La vivienda no da tregua: comprar es 'imposible' y alquilar cada vez más caro

Los brotes verdes tan esperados por el Gobierno y promotores en el mercado inmobiliario español están tardando en llegar. Los datos conocidos en las últimas semanas

Foto: La vivienda no da tregua: comprar es 'imposible' y alquilar cada vez más caro
La vivienda no da tregua: comprar es 'imposible' y alquilar cada vez más caro

Los brotes verdes tan esperados por el Gobierno y promotores en el mercado inmobiliario español están tardando en llegar. Los datos conocidos en las últimas semanas siguen mostrando que el ajuste de precios todavía no ha concluido y que las operaciones de compraventa están paralizadas. Aunque los precios se encuentran en niveles de hace cinco años, muchos españoles no pueden comprarse vivienda por falta de ahorros y financiación, y para su desesperación, los alquileres no dejan de subir.

La tasadora Tinsa ha sido la última en meter el dedo en la llaga. Su Índice de Mercados Inmobiliarios Españoles (IMIE) refleja caídas de los precios del 5,9% en mayo en términos interanuales hasta niveles de hace seis años. El descenso supone además una aceleración ya que en abril, el retroceso fue del 4,4 % de abril. Este "fuerte descenso", según la tasadora, confirma los efectos del incierto entorno macroeconómico que afectan directamente a la capacidad de compra de las familias.

El descenso más acusado en mayo se produjo en la costa mediterránea donde la caída fue del 8,1%, seguida de capitales y grandes ciudades, con el 6,7 %. No en vano, la costa acumula una parte muy significativa del stock total de viviendas y que según las fuentes se sitúa entre 700.000 y 1,5 millones de unidades en toda España.  Sólo la Comunidad Valenciana concentra en la actualidad el 19,3 %, por delante de Andalucía (16,3 %) y Cataluña (15 %

Pero, ¿por qué siguen cayendo los precios?

Según la tasadora, existen tres factores que están presionando a la baja los precios y, previsiblemente continuarán provocando caídas en los próximos meses.

Por un lado está el aumento de los tipos hipotecarios, que supone un "incremento relevante" de la cuota anual a pagar por un préstamo destinado a la compra de vivienda. A pesar de los descensos experimentados por el euríbor en las últimas sesiones –hoy ha cerrado en el 2,137%-, los analistas y expertos creen que a la subida de tipos que prepara el BCE para julio y otra adicional antes de que acabe el año, situarán al indicador en torno al 2,3 % o el 2,5 % a finales de 2011.

También está jugando en contra de los precios el fin de la deducción fiscal por la compra de vivienda inversión desde el 1 de enero, así como el aumento del IPC a lo largo de este año que no se ha trasladado íntegramente a los salarios, por lo que las familias con ingresos procedentes del trabajo han sufrido una "merma substancial en su capacidad adquisitiva".

No son los únicos, la falta de financiación para adquirir una vivienda -lo que está dando al traste con numerosas operaciones-, la escasez de ahorros o la esperanza de potenciales compradores a que los precios continúen bajando, o el miedo ante la inestabilidad del mercado laboral seguirán provocando, según los expertos, caídas adicionales en los precios tal y como anticipan otros índices privados del sector en España, como el Inmo50 que en mayo mostró una caída de los precios de segunda mano del 0,6%, acumulando ya un descenso del 15% desde los máximos de 2007.

El Banco de España también considera que los precios tienen que seguir corrigiendo a la baja para malestar del sector y del Gobierno, que en reiteradas ocasiones en el último año -la última hace menos de quince días- insistía en que el grueso del ajuste ya se ha realizado y que en algunas zonas los precios de las viviendas no caerán más. Para el Banco de España, sin embargo, aunque desde los máximos han caído un 20% en términos reales, tienen que ajustarse otro 10%.

Y los alquileres siguen subiendo

A pesar de los descensos de los precios, todavía muchos españoles están excluidos de la compra de vivienda por la falta de financiación o de ahorros, entre otros factores por lo que su opción para emanciparse reside en el alquiler donde, ante el aumento de la demanda y ante la falta de medidas destinadas a impulsar este mercado, los precios siguen en aumento.

Según los últimos datos del el Instituto Nacional de Estadística (INE), los alquileres subieron un 1,1% en el mes de mayo, menos de la tercera parte que el IPC general. Los arrendamientos siguen encareciéndose por debajo del nivel general del precios y en una tendencia de estabilidad, puesto que desde hace más de un año han registrado incrementos entre el 0,9% y del 1,1%. Sin embargo, siguen variando al alza frente a los continuos descensos del valor de las viviendas en propiedad.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios