el tiempo se agota

Fomento maquillará la reforma de la estiba bajo la sombra de una multa millonaria

A Fomento no le queda más remedio que presentar un nuevo texto para esquivar una sanción que asciende a 23 millones... Pero en sus planes solo entra cambiar el orden de los párrafos actuales

Foto: Algunos diputados muestran camisetas de apoyo a los estibadores. (EFE)
Algunos diputados muestran camisetas de apoyo a los estibadores. (EFE)

El Gobierno se ha dado de bruces con una derrota histórica en el Congreso. La reforma de la estiba permanece congelada desde este jueves, día crítico para un ministro que lleva más de un mes intentando sacar adelante un real decreto ley que hoy ya es papel mojado. El resultado de la votación fue contundente y desalentador para las empresas estibadoras: 175 votos en contra, 142 votos a favor (PP y PNV) y 33 abstenciones (Ciudadanos y el despiste de Íñigo Errejón). Y la pregunta que todos se hacen es clara: ¿ahora qué? Sobre todo si tenemos en cuenta que la amenaza de multa millonaria por incumplir la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia está a la vuelta de la esquina.

Fomento maquillará la reforma de la estiba bajo la sombra de una multa millonaria

La patronal, los sindicatos y el mediador designado por el Ministerio de Empleo retomarán las negociaciones este martes con un importante matiz. El Gobierno por fin participará en la mesa a través del Ministerio de Fomento, para intentar alcanzar un acuerdo sobre la base de la garantía de empleo. Pero los representantes de los estibadores se preguntan si Íñigo de la Serna incorporará los frutos del futuro pacto al nuevo real decreto que pretende presentar la semana que viene, extremo que parece poco probable.

Jesús EscuderoJesús Escudero

En un principio, Fomento diseñará un texto con apariencia de nuevo para aprobarlo el próximo viernes en el Consejo de Ministros. Pero solo en apariencia. En la práctica, se tratará del mismo RD/L con los párrafos cambiados de orden para cumplir con las exigencias de Bruselas y liberalizar la estiba, explican fuentes gubernamentales a este periódico. La comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, ya advirtió de que no se podía tocar su esencia a menos que España quiera exponerse a una multa que ya asciende a 23 millones de euros de entrada más 134.000 euros diarios por cada día de retraso. Está por ver si los representantes de los trabajadores aceptarán semejante operación de 'maquillaje'.

La comisaria europea de Transporte ya advirtió de que no se podía tocar la esencia del real decreto leyLos sindicatos siempre han dejado claro que solo plasmarán su firma en un acuerdo si el Gobierno recoge sus exigencias en el RD/L. Y De la Serna responde con que la Comisión Europea jamás aceptaría este supuesto, pues las cuestiones laborales deben abordarse en el ámbito de la negociación colectiva. No obstante, ya dijo estar dispuesto a trasladar la garantía del empleo a un "instrumento normativo" —del que apenas se conocen detalles— como respuesta a las exigencias tanto de los sindicatos como de los partidos políticos. Las cuestiones laborales quedarían así reflejadas en la norma, aunque no sea a través de un real decreto ley.

Lo único claro es que uno de los últimos cartuchos de Fomento está en la reunión de este martes. El tiempo se acaba y la multa millonaria "a pagar por los bolsillos de todos los españoles" se acerca, como suele recordar el ministro. Lo que no dice tanto es que las prejubilaciones de los estibadores estarán financiadas con dinero público (hasta el 70% del sueldo), así como las indemnizaciones por despido (con un máximo de 350 millones a cargo de Puertos del Estado).

Marina ValeroMarina Valero
El batacazo de ayer supone un claro signo de debilidad y cuestiona que la legislatura sea viable. De hecho, la fallida reforma de la estiba se ha convertido en la primera derrota parlamentaria trascendente que sufre Mariano Rajoy desde que gobierna en minoría. Los demás grupos parlamentarios no han dudado en paralizar esta iniciativa pese a la multa, y el ministro ha contraatacado acusándolos de hacer pagar a los españoles con el único objeto de castigar al Gobierno.

Y es un hecho que apenas tiene precedentes. Es la tercera vez que se rechaza un real decreto en casi 40 años de democracia, después de que el grupo socialista cometiera un error en una votación cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero (2006). Adolfo Suárez se enfrentó a un problema similar en 1979, cuando el Congreso rechazó un texto para alargar la vida de la Junta Central de Acuartelamiento, cuya existencia caducaba ese año.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios