HACIENDA RECAUDA LAS HERENCIAS NO RECLAMADAS

‘Cazadores’ de herederos, negocio al alza

La labor de los despachos especializados en la ‘caza’ de herederos supone observar mucho, buscar pistas y bucear en montañas de datos y en los registros

Foto: Imagen: Corbis.
Imagen: Corbis.

Todo comienza con una llamada. El notario o abogado al otro lado de la línea le comunica al sorprendido interlocutor que es el heredero del patrimonio de un familiar del que no había oído hablar o al que había perdido la pista. La primera reacción es la desconfianza. Superado el rechazo inicial, el heredero descubre que acaba de ganar una cantidad de dinero con la que no contaba. La labor para los despachos especializados en la ‘caza’ de herederos comenzó mucho antes y supone observar mucho, buscar pistas y bucear en datos, archivos y registros oficiales. El principal problema en su labor: las trabas burocráticas.

Los buscadores o ‘cazadores’ de herederos no son muy conocidos en España, aunque en otros países europeos su trabajo es habitual y tiene una presencia sólida. Precisamente por eso, porque es una actividad poco explotada, se trata de un negocio con gran potencial de crecimiento, según reconocen en uno de los despachos especializados en genealogía hereditaria.

La búsqueda de herederos lleva a situaciones curiosas y difíciles a quienes se dedican a ella. “Ahora mismo el caso más llamativo es el de ‘La momia de Lille’, un español que vivía en Francia y que llevaba 18 años muerto. La fortuna que dejó estimamos que oscila entre 40 y 50 millones, porque este hombre, Alberto Rodríguez, había recibido, a su vez, una herencia de la que en principio no había constancia”, explica Pedro Fernández, socio de PF & Asociados. Según este abogado, el caso sigue abierto porque las autoridades francesas están intentando lograr la prescripción para “quedarse ellos con el dinero, y no nos están ni facilitando el certificado de defunción”.

Una labor de buceo administrativo

El trabajo de los despachos especializados consiste en localizar a familiares de personas fallecidas cuyas herencias no han sido reclamadas o comprobar en casos en los que sí hay testamento qué individuos tienen derecho al patrimonio. Las herencias no reclamadas las puede recaudar Hacienda, una actividad que desde 2000 le ha generado unos ingresos superiores a 70 millones de euros. Marco Lamberti, responsable en España de Coutot-Roehrig, explica que su método se basa en la genealogía sucesoria y destaca que gran parte de su actividad "implica desplazarnos y viajar, ya que las principales tareas de un genealogista están supeditadas al territorio donde las lleva a cabo". 

Foto: Corbis Images.
Foto: Corbis Images.
Por su parte, Fernández explica que en los trece años que lleva realizando este tipo de trabajo, la mayor parte de las veces la investigación surge de la observación: “Hay veces que pasas por un edificio y ves que está vacío o abandonado, preguntas al portero, indagas un poco y puedes dar con un caso de herencia no reclamada”. En ocasiones la búsqueda se inicia tras ver publicado algún aviso en un periódico o información sobre una herencia no reclamada en el boletín oficial. Y otras veces porque alguien le pasa la información.

Según los datos de PF & Asociados, hay unas 1.000 herencias no reclamadas y el patrimonio medio se sitúa en torno a los 200.000 euros. “Al tratarse, en la mayoría de las ocasiones, de inmuebles, la crisis ha reducido de forma importante la masa hereditaria”, explica Pedro Fernández, socio fundador.

Negocio jugoso

En nuestro país “hay mercado suficiente, no existe la competencia”, afirma Fernández. “En España no hay empresas que se dediquen a esto como sucede en Francia, Alemania o Reino Unido, donde hay compañías grandes -las sociedades genealógicas- y reconocidas que buscan herederos y trabajan con las administraciones”.

Pedro Fernández.
Pedro Fernández.
"Eso sí, ganar dinero con esta actividad requiere una inversión inicial muy importante y lleva un tiempo recuperarla, en los cinco primeros años lo más probable es perder dinero”, añade. Y es que buscar a un heredero perdido es un proceso largo, “puedes estar dos años indagando hasta que das con la persona y ésta cobra”, señala el abogado. En algunos casos los certificados de nacimiento y defunción son difíciles de conseguir, o tienen fechas incorrectas y que no se corresponden con el resto de datos. “Tener todos los datos es una tarea complicada”. Lamberti estima que se tarda, de media, unos 260 días en encontrar a un heredero desde que empieza la búsqueda hasta que se han firmado los contratos y los poderes. Aunque reconoce que "el plazo puede variar, y mucho, en función de la complejidad de la búsqueda, del área geográfica de que se trate". 

La herencia media, según los datos que recoge la revista Escritura Pública,facilitados por Coutot-Roehrig es de unos 350.000 eurosCoutot-Roehrig lleva casi dos décadas trabajando en nuestro país, aunque no tenían oficina, abrieron hace unos meses la primera en Barcelona y tienen previsto poner en marcha otra en Madrid este año. Como explica su director general en nuestro país, España, “es un mercado con un potencial enorme”.

Polémica por las tarifas y trabas administrativas

En Reino Unido existe una asociación de ‘Cazadores de herederos’. Y también grupos de abogados y usuarios que llevan tiempo pidiendo que se regule mejor esta actividad y las comisiones que pueden aplicar los despachos que la llevan a cabo. El caso de una descendiente de un veterano de guerra que ha ganado en los juzgados a un ‘cazaherederos’ por cobrarle un 88% de comisión ocupó el año pasado las portadas de los principales diarios británicos. Ahora el ‘cazador’ deberá pagar 240.000 libras a la familia de Charlotte Cook, que murió en 2009.

Marco Lamberti.
Marco Lamberti.
En España, las comisiones de estos despachos oscilan entre el 25% y el 40%, según explican fuentes del sector, aunque en algunos el precio cae hasta el 10-20% del patrimonio heredado. “Hasta ahora ningún heredero ha rechazado el patrimonio que le corresponde, para ellos también es una ganancia”, explica uno de los abogados. 

Sobre estas polémicas Lamberti prefiere no pronunciarse. Lo que sí hace es señalar que su despacho "desestima cualquier búsqueda que no revierta en un beneficio seguro para los herederos". "Si el monto de una herencia es bajo, ni siquiera empezamos la investigación", afirma. Y añade: "Por otro lado, si no trabajáramos para encontrar a los herederos, éstos jamás tendrían constancia de que tienen derecho a percibir esos bienes". 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC