según datos del banco internacional de pagos

La banca española es la más expuesta de la Eurozona a la deuda emergente por Brasil

Entidades como Santander o BBVA pueden ver cómo caen sus resultados en Brasil y además pueden sufrir impactos en sus carteras por la pérdida de valor de la deuda brasileña

Foto: La banca española es la más expuesta de la Eurozona a la deuda emergente por Brasil

Brasil, que ha sido tierra de grandes beneficios para las empresas y los bancos españoles en los últimos tiempos, va camino de convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para los negocios españoles presentes en el país. Con su economía sufriendo la mayor crisis en 25 años, la última remesa de datos del Banco Internacional de Pagos (BIS, en sus siglas en inglés) confirma que la banca española es la más expuesta del mundo a la deuda brasileña, un dato que además conduce a otro: las entidades españolas son las más expuestas de la Eurozona a las convulsiones que está sufriendo el mundo emergente. 

En concreto, esa exposición a la deuda brasileña -en todas sus versiones, deuda pública, privada, derivados, garantías y otros compromisos de crédito- se situaba a finales de marzo, según los datos del BIS, en los 139.982 millones de dólares -este organismo da los datos en dólares; unos 124.000 millones de euros al cambio actual-. Ningún otro sector financiero del mundo se acerca a este grado de riesgo. Y eso a pesar de que la cantidad ha menguado en más de 25.000 millones de dólares durante el primer trimestre, desde los 165.547 millones que el BIS contabilizaba a finales de 2014.

Laberinto económico e institucional

La banca española se encuentra así en una situación delicada en el país, porque, por un lado, entidades como Santander o BBVA pueden ver cómo caen sus resultados en Brasil y, por otro, además pueden sufrir impactos en sus carteras por la pérdida de valor de la deuda brasileña. Estos riesgos se agravan por el difícil momento que está atravesando Brasil, puesto que se le están multiplicando los frentes económicos y financieros

Su economía no solo está en recesión, sino que además convive con tasas de inflación superiores al 9% ante las que el Banco de Brasil ha elevado los tipos de interés hasta el 14,25%. Pese a estos intereses, el real brasileño sigue debilitándose y se encuentra en mínimos históricos contra el euro, puesto que se ha depreciado ya hasta los 4,4 reales, cuando terminó 2014 en los 3,21 reales. Además, las finanzas públicas se están deteriorando y, para rematar la situación, el país está sumido en una profunda crisis institucional por la corrupción.

Los bancos han intentado reducir su exposición, una intención que no solo se ha visto en Brasil, ya que han soltado lastre en dos de los cuatro países BRIC

Este contexto acaba de desembocar en que la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) haya rebajado la nota crediticia a Brasil desde BBB- hasta BB+. O lo que es lo mismo, sacó al país de la categoría de grado de inversión -la que distingue a los emisores de deuda más solventes- y lo metió en el bloque de bono basura o alto rendimiento -el que distingue a los emisores menos fiables-. Y no solo eso, sino que además mantiene esa nota en perspectiva negativa, con lo que deja la puerta abierta a más rebajas en el futuro.

Es decir, un escenario nada favorable para la deuda brasileña y que anticipa nuevos reveses. "La rebaja no ha sido inesperada, ya que el perfil crediticio de Brasil se ha ido deteriorando. Lo que no estaba totalmente descontado es que dejara la perspectiva negativa", reconoce Claudia Calich, gestora del fondo M&G Emerging Markets Bond. "Es probable que se lleven a cabo más rebajas por parte de otras agencias de calificación", añade. 

Soltando lastre

En este contexto, los bancos han intentado reducir su exposición, una intención que no solo se ha visto en Brasil. De hecho, las entidades han soltado lastre del todo en dos de los cuatro países BRIC, las siglas en las que se agrupa a Brasil, Rusia, India y China. En el último trimestre de 2014, la banca española tenía una exposición a la deuda china de 7.585 millones de dólares, volumen que en el caso de la deuda rusa se situaba en los 2.169 millones. Tres meses después, y según los datos provisionales, ambas partidas han quedado reducidas a 0. En India, se ha recortado ligeramente de 233 a 222 millones de dólares.

Exposición del Ibex 35 a Brasil. (ElConfidencial.Lab)
Exposición del Ibex 35 a Brasil. (ElConfidencial.Lab)

 

En total, por tanto, el riesgo de la banca española a la deuda de los grandes mercados emergentes ha menguado un 20% en los tres primeros meses de 2015, desde los 175.500 millones hasta los 140.200 millones de dólares. Pese a ello, sigue siendo la más expuesta de la Eurozona, algo que se debe en exclusiva a Brasil, puesto que representa el 99,8% de ese volumen total. 

La británica, la más expuesta

En los restantes países de la Eurozona, los riesgos están más repartidos entre los distintos países BRIC, pero sin alcanzar la cantidad acumulada por España. La exposición de la banca francesa a la deuda de esos cuatro mercados es de 118.212 millones de dólares y la de la banca alemana se limita a 83.196 millones de dólares. 

Fuera de la Eurozona, otros sectores financieros sí concentran mayores riesgos que el español. Especialmente en el caso británico, cuya banca llega a tener una exposición de 326.742 millones de dólares que se reparten así: 187.089 millones en deuda china; 65.656 millones en deuda india; 64.688 millones en deuda brasileña; y 9.309 millones en deuda rusa. En cuanto a la banca estadounidense, su exposición a la deuda de los BRIC se encuentra en los 192.721 millones de dólares, un 26% menos que a finales de 2014.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC