JOSEP PIQUÉ, EN LA PISTA DE DESPEGUE DE IBERIA

Iberia anuncia un recorte de 4.500 empleos, casi un cuarto de la plantilla

Los problemas no terminan para Iberia. International Airlines Group (IAG) ha anunciado hoy un plan de reestructuración "para salvar Iberia" que incluye un recorte de

Foto: Iberia anuncia un recorte de 4.500 empleos, casi un cuarto de la plantilla
Iberia anuncia un recorte de 4.500 empleos, casi un cuarto de la plantilla

Los problemas no terminan para Iberia. International Airlines Group (IAG) ha anunciado hoy un plan de reestructuración "para salvar Iberia" que incluye un recorte de plantilla en 4.500 personas -como ya anunció El Confidencial-, una reducción de la capacidad en un 15% y la suspensión de rutas y frecuencias no rentables, con el objetivo de mejorar los resultados en al menos 600 millones de euros para 2015 y conseguir que la compañía vuelva a lograr beneficios, según anunció el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El plan de transformación de Iberia incluye cambios estructurales permanentes en todas las áreas de negocio de la compañía, con el objetivo de que deje de tener pérdidas y recupere la senda de los beneficios. Según la compañía el recorte de plantilla en 4.500 personas servirá para salvar alrededor de 15.500 puestos de trabajo. "Esta reducción está en línea con los recortes de capacidad y el aumento de productividad en la aerolínea", asegura la compañía. 

Los cambios y ajustes en IAG durante los últimos días ha sido constantes. La compra de Vueling por IAG, último movimiento, convierte a Josep Piqué en firme candidato a la presidencia de Iberia. Antonio Vázquez, actual presidente de IAG y de Iberia, dejará de compatibilizar ambos cargos asumiendo la titularidad de la compañía matriz, cuyo primer ejecutivo es Willie Walsh. Estos cambios en la estructura de la alta dirección serán el colofón del plan de reestructuración de Iberia.

Tal y como estaba previsto, IAG hizo oficial ayer las condiciones de la oferta pública sobre Vueling, una operación en la que la multinacional surgida de la fusión entre Iberia y British Airways ha sido asesorada por Morgan Stanley y Uría Menéndez. IAG ha contratado también los servicios de Price Waterhouse como valorador independiente de una OPA de exclusión que se va a traducir en un precio de 7 euros por acción, con una prima del 27,97% sobre la cotización al cierre del pasado miércoles.

La propuesta, que será materializada en los primeros meses de 2013, se dirige al 100% de las acciones de Vueling, un total de 29,9 millones de títulos, y con el objetivo de alcanzar un mínimo de adhesiones del 90%. No obstante, en la práctica, la operación afecta a 16,2 millones de títulos, ya que los otros 13,7 millones de acciones corresponden a la participación que la propia Iberia tiene en la aerolínea desde que Vueling se fusionó con Clickair. En definitiva, la OPA está orientada sobre un 54,15% de las acciones porque el restante 45,85% está ya bajo control indirecto de IAG.

La  compra de las acciones será pagada en efectivo y supondrá una inversión de 113,4 millones de euros que IAG atenderá con financiación interna del propio grupo. El aval exigido por la ley de OPAs será aportado por el Banco Santander, según fuentes conocedoras de la operación. La multinacional ha asegurado en su información pública la intención de “mantener la gestión de Vueling como sociedad operadora independiente con un modelo de negocio distinto al del resto de negocios del grupo”.

IAG considera que la compañía del Prat de Llobregat reforzará la diversificación geográfica de la entidad surgida tras la fusión de British Airways e Iberia, “alcanzado así una posición de liderazgo en Barcelona y de crecimiento en el resto de Europa”. Vueling pasa a convertirse en la piedra de toque del plan estratégico de Iberia que hoy dará a conocer la compañía coincidiendo con el “Investor Day” de IAG.

Hace ya unos meses que el consejero delegado de la empresa española, Rafael Sánchez Lozano, anticipó la urgencia de redimensionar la aerolínea, adaptando su estructura productiva y sus costes laborales a las necesidades de un mercado cada vez más competitivo. La empresa española registrará este año pérdidas de 300 millones de euros que van a devorar los resultados de la casa matriz británica. En estas condiciones la anulación del controvertido laudo de Iberia Express que tuvo lugar el lunes ha supuesto un cierto balón de oxígeno que IAG quiere aprovechar para dar un golpe de timón en todo el grupo, reorientar el negocio low cost y reducir los gastos en las rutas del corto y medio radio. Este es el marco de actuación que presentará Willie Walsh y que ha servido para decidir la compra de Vueling y el recorte con alfanje en el seno de Iberia. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC