CIFRA EN 122.000 MILLONES LAS AYUDAS AL SECTOR

El Tribunal de Cuentas acusa al FROB de malgastar el dinero público en la banca

La actuación del FROB en el rescate bancario ha sido muy mejorable según el Tribunal de Cuentas. A su juicio, podría haber evitado el despilfarro de millones de dinero público

Foto: Fernando Restoy, presidente del FROB entre 2012 y 2015. (EFE)
Fernando Restoy, presidente del FROB entre 2012 y 2015. (EFE)

¿Se podría haber gastado menos en el rescate del sector financiero español con dinero público? Según el Tribunal de Cuentas, sí. Este órgano calcula que las ayudas públicas totales -sin incluir avales- ascienden a 122.122 millones, de los que 60.718 se habían perdido al cierre de 2015.Y esa cifra podría haber sido menor si el FROB hubiera actuado con mayor diligencia en un buen número de procesos, según un informe que fiscaliza su actuación entre 2009 y 2015, y que critica duramente los procedimientos y la falta de transparencia del fondo público de rescate bancario.

El Tribunal de Cuentas (TC) no cuantifica el impacto que habría tenido una actuación diferente de los responsables del FROB, pero deja claro que estos han malgastado recursos públicos. Y que se trata de un problema general, no del rescate de una entidad concreta: "El FROB no aprobó durante el período fiscalizado un procedimiento que estableciera las reglas básicas aplicables a cada una de las ventas de entidades de crédito. Una consecuencia de esta falta de procedimiento reglado fue que el FROB no definió los trámites que debía realizar cada una de sus unidades administrativas para fundamentar las decisiones que habría de adoptar la Comisión Rectora en materia de concesión de apoyos financieros asociados a la venta de las entidades; trámites que, en la práctica, se fundamentaron en una parte de los casos en documentación con un deficiente valor acreditativo".

El actual presidente del FROB, Jaime Ponce. (EFE)
El actual presidente del FROB, Jaime Ponce. (EFE)

"Por otra parte, el FROB no determinó los criterios financieros, fiscales y de oportunidad que debían aplicarse para valorar, ordenar y seleccionar cada uno de los instrumentos de apoyo financiero que cabría adoptar en cada proceso, especialmente en los de resolución y venta de entidades", añade. Es decir, que podrían haberse utilizado otros instrumentos que resultaran menos onerosos para el erario público si hubieran existido esos criterios para seleccionarlos.

El mayor despilfarro, Catalunya Banc

El caso más sangrante detectado por el TC es el de la venta de CatalunyaBanc, para la que se dividió a la entidad en dos: el banco en sí (adquirido por BBVA por 1.187 millones) y una cartera de créditos morosos llamada Hércules (que fue a parar a Blackstone). El TC asegura que "no se ha acreditado documentalmente que el FROB valorara y cuantificara el coste de las distintas alternativas posibles de venta de la citada cartera, frente al procedimiento seguido de canalizarla a través de un FTA [Fondo de Titulización de Activos], con el objetivo de minimizar la utilización de recursos públicos".

A continuación añade: "Las condiciones económicas aplicadas a los bonos que el FROB se obligó a suscribir en la fecha de cierre de la operación de venta de la cartera hicieron prácticamente imposible, ya desde antes de la consumación de la operación, que esta entidad pública pudiera recuperar los fondos aportados en su suscripción, que ascendieron a 525 millones de euros".

Fotografía de archivo de una sucursal de CatalunyaCaixa marca comercial de Catalunya Banc. (EFE)
Fotografía de archivo de una sucursal de CatalunyaCaixa marca comercial de Catalunya Banc. (EFE)

CEISS, Liberbank, línea de crédito...

Y no es el único caso denunciado por el TC. Otro ejemplo es que "el FROB contrató entre abril y octubre de 2011 con expertos independientes la elaboración de los informes de 'due diligence' y de valoración de CEISS y Liberbank antes de que estas entidades solicitaran formalmente apoyos financieros del FROB. Esta anticipación en la contratación de los estudios se aparta del criterio establecido en el Real Decreto-ley 2/2011 y provocó que los informes recibidos por el FROB (que costaron en conjunto 1,4 millones de euros) fueran innecesarios".

Más casos: "El 22 de mayo de 2010 la Comisión Rectora del FROB autorizó, por unanimidad, concertar la celebración de un contrato de línea de crédito sindicada, como fuente de financiación alternativa en caso de que los fondos disponibles de la entidad no fueran suficientes para atender alguna situación de urgencia y con el objeto de flexibilizar la gestión financiera y, al mismo tiempo, reducir costes. Tras el correspondiente proceso competitivo, el 27 de julio de 2010 el FROB contrató con un sindicato bancario, por un período de dos años, una línea de crédito de disposición inmediata para atender situaciones de urgencia, avalada por el Estado, por un importe nominal de 3.000 millones de euros. El FROB no llegó a realizar disposición alguna de fondos con cargo a esta línea de crédito, pese a lo cual le supuso un coste total durante los dos años de vigencia de 33 millones de euros".

El FROB no sabe el coste de sus medidas

El organismo fiscalizador también acusa al FROB de ocultar las garantías concedidas a los compradores en los casos de Novacaixagalicia(abanca), Catalunya Banc, Banco de Valencia y Banco Gallego, y de no repercutir a los compradores los gastos de los procesos de venta de las entidades nacionalizadas y subastadas, en contra de lo que establecen las normas de estos procedimientos; con lo cual, el contribuyente ha acabado pagando esos costes. Y encuentra que la principal causa de todos estos desaguisados reside en la ausencia de una contabilidad analítica adecuada que permita al fondo de rescate evaluar adecuadamente el coste de sus decisiones.

"El FROB incumplió, desde la segunda mitad de 2011, el Acuerdo de la Comisión Rectora de 25 de marzo de 2010, por el que decidió establecer un sistema de contabilidad analítica que permitiera conocer los recursos aplicados en cada una de las actuaciones, así como los ingresos y gastos directamente imputables a las mismas", denuncia. E insiste: " En el procedimiento de cálculo empleado para cuantificar en las respectivas memorias económicas el impacto financiero neto de los apoyos concedidos durante 2010 en los procesos de BFA/Bankia, CX, NCG, Unnim, Banca Cívica, BMN y CEISS (...), el sistema de contabilidad analítica que el FROB tenía implantado en aquel ejercicio presentaba notables insuficiencias". De ahí que le recomiende que se dote de esta contabilidad para los procesos pendientes; y dados los bandazos que está dando el Gobierno para la venta de BMN, no parece una recomendación vacua.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios