El juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha dejado en libertad al bróker español de JP Morgan, Javier Martín-Artajo, tras negarse este a ser extraditado, por lo que deberá comparecer cada quince días en la Audiencia. Tiene prohibido salir del país. 

Martín-Artajo, el exdirectivo de JP Morgan reclamado por Estados Unidos por un supuesto delito de fraude al ocultar las pérdidas de 6.000 millones de la entidad, fue detenido este martes en Madrid y puesto a disposición de la Audiencia Nacional para tramitar la extradición que reclaman las autoridades de Washington.

Según las primeras informaciones, habría sido el propio Martín-Artajo el que se habría presentado en una comisaría de la capital de España, pero fuentes oficiales aseguraron luego que han sido efectivos de la UDYCO los que le han ‘convencido’ tras localizarle en la capital y mostrarle las ventajas de que acudiese voluntariamente a las dependencias policiales.

Tras ser detectado en Madrid en su domicilio del barrio de Retiro, los agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) conversaron con él y le convencieron para que se presentara en dependencias policiales al existir una orden internacional de detención.

Alrededor de las nueve de la mañana, Martín-Artajo se ha presentado en las dependencias policiales de Canillas –según EFE-, donde la Policía lo detuvo y puso a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de la Audiencia Nacional, según fuentes policiales.

Martín-Artajo, de 49 años y exsupervisor de la estrategia de inversiones de la oficina de JP Morgan en Londres, había sido acusado formalmente por la Fiscalía Federal de Estados Unidos junto con el francés Julien Grout, un operador de 35 años, de fraude, falsificación de documentos bancarios y contribución a documentos oficiales falsos. En caso de ser declarados culpables de todos los cargos, cada uno podría ser condenado a un máximo de 65 años de cárcel, cinco por conspiración y veinte por cada una de las otras acusaciones, así como a una sanción económica que podría totalizar el doble de las pérdidas generadas.

Según la prensa estadounidense, Martín-Artajo residía en las afueras de Londres pero se encontraba de vacaciones, mientras que Grout volvió a Francia después de que ambos fueran destituidos en agosto de 2012, y dejaron la entidad después.