NIVEL MÁS ALTO EN CUATRO AÑOS

El IPC se dispara hasta el 3% y apunta a una pérdida general del poder adquisitivo

La subida se explica principalmente por el encarecimiento de la electricidad y de los carburantes (gasoil y gasolina), frente al descenso que registraron en igual mes de 2016

Foto:

Las peores previsiones se han cumplido. El Índice de Precios de Consumo se situó en enero -dato provisional- en el 3%. Se trata del mayor nivel desde octubre de 2012, y refleja una tendencia al alza manifestada desde mediados del año pasado, cuando la inflación registraba, incluso, tasas negativas.

En agosto, la tasa interanual era del -0,1%, lo que significa que en apenas medio año el IPC ha escalado tres puntos porcentuales, lo que ha supuesto una significativa pérdida de competitividad para la economía española. De hecho, España volvió a tener en diciembre una inflación más elevada que en la media de la Eurozona, hacia donde se dirigen las dos terceras partes de las exportaciones. Pero es que en enero ese diferencial negativo se ha ampliado hasta los 1,2 puntos porcentuales, Eurostat ha publicado este martes que el IPC se situó en la Eurozona en el 1,8%, lejos de España.

Ese incremento, como sostiene el Instituto Nacional de Estadística, se explica, principalmente, por la subida de los precios de la electricidad y los carburantes (gasoil y gasolina) frente a la bajada que experimentaron el año pasado. En esta ocasión, también ha influido el encarecimiento de algunos productos no elaborados, en particular las frutas y hortalizas, cuyo precio se ha disparado a consecuencia de las heladas. Tan sólo en enero, el avance de la inflación fue de 1,4 puntos, lo que aleja a España de la media europea.

Esto significa que la economía española ha dejado de coquetear con la deflación. Algo que ha permitido a las familias recomponer parte de su renta disponible perdida durante la crisis. En los últimos tres años, tanto los salarios (1,1% de incremento en 2016) como las pensiones (0,25%) han subido más que la inflación en media anual, que es la forma más rigurosa de medir el impacto que tienen los precios sobre el bolsillo de los hogares.

Sin embargo, no ocurrirá eso en 2017. Las pensiones han subido un 0,25% y nada indica que los salarios vayan a subir por encima del 2%, que es la previsión de inflación para el conjunto del año (media anual) que estiman los expertos de Funcas (2,2%). La patronal CEOE ha recomendado a sus afiliados un incremento de hasta el 1,5% en la negociación colectiva. O del 2% si se registran avances en la productividad. En la Función Pública, tres millones de empleados, el Gobierno ha congelado los sueldos en espera de la aprobación de un nuevo Presupuesto que difícilmente llegará por falta de acuerdo con el Partido Socialista. Su previsión es subirlos sólo un 1%, por debajo del IPC.

Fuente: INE
Fuente: INE

Aun así, el repunte del IPC tiene que ver con factores coyunturales, como la subida de los carburantes, toda vez que la inflación de carácter estructural, la subyacente, que elimina los precios de la energía y los alimentos no elaborados, se mantiene en el entorno del 1%. Al tratarse de un dato adelantado, Estadística no ha calculado todavía la inflación subyacente en enero, pero todo indica una leve tendencia al alza coherente con la posición cíclica de la economía española.

El IPC se dispara hasta el 3% y apunta a una pérdida general del poder adquisitivo

El propio INE anunció el lunes que el PIB avanzó en el conjunto de 2016 un 3,2%, una tasa que mete presión a los precios por la vía de la demanda.

Según algunas estimaciones, la producción hortofrutícola de diciembre fue ya un 18% menor respecto del mismo mes de 2015. Mientras que en enero las mermas en calabacín y berenjena superan el 50% y las de tomate están en torno al 40%. Eso significa un aumento significativo de los precios. El kilo de calabacín ha llegado a siete euros en el mercado minorista.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios