EL INFORME "CONSTRUIR CONFIANZA" DENUNCIA LA FALTA DE TRANSPARENCIA

Las fundaciones familiares de Pascual, Puig y Hortensia Herrero, las más opacas de España

“Mientras las fundaciones no sean capaces de explicar su misión, cómo se financian, quién gestiona sus recursos y qué resultados consiguen, la confianza de la sociedad

Foto: Las fundaciones familiares de Pascual, Puig y Hortensia Herrero, las más opacas de España
Las fundaciones familiares de Pascual, Puig y Hortensia Herrero, las más opacas de España
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    “Mientras las fundaciones no sean capaces de explicar su misión, cómo se financian, quién gestiona sus recursos y qué resultados consiguen, la confianza de la sociedad en ellas será una obra inacabada”. Es la conclusión del informe "Construir Confianza 2012", que trata de impulsar la transparencia de las fundaciones españolas.

    El director de la Fundación Compromiso y Transparencia y autor del estudio, Javier Martín Cavanna, señala que “en ocasiones, da la impresión de que basta la mera declaración de un fin social para justificar la existencia de las fundaciones, pero lo que las justifica son los resultados”. Sin embargo, muy pocas intentan siquiera evaluar su impacto.

    En la lista de 25 fundaciones familiares analizadas aparecen algunos de los empresarios más conocidos del país, si bien unos salen más favorecidos que otros. A la cola del ranking y destacando por su falta de información pública se sitúan las de Tomás Pascual (hijo del fundador del grupo lácteo), Hortensia Herrero (esposa de Juan Roig y vicepresidenta de Mercadona) y la familia Puig, dedicada al sector cosmético. Ninguna de las tres tiene siquiera página web propia. 

    En el otro extremo, brillan por su transparencia la Fundación Luca de Tena, dedicada a la atención de familias de periodistas, y la que lleva el nombre del fundador del grupo Ferrovial, Rafael del Pino. A efectos del informe se considera fundación familiar aquella en la que la familia del fundador juega un papel importante en el patronato o como uno de los donantes principales.  

    Sólo dos de las fundaciones familiares estudiadas (Luca de Tena y Barceló) publican toda su información económica, mientras que ninguna cuenta un código de buen gobierno. Apenas un tercio publican sus estados financieros y sólo un 8% la memoria de cuentas.

    Patronos sin ningún perfil profesional

    Especialmente destacable es el hecho de que la información sobre el perfil curricular de los patronos está prácticamente ausente, poniendo de manifiesto “una importante falta de cultura de la rendición de cuentas”.

    Únicamente un 52% de las fundaciones proporciona información sobre el principal ejecutivo de la organización, y tan sólo un 36% sobre el resto de los directivos, pero la situación empeora aún más en lo que se refiere a los patronos. El 72% informa sobre los nombres y los apellidos de los miembros del patronato, pero sólo un 4% ofrece información adicional sobre su perfil.

    Esta falta de datos parece obedecer al hecho de que la mayoría de los patronos no son elegidos por sus capacidades profesionales y de gobierno, sino que han sido designados exclusivamente por razón de vínculos familiares.

    El informe evidencia las diferencias con fundaciones familiares de países donde el gobierno corporativo está mucho más avanzado, como Estados Unidos. Una breve comparación de la información que proporcionan con la que se puede encontrar en las webs de la Fundación Bill Gates, The Annie E. Casey Foundation o The Wallace Foundation refleja el retraso español en esta materia, un ejemplo más de las prácticas que han llevado a nuestro país a la cola del índice de confianza en las instituciones.

    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC