Bankia ha cerrado la venta de la gestión de su unidad inmobiliaria, Bankia Habitat, al fondo de inversión Cerberus a falta de los posibles flecos de última hora, por una cantidad en torno a 90 millones de euros, según fuentes al tanto de la operación. Se trata de la mayor plataforma que se vende en España dentro de un movimiento generalizado en las antiguas cajas de ahorros (Catalunya Banc vendió la suya el mes pasado). Cerberus tiene como asesor estratégico para sus actividades en España a  la firma local Poniente Capital, es decir, a la boutique financiera comandada por José María Aznar Botella, hijo mayor del expresidente José María Aznar y de la actual alcaldesa, Ana Botella.

El precio de la operación no es definitivo porque incluye una parte fija más reducida y otra variable en función de cuánto sea capaz de vender la plataforma y a qué precio en el futuro. También hay otros "fijos-variables" en función de una serie de hitos que deben alcanzarse en el futuro. Las fuentes consultadas aseguran que, en un escenario central, el importe total de la operación para Bankia se situará en torno a 90 millones por una operación que en realidad es la externalización de un servicio con la transferencia de las personas que lo llevan a cabo.

Es decir, no se transfieren a Cerberus los activos inmobiliarios de Bankia (inmuebles por valor de 2.900 millones de euros y el crédito promotor por importe de 2.600 millones), que permanecerán en su balance, ni tampoco los transferidos a Sareb (22.190 millones), sino tan sólo el contrato de gestión de los mismos que tiene firmado Bankia con el banco malo. Lo que se transfiere es lo que se conoce como servicing y que conlleva el traspaso de 500 empleados del grupo destinados a vender los inmuebles embargados y de recobrar los créditos morosos.

Bankia debe presentar a la ce un plan de reestructuración si recibe ayudasBankia debe presentar a la ce un plan de reestructuración si recibe ayudas

Uno de los obstáculos de la venta es que esta plantilla está formada por trabajadores con más de veinte años en la entidad y una edad media que supera los 40 años, y que los candidatos a la compra pretendían reducir para obtener sinergias con otras unidades adquiridas en España. Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que Bankia ha exigido en el contrato el mantenimiento del empleo. A cambio, las oficinas de la entidad mantendrán su compromiso de apoyo a las actividades que ahora realizará Cerberus.

La fase final de la venta se ha disputado entre Cerberus, Centerbridge y TPG, como adelantó El Confidencial en junio. En el proceso también han participado nombres de primera fila como Morgan Stanley, Fortress, Oaktree y Apollo. Este último ha sido uno de los que más han presionado por quedarse con la inmobiliaria de Bankia, después de haber adquirido varias carteras de tarjetas de crédito en España, como las de ABN Amro y Bank of America, pero se quedó fuera de la fase final.

Cerberus, aliado de Aznar Jr.

Cerberus es uno de los fondos más activos en España en busca de carteras de créditos fallidos. Las operaciones más relevantes que ha hecho hasta el momento son la adquisición de 300 millones de impagados en manos de Santander y de otros 574 millones procedentes de Liberbank. También ha adquirido 100 oficinas de Bankia junto a Drago Capital.

José María Aznar Botella. (Gtres)José María Aznar Botella. (Gtres)

La relación entre José María Aznar Botella y Cerberus surgió en 2012, poco tiempo después de que el hijo mayor del expresidente decidiera regresar de Nueva York para instalarse a vivir en Madrid. A su vuelta, el financiero fundó la firma de asesoramiento financiero y corporativo Poniente Capital junto a su amigo y socio Borja Álvarez-Ossorio, que hasta entonces trabajaba como director general de la gestora de fondos Zhapir, filial de la consultora Aguirre Newman.

Con esta operación, Bankia sigue avanzando en el cumplimiento de sus compromisos de venta de activos y de externalización de actividades que no constituyen el negocio core del banco. De hecho, los términos del rescate de la entidad contemplan el abandono de toda actividad inmobiliaria y de crédito promotor. Goldman Sachs es el banco de inversión que ha ejecutado la operación para Cerberus, mientras que KPMG ha sido el asesor de Bankia.

La venta de la unidad inmobiliaria es una tendencia generalizada en el sector financiero. Santander ya vendió su firma de recobros a Lindorff, y Catalunya Banc colocó el mes pasado su plataforma a los grupos inversores Kennedy Wilson y Värde Partners. CaixaBank y Novagalicia también han puesto el cartel de 'se vende' a sus negocios inmobiliarios.