Ángeles alarcó defendió al exministro

El PP renueva a la exmujer de Rato como presidenta de Paradores con nocturnidad

Ángeles Alarcó seguirá al frente de la cadena hotelera controlada por el Estado tras ser nombrada presidenta y consejera delegada para un segundo mandato

Foto: María Ángeles Alarcó, exmujer de Rato, en una imagen de archivo. (EFE)
María Ángeles Alarcó, exmujer de Rato, en una imagen de archivo. (EFE)

El Gobierno de Mariano Rajoy está en funciones, pero sigue tomando decisiones que afectan a las empresas públicas. Una de ellas ha sido renovar a María Ángeles Alarcó Canosa como presidenta de Paradores, la compañía hotelera estatal a la que llegó en febrero de 2012 pese a su escasa experiencia en gestión empresarial. Gela, como se conoce a la exmujer de Rodrigo Rato, seguirá al frente de la sociedad con un sueldo anual de 173.184 euros hasta nuevo aviso pese a ser relacionada con los presuntos delitos de su exmarido.

Según consta en el Registro Mercantil, Alarcó fue reelegida como presidenta y consejera delegada el pasado mes de junio, nombramiento sobre el que Paradores ni Industria, de quien depende esta empresa estatal, hicieran ninguna comunicación oficial. El Confidencial ha intentado sin suerte ponerse en contacto con la compañía para conocer su versión. En la publicación no se hace ninguna alusión a si la ejecutiva, muy próxima a personalidades del PP como Ana Botella, Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy, con el que mantiene una buena amistad tras su separación de Rato, ha sido renovada por cuatro años más, que ha sido lo que ha durado su mandato inicial.

Su primer nombramiento ya fue polémico debido a que Alarcó no había ejercido puestos similares. Su anterior experiencia profesional fue la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid, donde fue colocada por Aguirre y Botella, que antes la habían designado vicepresidenta ejecutiva y consejera delegada de Turismo Madrid. Según el currículum oficial colgado en la página web de Paradores, previamente había ejercido puestos de responsabilidad -sin especificar- en Coca-Cola y Aguas de Fuensanta, empresa de la familia Rato, que fue rescatada en su día por Banco Santander antes de caer en concurso de acreedores.

Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato, a su llegada a los Juzgados de Plaza Castilla. (EFE)
Santiago Alarcó, excuñado de Rodrigo Rato, a su llegada a los Juzgados de Plaza Castilla. (EFE)

Pese a la separación, Gela Alarcó siempre ha defendido a Rodrigo Rato, quien al mismo tiempo colocó a su hermano, Santiago Alarcó, en Bankia. El exministro de Economía ha tenido que acudir esta semana al juzgado para defender esta contratación y la subida de sueldo de su cuñado, que en dos años pasó de ganar 100.000 euros a 480.000. “Para mí es impensable, sabiendo lo que sé de él, que la gente piense que se aprovechó”, dijo a 'Vanity Fair' la presidenta de Paradores, que aparecía como administradora única de una de las sociedades del hombre responsable de la caída de Bankia. “Es imposible pensar mal de una persona que lo único que ha hecho es trabajar muchísimo por su país”, añadió.  

Un rescate con ayudas públicas

Licenciada en Filología Francesa y máster en Administración de Empresas por el Instituto de Empresa y PDD, especialidad del Sector Público, Alarcó ha llevado a cabo una profunda reestructuración en Paradores. La exmujer de Rato recibió la cadena hotelera en situación de quiebra técnica, con unas pérdidas anuales de 35 millones de euros y una deuda bancaria de 85 millones. Según reconoció confidencialmente, la empresa no tenía ni para pagar las nóminas. La solución que encontró para evitar la suspensión de pagos fue pedir dinero al Estado, así como ajustar los costes de forma agresiva.

Desde que fue nombrada presidenta, apenas dos meses y medio después de que Rajoy ganara las elecciones de noviembre de 2011, y a lo largo de su primer mandato, Alarcó ha solicitado en hasta seis ocasiones inyecciones de capital con cargo a las arcas públicas. En total, ha pedido un rescate que asciende a 152,4 millones, ayuda que ha sido acompañada por un severo plan de recorte de gastos. Alarcó aprobó un expediente de regulación de empleo (ERE) para 350 personas, una reducción del 25% de la jornada para otros 400 trabajadores y el cierre de varios establecimientos y servicios de restauración que no eran rentables.

La solución que encontró Gela Alarcó para evitar la suspensión de pagos de Paradores fue pedir dinero al Estado, así como ajustar los costes de forma agresiva

La reestructuración se completó con una refinanciación de la deuda bancaria, que ascendía a 75 millones de euros. BBVA, Ibercaja y Sabadell alargaron por cinco años el vencimiento de este crédito con el compromiso de cumplir una serie de ratios financieras. En concreto, reducir la relación entre la deuda y el beneficio operativo desde las 4,7 hasta las dos veces en 2018. Todas estas medidas han dado al final resultado, ya que Paradores volvió a los beneficios el pasado ejercicio tras seis años consecutivos de pérdidas. Ganó cuatro millones, con unas ventas de 231 millones y un ebitda de 30 millones. Pese a ello, en enero de este año pidió otros 25 millones al Estado para rebajar la deuda bancaria.

Aunque las ventas han crecido y la reducción de costes han surtido efecto, lo cierto es que la ocupación de Paradores sigue siendo muy baja, cerca del 55%, muy lejos del 70% que llegó a alcanzar en 2007. Los ingresos por habitación también se han desplomado un 50%, hasta los 51 euros, frente a los 113 que facturaba antes del estallido de la crisis. Para mejorar estas cifras, Alarcó puso en marcha una agresiva campaña comercial, con promociones muy atractivas, pero que suponían un deterioro evidente de los márgenes. Según fuentes del sector, solo las ayudas del Estado y la disminución de los costes han permitido al grupo hotelero evitar la suspensión de pagos, ya que apenas se ha beneficiado de la llegada histórica de turistas a España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios