publicidad

  

OPINIÓN

Goteras, frío, suelo levantado... El edificio del INE está peor que las cifras del Gobierno

Redacción.-  15/03/2010

Si alguna vez ha desconfiado de las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) y ha pensado en presiones del Gobierno, descártelo. El problema es otro. Goteras, frío, el suelo levantado… En esas condiciones trabajan en su flamante y recién reformado edificio los dueños de los números en España. El inmueble, de colorida fachada cerca de la madrileña Plaza de Castilla, fue ampliado entre 2005 y 2007 de la mano de Ferrovial. Los defectos de la obra son tales que el propio INE lanzó a principios de febrero una licitación de 118.000 euros para realizar un estudio completo y exhaustivo del edificio. Los pliegos no tienen desperdicio.

“Desde el principio se detectaron goteras en distintas partes, algunas de las cuales se han reparado aunque no todas. Pero según pasa el tiempo, sobre todo en época continuada de lluvias, van apareciendo más goteras, muchas de ellas en la planta 11 del edificio, cuya reparación parece complicada por encontrarse, aparentemente, debajo de las máquinas de instalaciones”, reza el documento. No es el único problema. De hecho, dos caras de la fachada de cristal no se pueden limpiar al no cumplir las pasarelas los requisitos de seguridad.

“Para comprobar la resistencia, se realizó una carga en una de las pasarelas, comprobando que cuando la carga alcanzada era de 543 kilogramos, se producían deformaciones importantes en el riel y en los puntos de anclaje”, se expone. El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo obliga a que, para poder ser utilizada por el personal de limpieza como “línea de vida”, las pasarelas en cuestión resistan al menos los 1.000 kilogramos. “Una circunstancia que no estaba prevista en el proyecto de ejecución de obra”, se advierte. ¿Conclusión? No se puede acceder a las fachadas que dan al Paseo de la Castellana y a Estébanez Calderón.

No es el primer estudio que encarga el INE, que ya ha contratado dos auditorías desde que observó, apenas meses después de acabada la obra, que “en dependencias del edificio no se alcanzaban las temperaturas mínimas de confort en invierno”. El segundo  informe revela deficiencias como que a través del falso techo se puede apreciar luz que proviene del exterior, lo que impide el aislamiento térmico. Ya no es que la calefacción no funcione. Es que en numerosos puntos del edificio “se aprecia una fuerte entrada de aire frío del exterior”, al existir paneles mal ejecutados que “dejan huecos abiertos por donde puede entrar agua de lluvia al interior del edificio”.

Pero el rosario de pequeños problemas no acaba ahí. Algunas puertas RF (cortafuegos) no cumplen la normativa, hay defectos en la instalación eléctrica, varias piezas de la entrada del edificio se han roto, “previsiblemente por un mal asentamiento”…  Sin contar con que en la resina de los garajes se observa levantamiento del pavimento en diversas zonas en forma de bultos, pompas y pavimento suelto. “Habría que determinar si el material utilizado es el adecuado”, subrayan los pliegos.

Fuentes de Ferrovial consultadas por este diario aseguraron que "no es un problema de construcción, sino de proyecto" e insistieron en que no habían recibido ninguna reclamación por parte del organismos público. Aunque sí admitieron estar solucionando un tema de goteras en el inmueble, dijeron no sentirse responsables de su situación. Mientras, los trabajadores del INE -que prepara nuevos pliegos para rehacer la licitación- todavía rezan para que la primavera llegue de verdad y deje de llover. Claro que siempre se puede destinar una parte del presupuesto anual a chubasqueros.

 

OPINIONES DE LOS LECTORES, 4 COMENTARIOS

4 .- El edificio del Real Conservatorio Profesional de Música de Almería,propiedad de la Junta de Andalucía, sufre un cuadro sintomático similar. O mejor dicho,lo sufren sus cerca de 2.000 usuarios a diario. Premio nacional de Arquitectura en su día [se terminó de construir en 1987], lo que en un principio era un mero listado de deficiencias e incomodidades de una obra mal proyectada [inexistencia de aislamientos sonoro y térmico, falta de luz en la ciudad de Europa con más horas de sol al año, falta de...¡AUDITORIO!] ha derivado en un rosario de averías continuas de todo tipo, las goteras generalizadas entre ellas.
¿Es casualidad que el arquitecto de este edificio, D. César Ruiz-Larrea, sea el mismo responsable del proyecto del I.N.E.?...
"Esforcémonos de modo que cada uno de nosotros pueda considerarse a sí mismo como artífice de la victoria." [Jenofonte]

Florestan

07/06/2010, 14:20 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

3 .- Es una desvergüenza, la pasividad de la Administraciòn con los constructores de obras españoles.
Se entiende, que todas las obras tienen un periodo de garantía, pero según el artículo, la Administración es tan vaga, que no se molesta en reclamar las mismas.
¿O es por otra causa, peor que la vagancia? ¿Connivencia?

soypintos

15/03/2010, 18:38 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

2 .- No es nada nuevo lo de estas chapuzas, las hay por ahí a porrillo como se dice.

Lucas

15/03/2010, 11:48 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

1 .-
El constructor: "La culpa la tiene el arquitecto"
El arquitecto: "La culpa la tiene el constructor"

¿Aquí quien paga "la gracia"?

Vd. mismo Sr. Juez

abuelo

15/03/2010, 11:07 h.

 Responder

|

 Marcar como ofensivo

|

 Me gusta (0)

|

#

MÁS COLUMNAS DE OPINIÓN

TINTA DE VERANO

Walt Disney nació en Mojácar

Agustín Rivera

DIARIO DE ROBINSON

La huella de Madoff sigue viva en Mallorca

Matías Vallés

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados
Ediciones anteriores      Suscripción al boletín                                              Anúnciate
Auditado por Ojd