Tendencia inflacionista

El IPC registra su mayor subida en cuatro años si se elimina el efecto del petróleo

El precio de la cesta de la compra avanzó un 1,4% en abril, el mayor incremento desde julio de 2013. El mayor avance se produjo en el sector textil y en el turismo

Foto: Una turista visita Madrid. (Reuters)
Una turista visita Madrid. (Reuters)

La tendencia inflacionista sigue consolidándose en España. Los datos del IPC publicados esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que los precios se aproximan paulatinamente al objetivo que marca el Banco Central Europeo (cerca pero por debajo del 2%) si se descuentan los componentes más volátiles: productos energéticos y alimentos frescos.

El INE ha confirmado el dato adelantado hace dos semanas: los precios avanzaron un 2,6% en abril respecto al mismo periodo del año anterior y suman ya ocho meses consecutivos de tasas positivas. Una subida que superó en tres décimas a la del mes anterior, pero que se mantiene por debajo de los niveles que se alcanzaron al inicio del año, cuando el IPC llegó al 3%. Esa la fuerte subida del indicador se produjo como consecuencia de la escalada del petróleo en los mercados internacionales, que se disparó un 30% en apenas dos meses. Los productos energéticos se encarecen a ritmos del 12% y en el inicio del año llegó a superar el 17%. Una subida tan pronunciada que desvirtúa el conjunto del IPC.

Una vez que se ha pasado este efecto temporal del crudo, el indicador ha vuelto a moderarse. Para evitar esta distorsión, los economistas prefieren analizar la evolución de los precios descontando el factor energético, ya que así se puede observar la tendencia que subyace en los precios. Este indicador es el IPC subyacente y marcó en abril su nivel más alto en casi cuatro años, al avanzar un 1,2%. Unas cifras que muestran que la inflación va recuperándose lentamente, al margen del impacto del precio del petróleo.

El IPC general se disparó hasta el 3% al inicio del año como consecuencia de una subida del petróleo del 30% en apenas dos meses

El IPC subyacente excluye del cálculo tanto los productos energéticos como los alimentos frescos (no elaborados). Sin embargo, si se tiene en cuenta toda la cesta de la compra y, por lo tanto, se incluyen los alimentos frescos, la realidad es que los precios avanzaron un 1,4%, el nivel más elevado desde agosto de 2013.

En los últimos años el IPC subyacente llegó a marcar tasas de evolución negativas. Fue entre septiembre y noviembre del año 2014, en un momento en el que algunos analistas llegaron a temer la entrada de la economía en una espiral deflacionista. No fue así y los datos publicados hoy por el INE muestran que la tendencia de la inflación es a estabilizarse en niveles moderados, como este 1,2% que marca el IPC subyacente o el 1,4% del IPC sin los productos energéticos.

Turismo y moda

Los precios subieron un 1% en abril respecto al mes de marzo, un incremento que se produjo principalmente por dos factores. El primero es la nueva temporada de primavera-verano en el sector textil que subió los precios en las tiendas de moda. En concreto, las prendas de vestir subieron un 11,7% y el calzado un 6,9%.

El segundo factor fue el turismo, como consecuencia de la Semana Santa, que este año cayó en abril. Los paquetes de viajes se encarecieron un 8% respecto a marzo y el precio de los alojamientos se incrementó en un 10,1%.

Entre los productos que se abarataron en abril se encuentra la fruta, con un descenso de los precios del 3% y los servicios de telefonía, cuyas tarifas se redujeron en un 2,4%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios