reunión del bce

Draghi imprime 1,4 billones más y baja los tipos al 0% para luchar contra la deflación

¡A por todas! El BCE se ha lanzado a pecho descubierto y ha anunciado un recorte de los tipos, el reforzamiento del QE y más rondas de financiación bancaria a largo plazo
Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)

Sorpresa mayúscula desde Fráncfort. El Banco Central Europeo (BCE) ha ido a por todas y ha decidido no esperar hasta las 14:30 para anunciar, de una tacada e inesperadamente, todas sus medidas. Y han sido muchas, porque ha actuado en tres frentes distintos y con una contundencia que revela los temores que alberga la institución acerca de la marcha de los precios y de la economía. 

La entidad presidida por Mario Draghi ha potenciado su programa de expansión cuantitativa (QE) con 20.000 millones de euros adicionales mensuales, hasta los 80.000 millones al mes, a partir de abril. Como el QE estará vigente al menos hasta marzo de 2017, esta decisión implica un estímulo añadido de 240.000 millones sobre lo que ya estaba previsto. De este modo, el QE, dotado inicialmente con una munición total de 1,14 billones de euros, crece ahora hasta alcanzar una dimensión de 1,74 billones de euros

Además, la entidad ha reforzado su programa de compras de deuda en el mercado con dos medidas adicionales. Por un lado, incorporará bonos corporativos con grado de inversión al abanico de activos que comprará. En este sentido, el BCE ha detallado que la compra de estos títulos "empezará a finales del segundo trimestre de este año". Por otro, elevará del 33% al 50% el límite de la deuda en circulación que puede comprar de las agencias gubernamentales o instituciones multilaterales de financiación. Además, el peso de estos títulos dentro del programa de compras de deuda pública (PSPP) se reduce del 12% al 10%. Es decir, el BCE pasará de comprar 6.000 millones a 5.000 millones al mes en deuda de este tipo de organizaciones. 

Dotado inicialmente con 1,14 billones de euros, el QE ha sido potenciado ya hasta los 1,74 billones, al alargar su vigencia y los volúmenes mensuales

El BCE también ha seguido estrujando los tipos de interés. Se esperaba que redujera aún más los tipos de depósito. Y así ha ocurrido, porque los ha recortado del -0,30 al -0,40%. Pero es que también ha recortado los oficiales, que han pasado del 0,05% al 0%. "Los tipos seguirán bajos, muy bajos, durante un largo periodo de tiempo", ha asegurado Draghi para remachar sus actos. Eso sí, ha matizado que "no encuentra necesidad de bajar más los tipos desde la perspectiva actual". 

Un incentivo nuevo para el crédito

Y aún se ha adentrado en un tercer frente: el de la liquidez. La institución ha anunciado la 'versión 2.0' de su progama de financiación bancaria condicionada a largo plazo (TLTRO II). En concreto, ha convocado cuatro operaciones mediante las que prestará dinero a los bancos por un plazo de cuatro años. Además, y con la intención de no penalizar tanto a los bancos con los tipos de la facilidad de depósito en negativo, ha precisado que el interés del TLTRO II estará referenciado no solo a los tipos oficiales, como ocurría con el TLTRO I, sino también a los tipos de depósito en el caso de aquellas entidades más generosas con el crédito al sector privado. 

En concreto, el BCE podrá facilitar el 30% de los préstamos a las empresas y los hogares -excluyendo las hipotecas- que los bancos tuvieran con fecha 31 de enero de 2016, menos el dinero que los bancos aún mantengan de las dos operaciones del TLTRO I que el BCE realizó en 2014. En total, estas premisas suponen que, con el TLTRO II, el BCE podría inyectar una suma de unos 1,2 billones de euros

Draghi imprime 1,4 billones más y baja los tipos al 0% para luchar contra la deflación

Sobre esta base, Draghi está dispuesto a premiar a aquellas entidades que concedan más crédito nuevo entre febrero de 2016 y enero de 2018. Las que lo hagan tanto como para elevar su proporción de préstamos elegibles -el 30% de la cartera del 31 de enero- en un 2,5% en dos años, verán cómo el BCE, en vez de aplicarles el interés oficial, les cargará el de depósito. O lo que es lo mismo, como el de depósito está en negativo, les pagará por ello.  

"Esta novedad [que los bancos cobren del BCE por pedirle dinero en lugar de pagárselo] es muy importante, no solo desde el punto de vista del aumento de rentabilidad, sino también porque les asegura la disponibilidad de financiación abundante y, como mínimo, gratuita, para los próximos cuatro años, de tal forma que no tengan ningún problema de liquidez ante los futuros vencimientos de bonos", valora Josep Prats, gestor del fondo Abante European Quality. "El anuncio de un TLTRO adicional es una gran sorpresa y muestra la importancia que tiene restaurar el canal del crédito para el BCE", sostiene Philippe Waechter, economista jefe de Natixis Asset Management. 

Previsiones a la baja

Con este despliegue, el BCE trata de poner más dinero en circulación e incentivar el crédito con la misión de sostener la economía y, sobre todo, evitar la deflación. Y las nuevas previsiones que la entidad ha anunciado este jueves concuerdan con las medidas que ha lanzado, puesto que la entidad pronostica menos crecimiento y menos inflación. "Los riesgos sobre las perspectivas de crecimiento de la eurozona permanenen inclinados a la baja", ha reconocido Draghi, que ha vinculado esas amenazas "al incremento de las incertidumbres en la economía global, así como a mayores riesgos geopolíticos". 

Hace tres meses, el BCE contemplaba un crecimiento del 1,7% para 2016 y del 1,9% para 2017. Ahora ha recortado ambas previsiones hasta el 1,4% y el 1,7%, respectivamente. Para 2018, pronostica un crecimiento del 1,8%. 

Con respecto a los precios, que el BCE calcula que seguirán en terreno negativo "durante los próximos meses" tras haber descendido al -0,2% en febrero, el tijeretazo en sus cálculos es más notable. La entidad prevé que este año la inflación de la eurozona arrojará una media del 0,1%, frente al 1% ofrecido en diciembre. Para 2017, anticipa una inflación del 1,3%, frente al 1,6% anterior, y para 2018 la sitúa en el 1,6%.

La hora de las reformas estructurales

Tras estirar aún más sus medidas y revisar a la baja sus previsiones, Draghi ha reclamado una vez más la ayuda de las autoridades políticas. "Para recoger todos los beneficios de nuestras medidas de política monetaria, otras políticas deben contribuir decisivamente", ha afirmado. 

"La continuidad de la recuperación cíclica debería estar apoyada por políticas estructurales efectivas", ha demandado. Y ha añadido: "La rápida y efectiva implementación de reformas estructurales, en un entorno de política monetaria acomodativa, no solo liderarará un mayor crecimiento en la eurozona, sino que también hará a la región más resistente ante los 'shocks' globales". 

Aunque Draghi viene pidiendo estas medidas desde que accedió a la presidencia en noviembre de 2011, sus palabras adquieren ahora otro significado por un detalle clave: está apurando al máximo su capacidad de maniobra. "Si bien Mario Draghi no lo reconocerá públicamente, el BCE tendría que ser consciente de que está llegando al límite efectivo de lo que puede hacer para respaldar la economía. También es necesaria la aplicación de reformas estructurales y medidas presupuestarias", matiza Stefan Isaacs, director adjunto de renta fija de M&G Investments. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Mike Tyson vs Trevor Berbick (1986) full fight Hight Quality
Pelea entre ultras de la Juventus y Biris Norte @Foro_MDM1
Trump: EEUU saldrá del TPP

ºC

ºC