TRAS TRES HORAS DE REUNIÓN

Bruselas salva a España de la multa, pero exige un ajuste de 15.000 millones

El ala dura de la Comisión Europea ha salido derrotado y ni España ni Portugal serán sancionados por incumplir en 2015 la senda de reducción de déficit pactada previamente

Foto: Ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos (Efe)
Ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos (Efe)

No habrá multa. El 'ala dura' de la Comisión Europea ha salido derrotado y ni España ni Portugal serán sancionados por incumplir en 2015 la senda de reducción de déficit pactada previamente con Bruselas. La Comisión "por consenso", y no por unanimidad, ha optado por evitar la sanción, que hubiera supuesto, de haberse aplicado la cuantía máxima, un desembolso de algo más de 2.000 millones de euros (un 0,2% del PIB).

A cambio, la Comisión Europea ha aprobado una nueva senda de reducción del déficit que supone un duro ajuste en 2017, toda vez que España deberá pasar de tener un déficit equivalente al 4,6% del PIB en 2016  al 3,1%. Es decir, supone un ajuste, entre ingresos y gastos, equivalente a 15.000 millones de euros. Para 2018 el déficit previsto es el 2,2% del PIB, ya fuera del Protocolo de Déficit Excesivo.

La normativa comunitaria prevé que se pueda cancelar la multa cuando “circunstancias excepcionales” del país así lo aconsejen, y así se hará saber en los próximos días al Consejo de Ministros de Economía y Finanzas. Queda en el aire la posibilidad de suspender la entrega de fondos estructurales, una vez que se acuerde con el parlamento europeo.

España y Portugal han hecho esfuerzos sustanciales pero la tasa de paro todavía es muy alta y muchas personas no sienten la recuperación

La Comisión Europea, según el comisario Valdis Dombrovskis, considera que España y Portugal han hecho esfuerzos sustanciales con reformas estructurales ambiciosas. Pero todavía la tasa de paro es muy alta y “muchas personas no sienten la recuperación”. Es decir, se tiene en cuenta el pasado reciente a la hora de la cancelación de la multa.

Según Moscovici, el Consejo “ha respetado plenamente las reglas”. Había tres opciones: una multa de 2.000 millones de euros; rebajar la multa en función del pasado o anular las multas. Y esta última opción es la que se ha tomado. “La Comisión Europea ha demostrado hoy su credibilidad técnica y su rigor.”, ha dicho Moscovici.

En su opinión, la “sanción política” se ha visto materializada, pero no se pueden ignorar los que ha sucedido entre 2013 y 2015. El Gobierno en funciones ha asumido ante Bruselas compromisos en el Impuestos de Sociedades (6.000 millones) y éstos son “sólidos”.

Las sanciones, incluso las simbólicas, no hubieran podido corregir el pasado, ha dicho Moscovici, que ha dado dos años para cumplir los nuevos objetivos de déficit, en lugar de un año como se había barajado inicialmente. Y es que para Moscovici “un enfoque punitivo no es el mejor en unos momentos en los que muchos ciudadanos dudan de Europa”.

Ahora compete al Consejo pronunciarse en diez días. Lo importante es el futuro, según Moscovici. Esto quiere decir que si el proyecto de presupuestos no se ajusta a las reglas, se podría congelar los fondos estructurales. La nueva trayectoria es rigurosas y exigente, según Moscovici.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios