Se INDIVIDUALIZAN LAS RELACIONES LABORALES

Los autónomos se ‘comen’ a los asalariados: el 21% trabaja ya por cuenta propia

Algo está cambiando. Los trabajadores por cuenta propia (autónomos, empleadores o empresarios sin asalariados) continúan ganando peso en las relaciones laborales
Foto: Los autónomos se ‘comen’ a los asalariados: el 21% trabaja ya por cuenta propia

Algo está cambiando en el mercado de trabajo. Y no sólo en relación a la coyuntura. Los últimos datos oficiales muestran que los trabajadores por cuenta propia (autónomos, empleadores o empresarios sin asalariados) continúan ganando peso en las relaciones laborales. Hasta el extremo de que ya casi uno de cada cinco ocupados (el 18,7%) se rige por sus propias condiciones de trabajo. Es decir, cada vez más lejos del 16,2% que se registraba al comienzo de la crisis.

Si eliminan los trabajadores del sector público (2,9 millones) el resultado es todavía más elocuente. El 21,1% de los ocupados en el sector privado de la economía lo son por cuenta propia en cualquiera de sus modalidades.

La causa de este empuje tiene que ver, en parte, con la estrategia laboral del Ministerio de Empleo, que ha impulsado el autoempleo a través deducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social (la tarifa plana de 50 euros), pero también con la crisis, que ha hecho que un número indeterminado de trabajadores se hayan tenido que convertir ‘a la fuerza’ en autónomos para conservar su empleo, aunque ello suponga tener que pagar su propia Seguridad Social, un fenómeno que se conoce como ‘falsos autónomos’.

En total, más de 291.000 trabajadores se benefician ya de la tarifa plana, lo que supone un estímulo para cambiar la cultura de muchas empresas individualizando las relaciones laborales (los autónomos están fuera de la negociación colectiva).

Otro dato muestra con nitidez los cambios que se están produciendo en el mercado de trabajo. Según la EPA, nada menos que 2,04 millones de los 3,06 millones de trabajadores por cuenta propia son lo que el Instituto Nacional de Estadística (INE) denomina "empresarios sin asalariados o trabajador independiente". Es decir, dos de cada tres empleadores no tienen a quien emplear más que a sí mismos. Y la tendencia es creciente. Hoy existen 159.000 empresarios sin asalariados más de los que había en el primer trimestre de 2011. Empleadores en el sentido estricto del término apenas hay 905.300 autónomos.

Un informe de CCOO advertía hace algún tiempo de que se están produciendo profundos cambios en el modelo de gestión empresarial. “Se cambia –decía el sindicato– la relación laboral por el contrato mercantil, sustituyendo a trabajadores asalariados por falsos autónomos”. Y los datos corroboran esa impresión.

Desde el año 2007 –al comienzo de la crisis–, la Seguridad Social ha perdido un 13,4% de cotizantes en medias anuales, pero entre los autónomos el descenso ha sido del 7,6%.

Por lo tanto, casi la mitad, lo que da idea del cambio que se está produciendo en las relaciones laborales, con una caída pronunciada de la llamada tasa de asalarización de la economía  (la relación entre los trabajadores por cuenta ajena y la ocupación).

Derechos adquiridos

Existe, además, otro fenómeno vinculado a la crisis y que tiene que ver con la ‘compra’ de pensiones. Un número de personas difícil de precisar paga su correspondiente cotización de autónomos, pero en realidad se trata de trabajadores desempleados que no quieren perder sus derechos adquiridos.

Una simple comparación lo revela. La EPA del tercer trimestre estima, en concreto, la existencia de 3,085 millones de trabajadores por cuenta propia; sin embargo, la Seguridad Social revela que existen 3,114 millones de cotizantes como trabajadores autónomos. Es decir, hay una diferencia de 29.000 personas que cotizan pero que no están dadas de alta como ocupados en la EPA. Esta cifra hay que matizarla por los errores estadísticos, pero en cualquier caso esconde el fenómeno de la compra de pensiones.

La existencia de ‘falsos’ autónomos es especialmente relevante en algunos sectores productivos. Mientras que el número de cotizantes por cuenta propia crece, como media, un 2,6%, en el caso de la educación aumenta a ritmos del 10%. O el 7,7% en la información y las comunicaciones o el 8,5% en actividades sanitarias, donde las empresas contratan sin soportar directamente los costes de la Seguridad Social.

Esta tendencia se manifiesta con especial intensidad en el caso de los trabajadores nacionales, toda vez que entre los extranjeros apenas el 15,2% cotiza por cuenta ajena. En este caso, puede haber un efecto composición, ya que los inmigrantes suelen ocupar empleos de menor cualificación, mientras que los autóctonos ocupan por regla general empleos de mayores retribuciones. Y las empresas tienen mayores incentivos para expulsarlos de las relaciones laborales convencionales.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

Fifth Harmony - Work from Home ft. Ty Dolla $ign
Hasta el Amanecer - Nicky Jam | Video Oficial
Alvaro Soler - Sofia

ºC

ºC