Las autoridades de EEUU han presentado formalmente cargos contra el español Javier Martín-Artajo y el francés Julien Grout, exempleados del banco estadounidense JP Morgan, a los que acusa de conspiración para falsear las cuentas y registros, comisión de fraude y falsificación de los registros ante la Comisión de Valores de EEUU (SEC).

La demanda, presentada por el Juzgado del Distrito Sur de Nueva York, está relacionada con las multimillonarias pérdidas sufridas en 2012 por el banco estadounidense JP Morgan en relación con una fallida operación con derivados realizada por la oficina londinense de la entidad, que tuvo que asumir un impacto negativo en sus cuentas de 6.200 millones de dólares (unos 4.590 millones de euros).

En un primer momento el escándalo, que hizo tambalearse al propio consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, se centró en la figura del operador Bruno Iksil, conocido como 'la ballena de Londres', aunque finalmente las autoridades estadounidenses desestimaron presentar cargos contra él y sí lo han hecho contra su compañero Julien Grout y Martín-Artajo, por aquel entonces responsable de la Oficina de Inversión Principal (CIO) del banco en la City.

En su demanda, el tribunal neoyorquino señala que los dos exempleados de JP Morgan "al menos entre marzo y mayo de 2012" conspiraron y acordaron realizar actos que vulneran las leyes estadounidenses, incluyendo la falsificación de registros y registros ante la SEC.

El caso, destapado en 2012, dejó en evidencia al mayor banco de Estados Unidos por volumen de activos, ante la aparente falta de controles internos. Las autoridades federales estadounidenses consideran que el caso es uno de los ejemplos de los excesos que llevaron a la crisis financiera de 2008 y que las entidades financieras aún no han terminado de solucionar, indica el diario.