LA APERTURA DEL MERCADO ESTA SEMANA ALIVIA LA SITUACIÓN

España vive su peor crisis de crédito desde 2008 por la falta de liquidez de la banca

"El crédito es como el sistema circulatorio del cuerpo humano; usted puede estar muy bien, pero si no fluye la sangre, es un problema", dijo Mariano
Foto: España vive su peor crisis de crédito desde 2008 por la falta de liquidez de la banca
España vive su peor crisis de crédito desde 2008 por la falta de liquidez de la banca
"El crédito es como el sistema circulatorio del cuerpo humano; usted puede estar muy bien, pero si no fluye la sangre, es un problema", dijo Mariano Rajoy en la entrevista del lunes pasado en TVE. Pues este problema ha alcanzado en España cotas no vistas desde 2008, puesto que la falta de liquidez de la banca ha reducido el crédito a su mínima expresión en las últimas semanas, según fuentes de varias entidades. Es lo que se conoce técnicamente como credit crunch, aunque se ha aliviado con el anuncio de compra de deuda española por el BCE, que ha reabierto el mercado de emisiones.

Hasta ahora, el cierre del grifo del crédito obedecía a los problemas individuales de las entidades financieras más débiles, a la falta de demanda "solvente" o a la elevación de los criterios de riesgo. Pero ahora es diferente: "Es la primera vez desde la crisis de Lehman que el sistema en su conjunto renuncia a dar crédito por falta de liquidez", señala un alto directivo de una de las entidades consultadas. En otra añaden que "la situación de liquidez ha llegado a ser desesperada".

No obstante, las fuentes consultadas niegan que esto tenga algo que ver con la salida de depósitos de la que tanto se habla en medios internacionales, que responde a su juicio al traspaso del ahorro a los pagarés y a factores estacionales como las vacaciones y el pago de impuestos. Las causas de esta crisis de liquidez hay que buscarlas en el cierre de los mercados de emisiones e interbancario y, como novedad, en el agotamiento de los recursos solicitados en las subastas de tres años del BCE.

El sector financiero español pidió más de 300.000 millones en las dos subastas de este tipo. Sumando la barra libre a corto plazo, la deuda de la banca española con el BCE alcanzó un récord histórico de 388.736 millones de euros en agosto , el 44% de la acumulada por toda la banca europea. Pero "se ha gastado una buena parte entre comprar deuda pública y atender a sus vencimientos", según una tercera entidad.

Los bancos y cajas españoles han suplido la desbandada de inversores internacionales y han incrementado sus posiciones en deuda española en 77.800 millones desde noviembre, antes de la primera de las subastas citadas. Esta práctica de comprar deuda pública con el dinero del BCE se denomina carry trade y no sólo favorece al Tesoro, sino que es muy rentable para las entidades, puesto que toman dinero prestado al 0,75% y lo invierten en títulos que rentan el 5% o incluso el 6%. Ahora bien, aumenta notablemente su riesgo por exposición a la deuda soberana española (Santander y BBVA declararon hace unos meses que habían llegado al límite tolerable de esta exposición), ya que la caída del precio de los bonos supone una pérdida para su balance.

Esta falta de liquidez no puede ser suplida con las inyecciones a corto plazo del BCE: "No puedes financiar créditos a largo plazo con liquidez a unas semanas o meses", señala una de las fuentes. Por tanto, espera que acelere la caída que ya acumulaba hasta ahora el crédito a empresas y familias en España. Según datos del Banco de España, hasta julio el crédito empresarial registraba un descenso del 3,3% interanual y los préstamos a los hogares, del 3,4%.

El BCE, al rescate

No obstante, esta grave situación de liquidez se ha aliviado en la última semana gracias al anuncio del presidente del BCE, Mario Draghi, de que comprará deuda pública española si el Gobierno solicita ayuda al fondo de rescate europeo. La reacción de los mercados ha sido un derrumbe de la prima de riesgo española y un aumento del apetito de los inversores internacionales por los activos de nuestro país. Esto, a su vez, ha permitido reabrir el mercado de emisiones para la banca: el viernes de la semana pasada pudo colocar deuda Santander, el lunes hicieron lo propio BBVA y Banesto, y el martes se sumó al grupo el Sabadell.

Ahora bien, eso no significa que el crédito vaya a volver a fluir como le gustaría a Rajoy. "El desapalancamiento va a continuar y el crédito global del sistema va a seguir bajando, por el de-rating de las empresas y de la economía en general, y por el aumento de los estándares de riesgo de las entidades", añade el alto ejecutivo citado. Ahora bien, recuerda que "todas las recuperaciones económicas empiezan con caídas del crédito, primero empieza a recuperar la economía y entonces el crédito la acompaña".

El anterior credit crunch de esta crisis se produjo tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, que desató el pánico y la desconfianza total en los mercados. La reacción de los bancos centrales fue la adopción de medidas excepcionales de liquidez como la barra libre ilimitada del BCE, que sustituyó a las subastas de una cantidad limitada que celebraba hasta entonces. Pero la crisis del sistema financiero español ha mantenido cerrados los mercados para nuestras entidades desde entonces, salvo ventanas puntuales, lo que explica su dependencia casi absoluta de la financiación del banco central.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

La importancia de la tecnología y la innovación en CEPSA
Introducing Amazon Go and the world’s most advanced shopping technology
Fifth Harmony - Work from Home ft. Ty Dolla $ign

ºC

ºC