madrid debe pagarles 30 millones

La trama vasca del Beti-Jai: del caso Malaya a la familia de Julen Lopetegui

Tarcosul, antigua propietaria del frontón Beti-Jai a la que Carmena debe pagar ahora 30 millones, tiene detrás a imputados en el caso Malaya y al propio seleccionador nacional

Foto: Julen Lopetegui, durante su presentación como seleccionador español de fútbol. (EFE)
Julen Lopetegui, durante su presentación como seleccionador español de fútbol. (EFE)

Tras años de enfrentamientos en los tribunales, el pasado 10 de noviembre, el Tribunal Supremo dio la razón a la sociedad Tarcosul Gestión, antigua propietaria del Beti-Jai, y ordenó al Ayuntamiento de Madrid pagar hasta 30,8 millones de euros, más los intereses legales, por la expropiación del histórico frontón, frente a los apenas siete millones que ha satisfecho hasta ahora.

Esta sentencia promete una auténtica lluvia de millones a los antiguos propietarios del inmueble, un grupo de empresarios vascos que enlazan directamente con Francisco Javier Arteche, que fue imputado en una pieza separada del caso Malaya, y hasta con el seleccionador nacional de fútbol, Julen Lopetegui.

Ambos aparecen detrás del amplio entramado societario que ha acompañado a la propiedad del Beti-Jai desde hace casi dos décadas, es decir, desde que la empresa Nuevo Beti-Jai SL adquirió el frontón por 2,3 millones de euros. Por aquel entonces, en 1999, eran consejeros de esta compañía los hermanos José Antonio y Julián (Julen) Lopetegui.

Cinco años después, tras haber colgado las botas y haber comenzado su exitosa carrera como entrenador, el exportero aprobó, junto al resto de administradores, la integración de esta empresa y de su sociedad hermana, Desarrollo Beti-Jai, en Aguirene SL, compañía que a finales de 2008 cambió su denominación por Tarcosul Gestión.

Este medio se ha puesto en contacto con Fernando Antúnez Villanueva, actual presidente de Tarcosul, quien ha declinado hacer ningún comentario sobre la nueva realidad del Beti-Jai hasta que se celebre la próxima junta de accionistas, una asamblea en la que tendrá mucho que decir Proinsa Desarrollo Siglo XII, empresa ligada a las tramas urbanísticas de Ciempozuelos y Marbella.

Esta sociedad aparece como propietaria del 43% del capital de Tarcosul, según sus últimas cuentas oficiales selladas en 2015, y enlaza directamente con Francisco Javier Arteche Tarascón, uno de los integrantes de la denominada 'trama vasca' de Marbella, que fue imputado en una pieza del caso Malaya.

Evolución de la propiedad del Beti-Jai. (Fuente: MCyP)
Evolución de la propiedad del Beti-Jai. (Fuente: MCyP)

Este empresario ocupó la presidencia de Proinsa hasta finales de 2002, el mismo año en que se aprobó escindir todo el patrimonio de la compañía a las recién creadas Proinsa Desarrollo Siglo XXI Dos SL y Proinsa Desarrollo Siglo XXI,,,SL. Estas tres comas no son un error, sino que, según puede comprobarse en el registro de Guipúzcoa, es una práctica que en varias ocasiones han utilizado las sociedades que están detrás del Beti-Jai para liquidar empresas y traspasar el patrimonio a otras gemelas.

La familia Lopetegui hizo algo parecido en Baltz Berri, dueña de la antigua Desarrollo Beti-Jai, que en 2008 fue extinguida tras crear Baltz Berri,,, y Baltz Inversión, sociedades beneficiarias de la anterior y ligadas a otra lista de sociedades como Baltz Hotels (actual Urumea Hoteles) y Gure Eraikuntzak (actualmente en concurso), cuyos sillones de control se han repartido durante años las familias Lopetegui y Zabala junto a José María Barrenechea.

Todos estos nombres ya saltaron a la palestra hace cinco años, cuando la Hacienda foral abrió una investigación al tenista Rafael Nadal por las sociedades que tuvo domiciliadas en el territorio histórico desde 2006 hasta finales de 2011, presuntamente, para beneficiarse de su menor fiscalidad.

Baltz Mendi es otra de las sociedades que están detrás de Tarcosul, como puede acreditarse en la convocatoria de su junta general de accionistas de 2015, y aunque actualmente tiene como administrador único a Jesús María Tanco, hasta el pasado verano contaba con José Antonio Lopetegui como apoderado, cargo que ha ocupado durante 12 años.

Este medio ha contactado con el entorno de la familia Lopetegui para tratar de recoger su versión y conocer su relación actual con el frontón Beti-Jai, pero no ha obtenido respuesta.

La trama vasca del Beti-Jai: del caso Malaya a la familia de Julen Lopetegui

Asociada con Kutxabank, la familia Lopetegui controla el grupo Altun Berri, formado por diversas empresas, cuyos principales activos son hoteles arrendados a terceros, como las cadenas NH, Hesperia y Axel. Precisamente, uno de los planes que tenía Tarcosul para el Beti-Jai era levantar un hotel de lujo sobre los terrenos del histórico frontón, aprovechando su privilegiada ubicación en la calle Marqués de Riscal, en pleno corazón del barrio de Chamberí y a pocos metros del paseo de la Castellana.

Para tratar de alcanzar este objetivo, la compañía contó con los servicios de la abogada Montserrat Corrulla, amiga del entonces alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, y que fue detenida por su implicación en la trama de corrupción de Marbella. Estos planes nunca llegaron a ver la luz, gracias a que la Comunidad de Madrid declaró el Beti-Jai Bien de Interés Cultural (BIC) en 2010, justo antes de que se iniciara el proceso de expropiación, que ha terminado reconociendo a los antiguos propietarios un valor de su inversión al nivel de un cinco estrellas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios