el hijo de pujol se autoconcedió cinco millones

Oleguer Pujol pactó comisiones 'offshore' con De la Rosa por las oficinas del Santander

'Los papeles de Panamá' revelan que Oleguer Pujol pactó el pago de 13 millones de euros en comisiones por la operación con Santander a través de varias sociedades instrumentales

Foto: Oleguer Pujol Ferrusola. (EFE)
Oleguer Pujol Ferrusola. (EFE)

'Los papeles de Panamá' contienen información hasta ahora desconocida sobre la presunta trama corrupta que se escondería tras la compra de 1.152 oficinas del Banco Santander en 2007, una operación que investiga desde 2014 la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional y por la que está imputado por blanqueo de capitales y fraude fiscal Oleguer Pujol, el menor de los siete hijos del expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol.

[Especial 'Los papeles de Panamá': destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

Según consta en documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con La Sexta, liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y 'Süddeutsche Zeitung', el propio Oleguer autorizó con su firma el desvío de una comisión de 6,8 millones de euros por esa venta a una sociedad opaca que, a su vez, le habría reembolsado posteriormente al menos cinco millones de euros a través de otra firma 'offshore'. El acuerdo se firmó el 8 de febrero de 2008, poco después de que la firma de Oleguer y su socio Luis Iglesias, Drago Capital, cerrara la compra con el banco presidido por Ana Botín.

Oleguer pactó esas condiciones en nombre de Samos Servicios y Gestiones SL, el vehículo que creó para canalizar los fondos que captó Drago Capital para ese negocio. Según consta en el contrato, conseguido por El Confidencial, Samos se comprometió a abonar 6,8 millones a un supuesto proveedor, Sun Capital Partners Limited, por sus servicios de intermediación en la compraventa. Pero Samos condicionó ese pago a que Sun Capital transfiriera automáticamente el total del dinero a la sociedad holandesa Ard-Choille BV, una firma instrumental controlada por el despacho de La Haya ITPS. Fue esta sociedad la que finalmente transfirió cinco millones a la firma 'offshore' Aegle International, propiedad de Oleguer y su socio Iglesias, como ha reconocido a este diario el entorno del hijo del 'expresident' catalán, que puntualiza que los fondos fueron regularizados en 2012 mediante la presentación del modelo 750 de Hacienda.

Tres sociedades pantalla

La trama ya había sido investigada por la UDEF, pero los papeles de Panamá revelan que la comisión total canalizada a través de Ard-Choille BV por la venta de las oficinas del Santander sería un millón y medio superior a la que se barajaba hasta ahora. Aunque el nombre de Oleguer no figura en el contrato que estipula el movimiento de los 6,8 millones, sí aparece su firma en el espacio reservado para el representante legal de Samos Servicios y Gestiones SL. Es decir, que se autoconcedió esa comisión estratosférica despistando a Hacienda con tres sociedades pantalla.

Los documentos también han permitido confirmar que Oleguer Pujol cerró la operación con la ayuda del clan De la Rosa, otro de los apellidos más célebres de la crónica de tribunales catalana. Dos hijos del industrial condenado a más de 15 años de cárcel por el caso KIO habrían cobrado otra comisión de casi cuatro millones de euros por intermediar en el traspaso de las oficinas del Santander. De hecho, fuentes cercanas a la investigación aseguran que fue Javier de la Rosa quien logró que la familia Botín confiara la venta de su red a Oleguer.

Una sociedad de las Islas Vírgenes

A lo largo del procedimiento que se instruye en el Juzgado Central número 1 de la Audiencia Nacional, había quedado acreditada la intervención de la familia De la Rosa en esa multimillonaria venta, pero había dudas sobre el modo en que sus miembros consiguieron ocultar su porción de la tarta. El procedimiento judicial no había podido ir más allá de una sociedad 'offshore' constituida en Islas Vírgenes en 2007, Barcem Limited, que aparecía como destinataria de parte de las comisiones. Sin embargo, los únicos rostros visibles de la sociedad eran Jaqueline Alexander, Rey Taylor e Yvette Rogers, tres testaferros profesionales.

Los documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial han permitido descubrir ahora que tras Barcem Limited se escondían en realidad Javier y Gabriela de la Rosa Misol, dos hijos del industrial catalán condenado por KIO. La firma fue constituida en las Islas Vírgenes por el despacho panameño Mossack Fonseca a petición del bufete de Barcelona Pretus. Las acciones al portador estaban en manos de Mossack Fonseca, pero un documento interno del despacho aclara que la verdadera propietaria de las acciones de la compañía es Gabriela de la Rosa Misol.

Documentos y correos electrónicos relacionados con las oficinas del Santander señalan que Oleguer Pujol y su socio Luis Iglesias habrían pagado a Barcem Limited 978.000 euros a través de Ard-Choille BV por su supuesta intervención en el traspaso de los 1.152 inmuebles que gestionó Drago Capital.

Oleguer Pujol pactó comisiones 'offshore' con De la Rosa por las oficinas del Santander

Un empresario próximo a Jordi Pujol

Pero eso no es todo. La información cruzada entre los diferentes participantes en la compra de las oficinas revela que la familia De la Rosa se habría llevado otros tres millones por esa misma operación. Junto a los 6,8 millones que pactaron con Ard-Choille BV, Oleguer y su socio también acordaron con otra firma instrumental del bufete ITPS, Marway BV, el pago de otra tarifa de supuesta intermediación de 6,2 millones de euros. De ese importe, 2.976.000 euros habrían acabado en las cuentas de Barcem Limited, y exactamente la misma cantidad, en depósitos controlados por la firma Davenport Trading Groupo Limited, otra mercantil opaca que en este caso pertenece al empresario catalán José María de Villalonga. Es decir, que en el conjunto de la operativa, Oleguer pagó a la familia De la Rosa 3.954.000 euros solo por el negocio con el Santander.

Pasaporte de Gabriela de la Rosa.
Pasaporte de Gabriela de la Rosa.

Javier y Gabriela de la Rosa pidieron al bufete panameño Mossack Fonseca que liquidara Barcem Limited el pasado verano. Todos los activos de esa sociedad de las Islas Vírgenes fueron transferidos a una nueva firma, KriegeHorn Capital Limited, radicada en este caso en Hong Kong, uno de los paraísos fiscales que han experimentado una mayor progresión en los últimos años.

Reacciones a la información

El entorno de Oleguer ha negado a El Confidencial irregularidades en el pago de esas comisiones y asegura que todos los movimientos de fondos se deben a servicios prestados de intermediación en la venta de las locales del Santander. Las mismas fuentes insisten, asimismo, que los ingresos que percibió el hijo menor de los Pujol por ese traspaso fueron comunicados a Hacienda y están regularizados.

Por su parte, Gabriela de la Rosa ha negado a este diario su vinculación con Barcem Limited, aunque admite que es posible que su nombre aparezca de forma “circunstancial”, pese a los numerosos correos y documentos que permanecían secretos y que la vinculan con la constitución y gestión diaria de la firma. Gabriela sostiene que toda la responsabilidad era de su hermano y que no tiene ninguna información sobre la existencia de KriegeHorn Capital Limited. En conversación telefónica con este diario, Javier de la Rosa ha asumido efectivamente la propiedad de Barcem Limited y asegura que está al corriente de todas sus obligaciones en Reino Unido, donde desarrolla actualmente su vinculación profesional. Pero Javier ha evitado responder por qué recurrió a los servicios de Panamá y en qué situación se encuentra la mercantil de Hong Kong a la que habría desplazado ese patrimonio oculto hasta ahora.

La investigación sobre Oleguer Pujol y sus negocios con la familia De la Rosa se encuentra bajo secreto de sumario desde el pasado mes de octubre. Agentes de la UDEF se desplazaron en diciembre a La Haya para registrar el despacho ITPS. Solo localizaron una parte de los documentos relacionados con Ard-Choille BV y Marway BV, las dos empresas que habrían servido a Oleguer y a los De la Rosa para ocultar a las autoridades españolas el cobro de comisiones millonarias por la operación con el Santander.

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios