el secretario de organización sergio pascual

Pablo Iglesias corta de raíz la rebelión de los 'errejonistas' cesando al número tres

El líder de la formación ha decidido cortar de raíz la rebelión iniciada por los 'errejonistas' destituyendo a su máximo exponente, el secretario de Organización y hasta ahora número tres
Foto: Pablo Iglesias y Sergio Pascual, durante la presentación del equipo de campaña para las elecciones generales. (EFE)
Pablo Iglesias y Sergio Pascual, durante la presentación del equipo de campaña para las elecciones generales. (EFE)

La guerra interna con epicentro en Madrid entre los peones de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón ha escalado a la cúpula del partido. El líder de la formación ha decidido cortar de raíz la rebelión iniciada por los 'errejonistas' hace una semana, destituyendo a su máximo exponente, el secretario de Organización y hasta ahora número tres del partido, Sergio Pascual. En un duro comunicado remitido cerca de la medianoche de este martes, la formación informa del cese argumentando la "gestión deficiente" llevada a cabo por Pascual, cuyas "consecuencias han dañado gravemente al partido" al coincidir en plenas negociaciones para formar un nuevo Gobierno.

Pablo Iglesias corta de raíz la rebelión de los 'errejonistas' cesando al número tres

El cese de Pascual se produce solo unas horas después de que Pablo Iglesias reprochase las dimisiones en Madrid orquestadas por los miembros afines a Errejón y adelantase que estos deberían asumir responsabilidades. En una misiva dirigida a la militancia, Iglesias indicaba que las renuncias "se produjeron en el peor momento posible y han puesto en bandeja el relato que interesa a los defensores del 'statu quo". Iglesias también censura en la carta la existencia de corrientes o facciones "que compitan por el control de los aparatos y los recursos; pues eso nos convertiría en aquello que hemos combatido siempre: un partido más".

 

Entre los dimisionarios del consejo autonómico madrileño que encabezaron el órdago de los 'errejonistas' contra el hombre fuerte de Pablo Iglesias en Madrid, el secretario general, Luis Alegre, se encontraban miembros del equipo de la secretaría de Organización estatal, como Loreto Arenillas. Desde el sector 'pablista', se señaló al número tres como uno de los autores intelectuales del órdago lanzado por los 'errejonistas', lo que le ha costado el cargo. Con su destitución, Iglesias trata de cortar de raíz la rebelión iniciada por el sector afín a Errejón para hacerse con más poder en el partido y seguir condicionando tanto su estrategia como su hoja de ruta política.

Los afines al secretario general señalaron al número tres del partido como uno de los autores intelectuales del órdago lanzado por los 'errejonistas' en Madrid

En los últimos días, Podemos afronta una fuerte crisis interna que amenaza con fracturar el partido en la capital. Por un lado, se encuentra la corriente Anticapitalistas, que aboga por romper las conversaciones con Pedro Sánchez y preparar el terreno para nuevas elecciones. Se trata del sector que encabezan dirigentes como el europarlamentario Miguel Urbán o las secretarias generales de Andalucía y Navarra, Teresa Rodríguez y Laura Pérez, respectivamente. En el lado opuesto se encuentra el sector 'errejonista', quien advierte de que unas nuevas elecciones podrían dañar al partido debido a las tensiones orgánicas y la división del sector oficial, por lo que ha intentado abonar el terreno para la abstención.

En el trasfondo de la disputa interna se encuentra el afán por el control del partido en un contexto poselectoral de reorganización de la hoja de ruta a seguir. Las tesis en liza son las rupturistas, con un programa de máximos, frente al posibilismo, rebajando las exigencias con un mayor pragmatismo. El rupturismo de Iglesias y el posibilismo de Errejón se dieron la mano en el congreso fundacional de Vistalegre, si bien fue el segundo quien logró imponer su hoja de ruta ideológica, estratégica y discursiva con la excusa del contexto marcado por el ciclo electoral de 2015.

 

La tan mentada conquista de la “centralidad del tablero” se buscó mediante un giro hacia el posibilismo. Estrategia cuyos pilares fueron asentados por los primeros cerebros electorales y discursivos de Podemos: Errejón, Rita Maestre y Jorge Moruno, encargados de elaborar los argumentarios del partido en sus inicios y dar apoyo en directo a los portavoces cuando intervienen en tertulias televisivas o radiofónicas. El secretario político del partido se convirtió así en el cerebro electoral de Podemos y en su principal intelectual orgánico. El giro ideológico de Pablo Iglesias hacia el pragmatismo no se hubiese producido sin la influencia que Errejón ejerció sobre él. Una cuestión que provocó la primera crisis interna dentro del sector oficialista del partido, cerrada unas semanas después con la dimisión de Juan Carlos Monedero.

Iglesias ha cortado la mecha prendida por una corriente que controla varios de los aparatos autonómicos del partido

Entonces, la guerra soterrada se centraba entre los que apostaban por girar hacia la moderación, convirtiendo a la organización en una maquinaria de guerra electoral, vertical y orientada a la ventana de oportunidad, y aquellos que, con Monedero a la cabeza, y el respaldo ambiguo de Iglesias, defendían recuperar la esencia fundacional del proyecto y el papel protagonista de los círculos. Los 'errejonistas' se impusieron finalmente, no sin que Iglesias mostrase públicamente sus reticencias, y ahora vuelven a relucir las diferencias.

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en el Congreso. (EFE)
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en el Congreso. (EFE)

El discurso de Pablo Iglesias en la sesión de investidura se leyó internamente en clave de refundación, un gesto de imposición sobre el 'errejonismo' y que aplaudieron desde las filas de Anticapitalistas, la tercera corriente en liza enfrentada a las tesis de Errejón. Poco después se produciría el órdago de los afines a Errejón, que dimitieron en bloque del consejo autonómico de Madrid para forzar la creación de una gestora que sacase de su silla al máximo exponente de los 'pablistas', el secretario general autonómico, Luis Alegre. Este último ha descartado dar un paso a un lado y la consigna acordada con Anticapitalistas es resistir el envite.

El primer golpe de los 'errejonistas' no consiguió sus objetivos, pero no había cesado en su empeño. La rebelión interna con epicentro en Madrid se mantenía latente, previéndose golpes de efecto para los próximos días, mientras los propios errejonistas exigían que se tratase el conflicto en los órganos estatales. La respuesta de Iglesias, tras su alianza táctica con el sector Anticapitalistas, ha sido contundente, saltándose toda la correa de trasmisión hasta provocar la caída del máximo dirigente del 'errejonismo' y el hombre que hasta ahora había ejercido su control en los distintos territorios. De esta manera, Iglesias ha cortado la mecha prendida por una corriente que mantiene un peso mayoritario en diferentes consejos autonómicos, como el recién elegido en Euskadi. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC