El popular queda con una nota más baja que el resto

Toda la banca española supera los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea

Banco Santander, BBVA, Bankia, Caixabank, Banco Sabadell y Banco Popular han obtenido una calificación que les permite asumir con solvencia un escenario económico adverso

Foto: El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. (EFE)
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. (EFE)

Los seis bancos españoles han aprobado los test de estrés que realizaba la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés). Como se venía descontando, la entidad financiera Monte dei Paschi di Siena ha sido el peor valorado. Estos test sirven para medir en diferentes escenarios como se comporta el capital de reserva que deben tener los bancos, de cara a evitar un colapso o banca rota. 

La entidad española que peor nota ha sacado ha sido el Banco Popular. El banco presidido por Ángel Ron se queda con un ratio de capital de máxima calidad del 6,62% cuando se le somete a un escenario adverso donde ya se aplique Basilea III, en 2018. No obstante, la prueba no toma en consideración los 2.500 millones de euros por los que Banco Popular amplió capital recientemente, y que le dejarían en una posición más holgada. 

Cuando se somete a las entidades a esfuerzo, los analistas toman como referencia el 5,5% como aprobado. A pesar de ello, algunos analistas advierten de que por debajo del 8%, los mercados pueden castigar a las financieras. Justo en ese límite ha estado Criteria Caixa (que engloba toda la parte industrial junto a Caixabank). La entidad catalana en dificultades está en el 7,81% de capital. No obstante, sus cifras mejoras si se separa solo Caixabank.

Banco Popular, el peor. BFA-Bankia, el mejor

La entidad nacional más sólida según los test de la EBA ha sido Bankia. La financiera presidida por José Ignacio Goirizolzarri supera los test de estrés. En un escenario de dificultades, los de Plaza de Castilla aguantan con un capital de máxima calidad del 9,58%. El Banco Santander, que suspendió los test de estrés de la Reserva Federal, ha corrido mejor suerte en el Viejo Continente. La entidad cántabra se sitúa en el 8,2% de capital CET1 'fully loaded' (capital del más alto rango) ante una crisis económica imprevista. Muy similar ha sido la calificación de BBVA, que ha quedado en el 8,19%. Por último, Sabadell ha estado en la zona templada. Para el ratio que más examinan los inversores ha estado en el 8,04%, algo por encima de lo que analistas como los del suizo UBS, creen mínimo para que los accionistas no castiguen a la acción. 

Datos en tres escenario 2015, 2018 y 2018 sometido a estrés. La cuarta columna es la diferencia entre el primero y el tercero en puntos básicos
Datos en tres escenario 2015, 2018 y 2018 sometido a estrés. La cuarta columna es la diferencia entre el primero y el tercero en puntos básicos

De todos los bancos españoles, al que peor le sienta la tormenta financiera, es decir, el escenario adverso, es a Bankia. A pesar de su buena nota, en una situación de tranquilidad parte de un capital de máxima calidad del 13,74%, por lo que desciende 417 puntos básicos cuando se tuerce el panorama. Sabadell cae 369 puntos básicos, desde los 11,72%, mientras que el Popular se deja 358 puntos básicos al entrar en estrés, desde los 10,20%. Algo más sólidos cuando enfrentan la adversidad se muestran BBVA, que pierde 208 puntos básicos con respecto al escenario base de 2015, cuando parte del 10,27%. Por su parte, Santander baja 199 puntos básicos. Su situación de arranque es de 10,19% de capital de máxima calidad con la regulación de 2015. Criteria Caixa sufre una menor caída. Su ratio a día de hoy se encuentra como el más bajo de todos, en el 9,65%, por lo que desciende solo 184 puntos básicos. 

Justo al término de los resultados, el presidente de BFA-Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado que están "muy satisfechos porque los resultados muestran nuestra capacidad de afrontar un hipotético deterioro muy profundo de la economía”

¿Y fuera de España?

A nivel europeo, el peor valorado ha sido Banca Monte dei Paschi di Siena, que se puede decir que revienta en el escenario adverso previsto para 2018, con toda la regulación de Basilea III puesta sobre la mesa. Desde el 12,24% de capital en situación normal pasa al -2,44%, lo que quiere decir que se volatilizaría todo su capital de reserva y debería pedir una cantidad prestado. El banco transalpino quiso dar un golpe de efecto al escuálido estado de su capital y poco antes de que se conocieran las notas de la EBA, donde fue el peor, aprobó una ampliación de capital por 5.000 millones de euros. Además, añadió la venta de 27.700 millones de euros en créditos fallidos.

Sorprende la calificación de Deutsche Bank. Muchos analistas pensaban que suspendería y sin embargo llega al 7,8% de capital de máxima calidad, lo que suponen cuatro décimas más que el otro banco alemán evaluado, el Commerzbank. También sorprende la puntuación obtenida por el resto de bancos italianos, máxime cuando sobre ellos pende una espada de Damocles de 360.000 millones en créditos de dudoso cobro. Descontando el flagrante suspenso de Banca Monte dei Paschi di Siena, solo Unicredit se ha quedado por debajo del 8%, con un 7,1% de capital de máxima calidad tras un escenario estresado. Banco Popolare se ha situado en el 9% e Intesa Sanpaolo ha llegado al 10,21%.

En la banca británica, solo Barclays ha incumplido las expectativas. La entidad de las islas se queda en el 7,3% de CET1 'fully loaded'. El resto, ahora que están en una situación delicada tras el Brexit, se sitúan en una posición de solvencia. HSBC (8,76%), Lloyds (10,14%) y RBS (8,08%). De Francia, lo más reseñable es el estrecho 7,5% de Societe Generale. Esta nota es más baja que la de, por ejemplo, el Deutsche Bank.

Con mucha diferencia, el país más sólido es Suecia. El ratio de capital de máxima calidad de sus cuatro bancos examinados va desde el 14% al 23%. Una situación opuesta a la de Irlanda, donde una de sus dos entidades evaluadas ha sido la única que ha suspendido el examen junto a Monte Paschi con un 4,3%.

Cabe destacar que el examen afecta al 70% del sector bancario europeo, por lo que muchos de los bancos de menor tamaño se han quedado fuera. Algunos países relevantes como Portugal o Grecia han escapado al veredicto de la autoridad europea. En otras ocasiones el BCE sí que los ha tomado en consideración a diferencia de lo que ha hecho la EBA en esta ocasión. Lo que buscan las autoridades europeas con estos exámenes es monitorizar a aquellos bancos que peor parados salen para darles una guía de actuación que limite la actividad de riesgo y todo ello genere una mayor solidez en el conjunto de la banca europea. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios