MIENTRAS LOS GRANDES BANCOS REDUCEN SUS POSICIONES

Las entidades nacionalizadas salvan al Tesoro con compras masivas de deuda pública

Las entidades rescatadas por el FROB han acudido en auxilio del Tesoro y se han convertido en las grandes compradoras de deuda pública española, junto al

Foto: Las entidades nacionalizadas salvan al Tesoro con compras masivas de deuda pública
Las entidades nacionalizadas salvan al Tesoro con compras masivas de deuda pública
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min
    Las entidades rescatadas por el FROB han acudido en auxilio del Tesoro y se han convertido en las grandes compradoras de deuda pública española, junto al Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Según el Banco de España, los bancos y cajas nacionalizados incrementaron en un 80% sus posiciones en deuda pública española en 2011, mientras que las siete mayores entidades del país sólo las elevaron un 5%. Y los dos gigantes, Santander y BBVA, anunciaron en abril que no van a comprar más por haber rebasado sus niveles de exposición máximos.

    Esto supone una especie de círculo vicioso por el que el Estado rescata a estas entidades, que a su vez rescatan al Estado comprando su deuda. Precisamente, el premio Nobel Joseph Stiglitz explicaba hace unos días que esta paradoja se aplica también al actual rescate de la banca española, puesto que en el fondo se está rescatando al Estado con las compras de deuda que realizarán las entidades. Algo que le hacía desconfiar del éxito de la medida. Anoche, Moody's también achacaba en parte la rebaja de rating de España a la dependencia de los bancos para poder colocar la deuda pública, que éstos a su vez canjean por liquidez en el BCE.

    Según la Memoria de la Supervisión Bancaria en España, publicada ayer por el supervisor, las entidades que se incluyen en el epígrafe de "entidades FROB" son  Banco CAM, Catalunya Banc, NCG Banco,  Unnim Banc y Banco de Valencia. Es decir, no se incluye todavía a BFA-Bankia puesto que en 2011 todavía era una entidad privada. 

    Este documento señala que el aumento del 80% en las compras de deuda pública hace que este grupo suponga ya el 10,6% del saldo total de bonos en manos de la banca frente a su cuota del 8,3% en el balance conjunto del sistema. Esa cifra está lejos todavía del 50,9% de los siete mayores grupos y del 34,9% del resto de bancos y cajas no controlados por el FROB, pero se trata de un porcentaje muy elevado para tan sólo cinco entidades (y dos de ellas bastante pequeñas) y lo relevante es el fuerte salto de estas posiciones. La Memoria no ofrece cifras comparativas con 2010.

    La gestión de estas entidades estaba controlada por los representantes del fondo estatal de rescate, lo que significa que es el propio FROB el responsable de ordenar esta enorme apuesta por la deuda española. Una apuesta que a todas luces responde a un intento de frenar el desplome del precio de la deuda pública española y el consiguiente aumento de la prima de riesgo frente a Alemania, así como de facilitar el éxito de las subastas del Tesoro.

    Estas fuertes compras de las entidades nacionalizadas contrastan con la actitud cada vez más reservada de las grandes, que sólo elevaron un 5% sus posiciones en deuda española pese al fuerte incremento de las emisiones del Tesoro el año pasado para financiar el déficit público. Es más, los siete mayores bancos y cajas prefirieron guardar la liquidez obtenida del BCE en el propio banco central en vez de invertirlo en deuda o en conceder crédito: los depósitos de este grupo en Francfort se dispararon el 80% el año pasado. El resto del sector elevó sus posiciones en deuda en un 28%.

    Caída generalizada de depósitos

    Otra comparación llamativa entre grupos de entidades es que la caída de depósitos es generalizada, frente a la creencia extendida de que el dinero que salía de las entidades más débiles iba a parar a las fuertes. Es cierto que las cinco nacionalizadas sufrieron un descenso del 9% en los depósitos de la clientela, pero lejos de aprovecharla, los siete grandes perdieron también el 6,6% de sus recursos. El resto de bancos y cajas no nacionalizados sufrió también un descenso del 6%.

    También es llamativo el fuerte incremento de la apelación a la liquidez del BCE, derivado sobre todo de la primera subasta a tres años (LTRO) realizada en diciembre. Los grandes bancos son los que más llenaron la hucha con esa inyección, con un incremento del 215% respecto a su apelación a la ventanilla de Francfort en 2010. Las entidades controladas por el FROB registraron un incremento del 150% y el resto, del 66%.
    Economía
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    62 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios