LOS EXCEDENTES Y LOS IMPUESTOS SE COMEN LA MODERACIÓN SALARIAL

¿Quién tiene la culpa de la inflación? El BCE apunta a los gobiernos y las empresas

Lo que en la calle es una evidencia -la convergencia del coste de la vida entre España y la UE-, en el mundo erudito es ya
Foto: ¿Quién tiene la culpa de la inflación? El BCE apunta a los gobiernos y las empresas
¿Quién tiene la culpa de la inflación? El BCE apunta a los gobiernos y las empresas

Lo que en la calle es una evidencia -la convergencia del coste de la vida entre España y la UE-, en el mundo erudito es ya una constatación empírica. El Banco Central Europeo (BCE) acaba de publicar un estudio en el que concluye que España, Grecia y Portugal son los países en los que la convergencia en el nivel de precios ha sido mayor desde el nacimiento de la moneda única.

¿Qué quiere decir esto? Pues que desde la irrupción del euro, los tres países periféricos han sufrido fuertes presiones inflacionistas. En unos casos, por problemas económicos internos debido a problemas de competitividad; pero en otros, por el propio diseño del euro, que ha acelerado la convergencia en precios. En palabras del BCE, los países cuyo nivel de precios era “relativamente bajo” han registrado tasas de inflación relativamente “más altas”, como es el caso, por ejemplo, de Grecia, España y Portugal. Muy al contrario, Luxemburgo e Irlanda son los dos únicos países en los que el nacimiento del euro provocó un descenso de sus precios internos.

El aumento de la inflación en los países periféricos tiene mucho que ver con su diferente posición cíclica -el PIB subió más porque el euro trajo consigo una caída de los tipos de interés sin precedentes-, aunque también por un hecho incuestionable. Tanto los beneficios empresariales como los costes laborales crecieron en los periféricos mucho más que en los países centrales del euro.

Los banqueros de Fráncfort  lo achacan a que, en los países con precios más altos, se aprobaron reformas estructurales de los mercados de trabajo y de productos. En concreto, cita los casos de Alemania, Holanda y Austria, mientras que reformas relativamente “más tímidas” explican la existencia de niveles de inflación más elevados en Grecia, España y Portugal. En su opinión, “las rigideces en los salarios reales pueden haber contribuido a la persistencia de los diferenciales de inflación en Bélgica, España y Luxemburgo debido a las cláusulas de indiciación salarial”.

Existe, sin embargo, otra variable que a menudo se obvia, pero que tiene una importante influencia sobre la inflación. Son los  llamados ‘precios administrados’, es decir, los que dependen de los gobiernos a través de los impuestos o las tarifas reguladas. Y en ese caso, vuelven a destacar los países periféricos debido a que son, precisamente, los que han tenido que subir más los impuestos para ajustar sus desequilibrios fiscales. En concreto, dice el BCE, este aumento de la presión fiscal afectó considerablemente en los últimos años a Grecia, España y Portugal y, en menor medida, a Italia y Finlandia.

Nóminas para pagar impuestos

¿Cómo han compensado esos países la pérdida de competitividad derivada del alza de la inflación? Pues ni más ni menos que reduciendo sus costes laborales. En palabras del BCE, “en contraposición con las medidas públicas [subida de impuestos]”, la evolución relativa de los costes laborales unitarios nominales ha sido “un factor clave en el reequilibrio de los diferenciales de inflación, al tratar los países de mejorar la competitividad”. Quiere decir esto que se han producido unas trasferencia de las nóminas hacia el sector público para recuperar la competitividad perdida vía inflación. O lo que es lo mismo, la moderación salarial se la ha comido el alza de impuestos, en particular los indirectos.

En el caso español, este fenómeno es palmario. Mientras que los costes laborales en la zona del euro han aumentado un 1,9% anual entre 2008 y 2012 -los años de la crisis-, en España han caído en picado, básicamente por los avances en productividad, ya que el ajuste se ha hecho vía destrucción de empleo. Han descendido, en concreto, un 1,9%, lo que explica una desviación positiva respecto de la media. En ningún otro país de la eurozona ha ocurrido algo similar. No es casualidad que hayan sido Irlanda, Grecia y Portugal -junto con España- los países en los que los costes laborales hayan crecido por encima de la media, siendo Italia el país en el que más se han incrementado pese a la crisis, 2,5% por encima de la media.

¿Y si los costes laborales no han subido, por qué aumenta la inflación? El estudio de BCE pone el foco no sólo en decisiones del Gobierno, sino también en los beneficios empresariales. Según sus datos, entre 2008 y 2012 el excedente bruto de explotación creció en media anual un 0,1%, mientras que, en España, por el contrario, el aumento se situó 1,3 puntos por encima de la media europea. Sólo en Grecia se ha producido un avance de los resultados empresariales tan pronunciado, 1,7 puntos por encima de la media.

La conclusión que saca el BCE es que “el reequilibrio de los diferenciales de inflación” requiere que los progresos logrados -mediante la contención salarial- “no queden absorbidos por un aumento de los márgenes de beneficios”.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

El Nacimiento De Una Nación (2017) Tráiler Oficial Subtitulado
Honey Boo Boo Child Visits The Redneck Olympics
The Affair Season 3 (2016) | Official Trailer | Ruth Wilson & Dominic West SHOWTIME Series

ºC

ºC