EL DERIVADO DE TIPOS Y EL CONTRATO DE ALTAMIRA

Los conflictos de interés 'superados' por Romana para fichar por el Santander

El fichaje bomba de Belén Romana por el Santander ha tenido que superar los conflictos derivados de los grandes contratos adjudicados por Sareb al banco, que además es su principal accionista
Foto: Belén Romana cuando todavía era presidenta de Sareb en junio de 2014. (EFE)
Belén Romana cuando todavía era presidenta de Sareb en junio de 2014. (EFE)

Ser la presidenta hasta hace 11 meses de una empresa participada -donde el Santander es el mayor accionista privado- ya supone un conflicto de interés importante para fichar como consejera de un banco, y con categoría de independiente además. Pero además, en el caso de Belén Romana, hay otros conflictos derivados de los importantes contratos adjudicados por el banco malo al Santander: principalmente, la adjudicación a Altamira de la gestión del segundo mayor bloque de activos de Sareb en el 'Proyecto Íbero' y la contratación del famoso derivado de tipos de interés que ha salido mal y que coloca a esta sociedad con patrimonio neto negativo.

El proyecto citado consistió en adjudicar la gestión de los inmuebles y los préstamos a promotores que hasta ahora realizaban las cajas "cedentes" (es decir, las rescatadas con dinero público) porque eran las que mejor conocían 'sus' activos. La idea era "profesionalizar" la gestión dando entrada a firmas especializadas independientes, pero lo cierto es que los diferentes bloques en que se dividió el balance de Sareb se adjudicaron a las plataformas inmobiliarias de los accionistas del banco malo (de hecho, lo primero que hizo fue presentar unas bases que excluían a BBVA, el único banco que se negó a participar en la sociedad), en muchos casos participadas por fondos de capital riesgo.

Romana garantizó a la inmobiliaria del Santander la gestión de los activos de Catalunya Banc, BMN y Caja 3 durante siete años

Así, Cerberus (propietario de las plataformas inmobiliarias de Bankia y Cajamar), se llevó el mayor lote, el de los activos de Bankia; Apollo, que controla la plataforma del Santander, Altamira, se adjudicó el segundo (activos de Catalunya Banc, BMN y Caja 3); TPG (La Caixa), se hizo con el más pequeños, los de Novagalicia (Abanca) y Liberbank, aunque incrementado a última hora con los de Banco de Valencia; y Sabadell consiguió el contrato de los activos de Ceiss y Banco Gallego. El gran perdedor fue Centerbridge (plataformas de Banesto y BMN), que se quedó sin nada.

La resolución del concurso tuvo lugar en diciembre del año pasado, es decir, un mes antes de que Romana dimitiera de la presidencia de Sareb; dicho de otro modo, fue la última gran decisión que tomó la nueva consejera del Santander en su anterior cargo, decisión que asegura este negocio al banco que preside Ana Botín durante siete años. Como es sabido, Romana dimitió el 26 de enero tras enfrentarse con la cúpula de Sareb -que había dimitido en bloque- y con el gobernador del Banco de EspañaLuis Linde, y tras sufrir fuertes pérdidas, y su puesto fue ocupado por el hasta entonces consejero delegado, Jaime Echegoyen.

El derivado ruinoso se contrató con Santander

La segunda gran decisión relacionada con su nuevo empleador que tomó Romana al frente de Sareb fue la contratación de un derivado ('swap') de tipos de interés para cubrirse de posible subidas de los mismos. Esta operación fue realizada en agosto de 2013 y se trató de uno de los mayores 'swaps' de este tipo de la historia, ya que cubría una cartera de 42.000 millones. Santander era una de las entidades de contrapartida -es decir, las que perderían si los tipos subían... y ganarían si bajaban- junto con Société Générale, La Caixa, Barclays, Crédit Agricole, y Cecabank. Y no sólo eso, sino que Santander y SG fueron los 'deal managers', es decir, los intermediarios de la operación, por lo que cobraron la correspondiente comisión.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (Reuters)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (Reuters)

Como desveló El Confidencial en mayo de este año, la bajada de los tipos hasta mínimos históricos por parte del BCE ha provocado que Sareb tenga un agujero de casi 3.000 millones en este derivado. Aunque no está obligada a contabilizarlo como pérdida, sí debe apuntarse este quebranto en el pasivo, lo que significa que el banco malo presenta patrimonio neto negativo a junio de 2015. Esta situación es causa de disolución para una sociedad mercantil normal según la legislación española. No obstante, en el informe semestral Sareb asegura que "no tiene ningún impacto en la actividad ya que no afecta a los resultados ni al capital", por lo que afirma que no necesita ampliar capital.

'Regar la huerta'

Estos contratos con el Santander, el principal accionista de Sareb tras el FROB con un 17,3% del capital, no fueron la excepción, sino la norma durante la presidencia de Romana: en su primer año de actividad adjudicó 279 contratos por valor de 38 millones de euros, que engrosaron las pérdidas del banco malo hasta 261 millones. Una subcontratación masiva que no tenía demasiado sentido, ya que fuentes de la propia sociedad consideraban que habría salido más barato realizar muchas de estas actividades con personal de la casa.

Dicha fuentes aludían a las tristemente célebres 'puertas giratorias' como explicación de este ingente número de contratos: "Sareb muere a los 15 años y, tal como está la cosa, nadie puede asegurar que va a aguantar hasta el final; así que conviene tener contentas a las empresas donde te puedes recolocar cuando salgas".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC