CUMPLE LA 'ORDEN' DEL ÚLTIMO DECRETO DE ECONOMÍA

El BdE se pliega ante Guindos y tumba la obligación de pasar a mora los refinanciados

El Banco de España se ha plegado a la orden gubernamental de modificar la normativa de provisiones de los créditos refinanciados, lo que en la práctica
Foto: EEl ministro de Economía y Competitividad de España, Luis de Guindos. (Reuters)
EEl ministro de Economía y Competitividad de España, Luis de Guindos. (Reuters)

El Banco de España se ha plegado a la orden gubernamental de modificar la normativa de provisiones de los créditos refinanciados, lo que en la práctica viene a tumbar el endurecimiento de la misma adoptado el año pasado. Así lo ha comunicado hoy a las patronales del sector financiero, en una actuación que provoca ciertas dudas sobre su posible choque con la Ley de Autonomía del Banco de España y, sobre todo, que puede resucitar los temores del mercado a una ocultación de la morosidad real por parte de la banca española y al consiguiente déficit de provisiones.

El Real Decreto 4/2014 de Reestructuración y Refinanciación de Deudas imponía al Banco de España que, "en el plazo de un mes, establecerá y hará públicos criterios homogéneos para la clasificación como riesgo normal de las operaciones reestructuradas como consecuencia de un acuerdo de refinanciación". El hecho de que el Gobierno pueda imponer una obligación al supervisor suscita serias dudas a tenor de la teórica independencia de ésto impuesta por la UE con la entrada de España en el euro. 

En todo caso, el gobernador Luis Linde no ha querido aumentar la resistencia al Decreto que ya llegó por el lado de Hacienda, Seguridad Social y, sobre todo, CNMV. Para ello, se justifica en que el FMI recomendaba esta modificación de la Ley Concursal. Pero lo más llamativo es que esta nueva normativa echa por tierra el endurecimiento del tratamiento de los créditos refinanciados adoptado el año pasado por el Banco de España, precisamente para aplacar los temores del mercado relativos a la llamada "morosidad oculta", es decir, la morosidad escondido tras la táctica de la "patada a seguir" consistente en ampliar el plazo de devolución de los créditos que las empresas no podrán pagar nunca.

Dicha normativa -que iba a ser una circular pero se quedó en unos "criterios interpretativos"-, aprobada en abril del año pasado, imponía la obligación de pasar a subestándar por defecto todos los créditos refinancidos, con una provisión mínima del 15%. Asimismo, establecía que en muchos casos debían pasar a mora, y limitaba estrictamente los casos en que podían mantenerse como "riesgo normal" sin necesidad de provisiones. Esta norma provocó la fuerte escalada de la tasa de morosidad de la banca en 2013 (en enero marcó otro récord en el 13,78%) , originada por esta reclasificación generalizada.

Sede del Banco de España. (EFE)
Sede del Banco de España. (EFE)

Ahora, en cambio, los nuevos criterios establecen que, en caso de "quitas, modificiaciones de calendarios de pagos o conversiones de deuda en capital", estos préstamos "deberán ser clasificados como riesgo normal en la medida en que existan elementos que permitan concluir que resulta probable la recuperación de los importes debidos tras el de refinanciación".

A la inversa, "cuando exista evidencia de la insuficiencia de flujos de efectivo futuros necesarios para hacer frente a los compromisos asumidos tras el acuerdo de refinanciación", se deberán mantener como morosos o subestándar. Ahora bien, parece poco probable que se alcance ningún acuerdo de refinanciación que evite el concurso de una empresa cuando existan esas evidencias de imposibilidad de pagar la deuda.

La confianza del mercado, en el alero

La cuestión ahora es si, con esta marcha atrás, no volverá la desconfianza del mercado en la salud de los balances de la banca española. Una desconfianza que hace un año era una cuestión de Estado, de ahí que se endureciera entonces la normativa. Pero ahora, con la caída de la prima de riesgo y la fiebre inversora en activos españoles, la prioridad gubernamental ha cambiado y ahora se trata de intentar salvar las empresas con excesivo endeudamiento. Eso es lo que pretende el Real Decreto, que modifica numersoso preceptos de la Ley Concursal para facilitar las refinanciaciones y evitar los concursos.

En todo caso, se trata de una nueva victoria de la banca, que había exigido, a cambio de participar en estas refinanciaciones, que la deuda que no se eliminara con una quita o una recapitalización no tuviera que provisionarse. De lo contrario, no tendría ningún incentivo en tomar estas medidas para salvar la empresa. El sector está envalentonado e incluso ha vuelto a desafiar al propio Guindos manteniendo el nombramiento de José María Roldán al frente de la aEB.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

VINYL - Official Trailer HD (HBO)
Billions (2016) | Official Trailer | Paul Giamatti & Damian Lewis SHOWTIME Series
THIS IS US - Official Trailer - NBC Fall Shows 2016

ºC

ºC