por un préstamo de 80 millones

Banco Sabadell ejecuta a Manuel Manrique y se queda con sus acciones en Sacyr

La entidad financiera se ha quedado con un 2,4% del capital de la constructora como ejecución de la garantía de las deudas millonarias de su presidente

Foto: El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)

Como les pasó a las Koplowitz (FCC), a Luis Delso (Isolux) o a los Benjumea (Abengoa), a Manuel Manrique también se le ha atragantado la deuda. El presidente de Sacyr se ha visto forzado a vender un 2,4% del capital de la constructora para hacer frente a su millonaria deuda personal después de que Banco Sabadell, uno de sus principales acreedores, le haya cortado la financiación. La entidad se ha quedado con esas acciones, que venderá al mercado rápidamente. El empresario apenas tiene ahora el 1,8% del capital del grupo de concesiones y servicios, muy lejos del 9% del que llegó a disponer en los tiempos de la burbuja.

Según han confirmado fuentes financieras, Sabadell ha decidido no renovarle la totalidad de un crédito de 80 millones de euros que Manrique debía a través de Cymofag y Telbasa. Mediante estas dos sociedades, el empresario jienense mantenía su participación en Sacyr, que años atrás llegó a valer cerca de 1.000 millones. Un paquete del 9% que fue acumulando, como muchos empresarios del momento, a base de créditos garantizados por las acciones. Pero el hundimiento de la cotización de estas compañías puso contra la pared a gran parte de los señores del ladrillo, incluido los Del Pino y el propio Florentino Pérez.

Estos esquivaron la ejecución bancaria gracias a la reestructuración de sus holdings y la posterior subida en bolsa de las acciones. Pero Sacyr, lejos de repuntar, vale menos de la mitad que hace dos años. Una situación que ha llevado a Manrique a ir vendiendo sus títulos de forma paulatina para ir haciendo frente a sus deudas. Sin embargo, la propia coyuntura de los bancos, obligados por el regulador a provisionar sus créditos fallidos, ha provocado que uno de sus mayores acreedores le haya pedido rendir cuentas.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Las mismas fuentes indican que Sabadell es el que más duro se ha puesto con el presidente de Sacyr, quien ha justificado la venta del 2,4% del capital por la refinanciación de su pasivo personal. Una deuda difícil de cuantificar porque, desde el año 2010, no presenta las cuentas de Cymofag y Telbasa al Registro Mercantil como es obligación. En ese momento, la primera sociedad adeudaba 148 millones y la segunda, 87 millones.

Sabadell ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Más que una refinanciaciión, se trata de una ejecución porque el banco se ha quedado con el 2,4% de la constructora, que venderá en mercado en cuanto sea poisble. Otras fuentes señalan que el ajuste con Manrique conllevaría también la puesta en prenda de su mansión en la lujosa urbanización de Sotogrande (Cádiz) y la de su casa de Málaga. El ingeniero también cuenta con una finca a las afueras de Madrid, conocida como El Santo, que adquirió en 2007 por unos 40 millones.

Si bien Manrique ha asegurado siempre, aunque sin presentar documentos al Registro Mercantil, que cumplía sus obligaciones con la banca, en el mercado eran conocidas sus dificultades. Como quedó demostrado cuando en 2012 pidió a su propia empresa un préstamo para atender “necesidades puntuales de liquidez” o cuando en los últimos meses fue vendiendo acciones de Sacyr nada más recibirlas como dividendo en especie.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios