según un informe interno para inversores

Las cifras del pelotazo de Zandi y Cebrián: 5.500 millones con el petróleo africano

Un informe interno del empresario hispano iraní sirvió de gancho para captar a los prestigiosos inversores al prometer enormes beneficios con el crudo en Sudán del Sur

Foto: Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)
Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)

Juan Luís Cebrián, la familia Polanco, Ignacio Yufera —dueño de Seur—, Jaime Malet —presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España—, Alberto Alcocer y Guillermo Mesonero Romanos, entre otros destacados inversores, sabían bien lo que hacían cuando decidieron poner parte de su fortuna o prestar sus servicios para compartir aventura con el empresario Massoud Zandi. Según un informe interno del polémico inversor de origen iraní, el margen que preveían obtener por la explotación de petróleo en Sudán del Sur era de 5.100 millones de dólares con Star Petroleum.

Así consta en el borrador fechado el 24 de febrero de 2015, distribuido entre los potenciales inversores para que adoptasen sus decisiones de entrar o no en el capital de Star Petroleum, la compañía controlada por Zandi. Curiosamente, la firma de los contratos de donación y compraventa por parte de Cebrián, los Polanco, Antonio Navalón —socio de los ejecutivos de Prisa— y Roberto Alcántara, el magnate mexicano accionista también del grupo de medios de comunicación, se produjo entre abril y mayo de este mismo año, al calor de un potencial acuerdo con Tabarak, un fondo de capital riesgo de Abu Dhabi.

Según el informe, el Bloque E2, sobre el que Star Petroleum tenía presuntamente unos derechos de explotación, se encuentra en la cuenca del Muglad, “la más prolífica de Sudán”, con una superficie de 23.000 kilómetros cuadrados, “lo que significa una quinta parte del total de los 120.000 kilómetros que ocupa la cuenca”. De la citada cantidad del Bloque E2, 15.000 kilómetros son de “altísima calidad”, por lo que la rentabilidad que se podía obtener sería muy relevante.

El estudio comunica a los inversores que en la citada zona se habían perforado solo 104 sondeos, lo que suponía un pozo cada 1.000 kilómetros cuadrados, por lo que “la cuenca está muy poco investigada”. La conclusión es que “el resultado obtenido hasta ahora es abrumador”, ya que “más de la mitad de los sondeos perforados han dado lugar a descubrimientos comerciales”. “En total, se han descubierto 2.200 millones de barriles en los 54 sondeos positivos que ha habido, lo que significa un tamaño medio de algo más de 40 millones de barriles de media”, agrega.

Para conseguir tales rendimientos, Star Petroleum debería invertir unos 40 millones de dólares para costear los trabajos sísmicos y unos 200 millones de dólares para explorar unos 15 pozos, “lo que elevaría el presupuesto total de pagos a terceros a unos 240 millones”, cifra que se incrementaría en 20 millones adicionales por ”los impuestos, trabajos de gabinetes y estructura”. Con esta planificación y manteniendo los ratios estadísticos de la cuenca, “sería previsible tener 7,5 descubrimientos de 40 millones de barriles cada uno, con un total de 300 millones de barriles”.

Todo calculado

Por tanto, ¿cuánto podrían ganar Star Petroleum y sus afamados inversores, entre los que también estaban numerosos jeques árabes? El informe describe que “la cuenca es realmente barata”, con un coste de ocho dólares por barril, por lo que, una vez repartidas los ganancias con el Gobierno de Sudán —el contrato es de producción compartida—, el beneficio sería de “aproximadamente el 25%”. No obstante, el estudio detalla que esta rentabilidad oscila en función del precio del petróleo, para el que toman una cotización media de 80 dólares.

A este nivel, el margen promedio por barril lo estiman en 17 dólares. Multiplicado por los 300 millones de barriles descubiertos —100.000 barriles al día durante los primeros cinco años de exploración— al citado precio medio, “esto significa un margen total de 5.100 millones de dólares”. El informe añade que “este mismo margen actualizado [descontado] al 15% anual sería de unos 1.700 millones de dólares” y que Sudán del Sur tiene una fiscalidad muy favorable y óptima desde el punto de vista de reducir las consecuencias de las bajadas del crudo.

Lo que Zandi les vendió a sus potenciales socios es que Star Petroleum obtendría una cantidad de barriles líquidos que “no estaría muy lejos de los que tendrían compañías de tamaños medio o grande”. Y el informe pone el ejemplo de Repsol, que en su último ejercicio (se refiere a 2014) declaró algo menos de 400.000 barriles al día de producción total y algo menos de 200.000 barriles líquidos”. El nombre de la petrolera española no es casualidad, ya que detrás de Star Petroleum, como jefe de operaciones, estaba y está Miguel Ángel Remón, exvicepresidente de exploración de Repsol, de la que salió en 2005.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC