LA CONVOCATORIA INTERNA DE ECONOmÍA

Lo que esconde el cargo de Soria: ni era para funcionarios ni fue publicitado

Rajoy insiste en que fue un concurso de funcionarios pero ese no era un requisito de la convocatoria. El texto deja gran discrecionalidad a Economía para elegir a su candidato

Foto: José Manuel Soria y Luis de Guindos, en La Habana en 2015. (EFE)
José Manuel Soria y Luis de Guindos, en La Habana en 2015. (EFE)

No era un concurso de funcionarios. En contra de lo mantenido por el Gobierno, la convocatoria para elegir un director ejecutivo en el Banco Mundial no exige ser funcionario ni mucho menos técnico comercial del Estado, el perfil de José Manuel Soria. Aun así, la convocatoria no es pública ni se encuentra en la web de Economía. El documento [lea el pdf], al que ha tenido acceso El Confidencial, da una gran discrecionalidad a Economía para elegir un candidato, pues no barema ninguno de los requisitos del perfil. No hay puntuación sino una serie de vagas condiciones a tener en cuenta. No había por tanto obligación de designar a Soria, como sostiene Economía. Fue una decisión discrecional, como todas las de estos puestos.

El Gobierno en funciones tiró ayer de argumentario para defender que la designación de José Manuel Soria, dimitido como ministro de Industria por los papeles de Panamá, para un alto cargo en el Banco Mundial, fue un simple acto más de la función pública. Según esta versión, Soria, como técnico comercial del estado desde los años ochenta, cumplía todos los requisitos y una comisión técnica lo eligió. El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, afirmó que se trata de "un puesto de funcionario convocado para funcionarios" y que "no se ha tratado de una designación política o salida del Consejo de Ministros". El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insistió en la misma idea: "Soria ha participado en un concurso como todos los funcionarios".

La realidad es que la convocatoria no incluye como requisito ser funcionario, a pesar de lo cual no es pública. El documento, de tres páginas, comienza señalando las funciones del Banco Mundial y las del puesto de director ejecutivo. Explica que España comparte desde 1978 "una silla" en el Banco Mundial con México, Venezuela, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua. España, México y Venezuela se rotan los dos principales puestos cada dos años. A partir del 1 de noviembre, a España le corresponden los puestos de director ejecutivo y de asesor sénior.

Después detalla las funciones del puesto –representar a los países de la silla en el directorio del Banco Mundial, preparar reuniones...– y finalmente entra en los requisitos. "A los efectos de selección de los candidatos se valorará", entre otras cosas, "la condición de funcionario y su trayectoria profesional, incluyendo la naturaleza, nivel de los puestos y años de experiencia en la administración económica española". Que ser funcionario se valore pero no sea un requisito es relevante, porque desmonta el argumento del Gobierno. Es decir, ser alto funcionario como Soria se tiene en cuenta, pero eso no excluye que se pueda designar a un no funcionario ni que pueda haber candidatos de fuera de la Administración. En contra de lo que afirma el Gobierno, ni siquiera menciona el cuerpo de técnicos comerciales del Estado, al que pertenece Soria.

Lo que esconde el cargo de Soria: ni era para funcionarios ni fue publicitado

La convocatoria también valora los conocimientos de inglés, los de economía internacional y "la experiencia en el Grupo Banco Mundial o en otras instituciones financieras internacionales". No hay tabla de puntuación ni mención a los trienios. La convocatoria no fue hecha pública y circuló por correo entre técnicos comerciales del Estado. Es de finales de junio y daba hasta el 12 de julio para presentar las candidaturas. El plazo para presentar las candidaturas comenzaba el 29 de junio, tres días después de las pasadas elecciones generales. No es pública la lista de candidatos, aunque difícilmente alguien que no fuera técnico comercial del Estado pudo presentarse. Ni otros altos cuerpos de la Administración recibieron la convocatoria, según fuentes de la función pública.

Cuando a principios de junio La Sexta desveló que Soria aspiraba al Banco Mundial, Guindos lo desmintió. Entonces el exministro aún no había presentado su candidatura porque no se había abierto el plazo. Tenían que pasar aún las elecciones generales.

Margallo defiende que es "un puesto de funcionario convocado para funcionarios", pero la convocatoria le desmiente: no era imprescindible serlo

La comisión evaluadora que eligió a Soria con esos criterios abiertos está formada por altos cargos de Economía e Industria, ambos ministerios a cargo de Guindos. Está presidida por la Secretaría de Estado de Economía y participan la Secretaría de Estado de Comercio, la del Tesoro, la dirección general de Análisis Macroeconómico y Economía Internacional y la Dirección General de Política Económica.

A pesar de que todos son altos cargos del Gobierno y personas de confianza de Guindos, el Ejecutivo del PP insiste en desmarcarse del nombramiento. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró ayer que el Gobierno "no tuvo ni arte ni parte" en la designación.

La convocatoria se abrió el 29 de junio, tres días después de las pasadas elecciones generales

Una portavoz de Economía admitió anoche a este diario que el de Soria no es un puesto exclusivo para funcionarios y que no hubo publicidad. "La convocatoria de las vacantes se envía a la Asociación de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado y a la de Diplomados con meses de antelación, aunque está abierta a cualquier persona que se quiera presentar", afirmó por correo electrónico. Señaló que, "al tratarse de puestos de representación de España y de contenido económico, son plazas que en su práctica totalidad se han cubierto siempre por funcionarios que han desempeñado cargos relacionados con la materia y por el mismo procedimiento". 

El formato da en la práctica libertad al Gobierno para elegir a su candidato –algo lógico, al ser un puesto de representación de España en el exterior–. En un primer momento, Guindos afirmó que una vez selecionado Soria por la comisión ministerial habría "sido ilegal" negarle el puesto. Fuentes conocedoras de la Administración interpretan que Guindos quizá se refería al procedimiento que rige para los puestos de técnico comercial en las embajadas, una selección reglada, con convocatoria en el Boletín Oficial del Estado. Aun así, en esos casos, el Gobierno tiene "una amplia libertad para decidir" sobre puestos en el extranjero, por ser cargos de "confianza ministerial", según ha fallado la Audiencia Nacional. Es decir, que podría haber rechazado a Soria como ha hecho con otros altos funcionarios que ejercieron altos cargos con los gobiernos del PSOE. Pero es que no era ni una convocatoria reglada para técnicos comerciales.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
120 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios