el año cierra con 41.469 millones en divisas

Las reservas de divisas marcan récord por la caída del crudo y engordan 5.000 millones

El volumen de reservas de divisas ha acabado el año 2014 en 41.469 millones de euros. Se trata del mayor nivel de los últimos 16 años, desde la creación del euro.

Foto: Plataforma petrolífera en el Mar del Norte. (Reuters)
Plataforma petrolífera en el Mar del Norte. (Reuters)

El ajuste al que ha sido sometida la economía española en los últimos años –producto de la crisis– ha logrado enderezar la balanza de pagos. En particular, el volumen de reservas de divisas. Hasta el punto de que, al acabar el año 2014, las reservas en poder del Banco de España han alcanzado los 41.469 millones de euros.

Se trata del nivel más alto desde que España entró a formar parte del euro (1999), y supone que en la última década prácticamente se han triplicado. Fundamentalmente, desde que estalló la crisis. En 2007, al comenzar el ajuste, las reservas de divisas apenas representaban 12.946 millones. Por lo tanto, ni siquiera la tercera parte.

En aquel momento, en plena efervescencia económica, salían más divisas de las que entraban para financiar la economía, lo que explica el brusco descenso.

El crecimiento actual tiene que ver, sobre todo, con el saldo entre entrada y salida de divisas convertibles (distintas del euro), toda vez que el valor de las reservas de oro –que son el segundo epígrafe en volumen– permanece prácticamente estancado en los 8.500 millones de euros, en coherencia con su precio en los mercados internacionales. El oro –del que España se deshizo en buena medida en 2005– cotiza en el entorno de los 1.240 dólares la onza.

 

Las otras dos rúbricas que reflejan la variación de las reservas de divisas –la posición de España en el FMI y los derechos especiales de giro (la moneda que utiliza el Fondo Monetario)– no han sufrido oscilaciones relevantes.

Las reservas de divisas alcanzaron un máximo de 64.355 millones de euros en febrero de 1998, es decir, en el momento del nacimiento del euro. Desde entonces no han dejado de caer hasta el punto máximo del anterior periodo de expansión económica. Las reservas no son otra cosa que el resultado de las operaciones monetarias efectuadas entre residentes y no residentes fuera del euro.

Esta aceleración, sin embargo, ha cobrado velocidad en la segunda parte del año pasado. Fundamentalmente, debido al desplome de los precios del petróleo, que ha provocado una enorme transferencia de rentas de los países productores  a los consumidores. España importa prácticamente el cien por cien del crudo que consume, y para ello echa mano de sus reservas de divisas, principalmente dólares.

El derrumbe del petróleo

Si en septiembre de 2014 el volumen de divisas convertibles subía a 22.322 millones de euros, al acabar el año pasado ascendía ya a 27.077 millones. Eso quiere decir que el derrumbe del petróleo ha ahorrado casi 5.000 millones de euros en divisas que, en lugar de salir de España, han permanecido en el país para financiar la actividad económica.

 

Según la metodología con la que se elabora la balanza de pagos, las reservas se definen como los activos líquidos en moneda extranjera que los bancos centrales nacionales –en este caso el Banco de España– mantienen frente a residentes de países distintos de la zona euro. No incluyen, por tanto, ningún tipo de activos en euros ni los activos en moneda extranjera que se mantengan frente a residentes de países de la unión monetaria.

Esta recomposición de las reservas de divisas no ha sido suficiente, sin embargo, para que España tenga saneado su sector exterior. De hecho, el volumen de reservas es sustancialmente inferior al que ostentan los grandes países europeos debido a sus superávits en términos de balanza de pagos.

Francia o Italia, por ejemplo, tienen el triple de divisas que España (alrededor de 113.000 millones), mientras que un país sensiblemente más pequeño como es Holanda, volcado en las exportaciones, cuenta con casi 35.000 millones de euros. Es decir, muy cerca de España. Alemania es, con diferencia, el país de la UE con mayor volumen de reservas gracias a su saneado sector exterior: nada menos que 155.424 millones de euros. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios