TRAS LA OFERTA, LOS TIPOS ALCANZAN EL 35%

Su primer crédito, sin intereses: el último cebo de los prestamistas para cazar nuevos clientes

Préstamos sin intereses. El reclamo no puede ser más agresivo. Multitud de empresas especializadas en la comercialización de microcréditos han dado una nueva vuelta de tuerca

Foto: Su primer crédito, sin intereses: el último cebo de los prestamistas para cazar nuevos clientes
Su primer crédito, sin intereses: el último cebo de los prestamistas para cazar nuevos clientes
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Préstamos sin intereses. El reclamo no puede ser más agresivo. Multitud de empresas especializadas en la comercialización de microcréditos han dado una nueva vuelta de tuerca a su negocio borrando de un plumazo los intereses de sus créditos… o más bien del primero que solicita el cliente. En concreto, se puede solicitar un préstamo que en ningún caso excede de los 600 euros, a cambio de devolverlo en un tiempo preestablecido, que suele oscilar entre los 14 y los 30 días. Un reclamo en un negocio tras el que suelen esconderse intereses que, en algunos casos, superan el 35%.

    Apenas son 300 o 600 euros. Los microcréditos son un producto que poco a poco va echando raíces en España. No es así en otros lugares de Europa como Francia, Reino Unido o los países nórdicos donde son conocidos habituales para la gran mayoría de los ciudadanos. Sus características son ofrecer dinero en tiempo récord (apenas 10 minutos pueden bastar para acometer la concesión del crédito) y sin dar demasiadas explicaciones. A cambio, el peaje a pagar son intereses que no bajan del 20% TAE con unas exigentes comisiones de prórroga.

    Esta alternativa se ha convertido en el gran balón de oxígeno para aquellas familias a las que los bancos les han cerrado la puerta y que se encuentran con el agua al cuello. Ganar tiempo a cambio de asumir condiciones cuanto menos exigentes y de recurrir a unos agentes que, en ningún caso, están regulados por el Banco de España. En este escenario, las compañías han contraatacado al ofrecer el primer crédito solicitado sin interés alguno. En concreto, firmas como Crédito Más, Sol Crédito, Trust Buddy y Vivus han lanzado a lo largo del último mes estas campañas.

    El objetivo es claro: “preferimos asumir operaciones con un riesgo alto con tal de que se nos pueda conocer”, apuntan desde Crédito Más. Para estos prestamistas “el mercado en España está muy poco maduro, por lo que estamos buscando un cliente recurrente, que quede satisfecho con nuestros servicios y acabe repitiendo. Poca gente es consciente de que un sábado a las cuatro de la tarde puede pedir un crédito con nosotros”.

    Desde otra de estas compañías, que insiste en no ser identificada en estas líneas, confiesan sin pudor alguno que el negocio está en que los clientes suscriban nuevos créditos y también que paguen las comisiones fijas de prórroga de éstos. Esas tasas, que son diferentes en función del prestamista, varían de los 40 a 70 euros para prórrogas de una semana, de los 80 a 100 euros para dos semanas y pueden alcanzar los 200 euros si la ampliación se hace a un mes vista.

    Sirva de ejemplo un caso real, sin promoción alguna de por medio, en el que el cliente solicite 600 euros a devolver en un plazo de 30 días. El interés por la cuantía dispuesta asciende a 150 euros. En el caso en el que se quiera demorar un mes la amortización se aplicarán otros 180 euros. En total, 930 euros, un 55% más del importe solicitado inicialmente.

    Los cuatro paladines del crédito gratis

    Desde hace apenas un mes las ofertas del primer préstamo gratis están sonando con fuerza. Por el momento son cuatro las firmas que están ofreciendo esta opción a sus clientes. En el caso de Crédito Más ofrece de forma gratuita los primeros 400 euros siempre y cuando se devuelvan en un plazo inferior a 30 días. En el caso de Sol Crédito, amplía la cuantía hasta 600 euros a devolver en un mes y en el de Vivus se sitúa en 300 euros también al mismo plazo.

    Caso distinto es el de Trust Buddy. La compañía sueca es una plataforma que da servicio a una red de prestamistas y prestatarios. Cualquier persona puede ofrecer dinero y diversificarlo entre los distintos solicitantes. Por ejemplo, si un particular presta mil euros, el dinero se diversificaría en diez créditos de cien euros entre varios clientes que necesiten crédito. El prestamista recibirá parte de los intereses y Trust Buddy una comisión de servicio. Según las reglas de esta compañía, siempre que los préstamos de hasta 600 euros se devuelvan antes de 14 días estarán exentos de intereses.

    En la mayoría de los casos un simple SMS basta para iniciar la tramitación de estos créditos. En él se solicita que el cliente incluya la cuantía que solicita, el plazo de devolución, su documento de identidad, fecha de nacimiento, dirección postal, número de cuenta bancaria y dirección de correo electrónico. Entre los requisitos que se exigen está tener más de 21 años y no mantener pagos pendientes con terceros.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios