamiento familiar o Ia adquisición de transporte necesario, entre otros.

Además, aquellos estudiantes que deseen cursar un máster en un país europeo también pueden optar al Préstamo Máster Erasmus+, un préstamo sin aval y que empezará a pagarse un año después de finalizar los estudios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios