INVESTIGACIÓN A LA MAYOR FORTUNA ANÓNIMA

El juez subirá a 200 millones el fraude fiscal de Aristrain al advertir su error "copia-pega"

El magistrado se equivocó al sumar las cuotas defraudadas por el industrial del acero al procesarlo planea rectificar. Es el mayor caso de fraude fiscal que Hacienda ha denunciado

Foto: Ferreras (SEPI), y el presidente de Aristrain, J. M. Aristrain (d), firmando el acuerdo por el que Aceralia adquría la totalidad de las sociedades operativas del grupo por 40.000 millones de pesetas, en 1998. (EFE)
Ferreras (SEPI), y el presidente de Aristrain, J. M. Aristrain (d), firmando el acuerdo por el que Aceralia adquría la totalidad de las sociedades operativas del grupo por 40.000 millones de pesetas, en 1998. (EFE)

Iba camino de ser el copia y pega más caro de la historia para el contribuyente. El juez Enrique Presa, titular del juzgado de instrucción 4 de Pozuelo de Alarcón, envió el pasado 17 de septiembre a la fiscalía y a Hacienda la causa contra el industrial José María Aristrain de la Cruz para que le acusaran por haber defraudado 112 millones de euros. Ya era el mayor caso de fraude fiscal de una sola persona. Pero es que era mucho más: el juez había copiado y pegado las cantidades defraudadas por las dos sociedades investigadas por tributar en Luxemburgo, de forma que dejó fuera la que más había ocultado al fisco, según Hacienda. El resultado es que Aristrain se libraba de casi 100 millones de fraude fiscal. Cuando los autos vuelvan al juzgado el juez planea rectificarlo, según fuentes conocedoras de la instrucción. Aristrain podría ser acusado de un fraude de 193 millones de euros, según los datos a los que ha tenido acceso El Confidencial.

En el auto de transformación de procedimiento abreviado, en el que el juez da por concluida la instrucción y pide a las partes que acusen o pidan el archivo, el juez señala que "resulta de las diligencias practicadas indiciariamente que José María Aristrain de la Cruz dejó desde el año 2005 de tributar por el IRPF y el impuesto sobre el patrimonio, por haber trasladado ficticiamente, según las normas fiscales, su domicilio a Suiza". La Agencia Tributaria y la Fiscalía consideran que Aristrain pasaba en España más de seis meses, por lo que no podía dejar de pagar impuestos en España. Aristrain tiene un imponente chalé entre Gstaad y Lausana, pero su residencia legal estaba en una calle en el centro de Ginebra. Hacienda ha rastreado el uso de su avión privado, sus agendas y sus gastos de comida, luz y calefacción para demostrar que realmente residía en España.

El juez apunta que en 2005 Aristrain “dejó de tributar por el IRPF y Patrimonio, por haber trasladado ficticiamente su domicilio a Suiza“

El juez señala que hay indicios de que por el IRPF habría defraudado 2,96 millones en 2006, 704.309 euros en 2007, 2,925 millones en 2008 y 580.678 euros en 2009. En total, 7,17 millones por impuesto sobre la renta no declarado. Además por el impuesto de patrimonio de 2006 y 2007 la Agencia Tributaria habría dejado de ingresar 2,78 millones. Solo por esos impuestos personales sumaba, 9,9 millones de euros no declarados, siempre según el auto judicial.

Las cifras se explican porque Aristrain, de 54 años, es una persona inmensamente rica. En 1986 falleció su padre, José María Aristrain Noain, en un accidente de helicóptero en la Costa Azul y el hijo mayor heredó un imperio del acero. En 1997 entró en la privatización de Aceralia y actualmente posee alrededor del 3% del gigante mundial del acero Arcelor Mittal, lo que le convierte en uno de los principales accionistas privados. Cuando la fiscalía se querelló contra él,'Forbes' le calculaba una fortuna de 1.700 millones de dólares (1.200 millones de euros) y era el décimo hombre más rico de España y el 736 del mundo. En 2014 bajó al puesto 1.465 y en 2015 desapareció por la bajada de cotización de sus acciones.

José María Aristrain, en su finca en Cáceres.
José María Aristrain, en su finca en Cáceres.

Además del IRPF y el impuesto de patrimonio, el juez señala que "inidicariamente" Aristrain "es propietario de la entidad Corporación JM Aristrain SL residente en España pero a través de esta crea la sociedad Corporación JMAC BV, la cual tuvo formalmente su domicilio en Amsterdam y actualmente lo tiene en Luxemburgo, si bien con el fin de eludir el pago en el impuesto de sociedades". Hasta ahí todo según pretendía el juez, pero entonces copia las cuotas defraudadas por otra sociedad señalada por Hacienda, International Cars LTD. Esta última sociedad habría defraudado 51,28 millones. Así que al multiplicarla por dos salía la cifra de unos 100 millones que admitía la defensa de Aristrain.

Sin embargo, la realidad es que el juez no copió bien de los informes de la Agencia Tributaria las cifras defraudadas por Corporación JMAC BV, que ascenderían a 131 millones. La cantidad es tan alta porque solo en 2008 Aristrain vendió acciones valoradas en 280 millones sin tributar en España por la operación.

Hacienda y el juez han advertido el error y preparan una corrección del auto, según fuentes jurídicas, aunque para eso habrá que esperar a que los papeles vuelvan al juzgado de Pozuelo. Entonces, la cantidad presuntamente defraudada ascenderá a 193 millones, una cifra solo al alcance de grandes redes de defraudación del IVA. Por eso Aristrain es actualmente el objetivo número 1 de Hacienda.

El magistrado, bien considerado por las partes, ha denegado las peticiones de la defensa de Aristrain de practicar nuevas diligencias. El caso lleva abierto desde 2011 y se ha prolongado tanto por las comisiones rogatorias que ha habido que tramitar a Suiza y Luxemburgo. La defensa del industrial reclamó el pasado 10 de agosto el sobreseimiento de la causa al considerar que se estaba vulnerando el convenio entre España y Suiza para evitar la doble imposición. El juez señala que esa cuestión ya había sido superada porque ya lo pidieron en mayo de 2014 y fue rechazado y confirmado por la Audiencia.

Aristrain, cuya defensa no quiso ayer comentar la noticia, ha recurrido el auto de transformación en procedimiento abreviado en la Audiencia Provincial y confía en que todo quede en nada. La defensa de Aristrain señala que todo el caso es "un atropello". Considera que el certificado que acredita su residencia en Suiza demuestra que "está al corriente de pago de todos sus impuestos" allí y que nunca ha habido ocultación, ni evasión fiscal ni dolo. Sostiene que si España no cree que pase allí todo el tiempo necesario para pagar impuestos allí, debería aclararlo con Suiza. Aristrain señala que transmitió sus acciones de Aceralia al exterior a final de los noventa siempre bajo el conocimiento y la bajo supervisión del Ministerio de Economía y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por lo que considera "un despropósito mayúsculo" la acusación.

La defensa considera que la causa es “un atropello“ y apenas ha negociado con la Agencia Tributaria

El caso ha pasado relativamente desapercibido. Otros grandes empresarios con problemas con Hacienda han visto sus casos aireados al ser tramitados en la Audiencia Nacional, un tribunal con más proyección en los medios. Así Aristrain había conseguido cumplir con uno de sus principales: la discreción. Obsesionado con la seguridad, vive rodeado de guardaespaldas -la familia tiene fama de no haber cedido nunca al chantaje etarra- y sin acudir a actos públicos. Apenas hay fotos suyas. Cuando está en España, pasa buena parte del tiempo en su finca de Valdepuercas (Cáceres), que con 15.000 hectáreas uno de los mayores latifundios de España.

Su gran pasión es la caza, y a veces llegar a disparar sin bajarse del Mercedes todoterreno comprado en Reino Unido y que tiene sus iniciales, JMA, en la matrícula, según fuentes que le trataron. Colecciona coches de lujo (tiene unos 40 a nombre de una sociedad) pero es capaz de conducir un Smart para no llamar la atención. Si va a restaurantes come en reservados. Cuando está en su yate, de un antiguo remolcador reconvertido, apenas da fiestas, según una persona que le trató.

Pese a estas cifras, Aristrain estuvo un tiempo sin pagarle la pensión compensatoria a su primera mujer. El 7 de noviembre de 2012 declaró en un juzgado de Sevilla que no lo hacía por el embargo del juez de Pozuelo: "Que actualmente no tiene capacidad económica puesto que el embargo hace que no pueda pagar ni una comida”. Posteriormente llegaron a un acuerdo. Al contrario que en otros casos similares, en este apenas ha habido negociación con Hacienda para eludir el banquillo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios