SE INCORPORA AL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

Felipe González entra en GN para resolver la pugna del gas con la argelina Sonatrach

Gas Natural Fenosa ha decidido recurrir a un político de peso para reforzar el plantel de su consejo de administración. El ex presidente del Gobierno de

Foto: Felipe González entra en GN para resolver la pugna del gas con la argelina Sonatrach
Felipe González entra en GN para resolver la pugna del gas con la argelina Sonatrach

Gas Natural Fenosa ha decidido recurrir a un político de peso para reforzar el plantel de su consejo de administración. El ex presidente del Gobierno de España, Felipe González, es desde este viernes nuevo consejero independiente de la compañía energética con sede en Barcelona. Su llegada al máximo órgano de control coincide en el tiempo con la delicada situación que atraviesa la energética española a causa del laudo arbitral que le obliga a pagar 1.500 millones de euros a la empresa estatal argelina Sonatrach.

El laudo a favor de Argelia en el tribunal de arbitraje francés donde se dirimía el pulso entre Sonatrach y Gas Natural Fenosa por la revisión de los precios del gas ha desembocado en algo más que un fallo oneroso. El propio aparato gubernamental ha tenido que movilizarse para tratar de ayudar en la defensa de los intereses de la compañía española, controlada por La Caixa y Repsol. Sin embargo, las gestiones de los ministros Miguel Ángel Moratinos (Exteriores) y Miguel Sebastián (Industria) no han resultado del todo provechosas.

En este contexto, Gas Natural Fenosa ha pensado en la oportunidad de incorporar a Felipe González a su consejo. El ex presidente del Gobierno fue protagonista durante su mandato de la resolución del primer conflicto con Argelia por incumplir contratos de compra de gas firmados en los 70. Tras pasar por la Cámara de Comercio Internacional de Ginebra, el problema se resolvió en 1985 con un nuevo tratado a 20 años que permitió a España reducir su volumen de compras a cambio de una indemnización de 500 millones de dólares.

Ahora, Gas Natural tiene que hacer frente al pago de 1.500 millones por la revisión retroactiva de las tarifas del gas que compró a Soantrach entre 2007-09. Este revés se comerá, en primer lugar, cerca de 450 millones de los beneficios estimados para 2010, mientras que otra cantidad importante (hasta 700 millones) se cubrirían con las provisiones acumuladas por la gasista ante la posibilidad de perder el laudo arbitral. El resto, unos 400 millones, podrían repercutirse en la tarifa del gas del mercado regulado, al que se destinó parte del suministro importado.

Esta situación ha provocado el temor entre los consumidores de que implique una subida media de la tarifa de hasta el 15%. En caso de no aplicarse de forma inmediata, Gas Natural ha reclamado que el Gobierno determine cómo repercutirlo regularmente en un periodo más o menos extenso de tiempo. En cualquier caso, la solución es una cuestión de urgencia, ya que mientras se decide Gas Natural vive con la incertidumbre de cómo afrontar el pago de la sanción, que ya ha afectado de manera negativa a la calificación de su solvencia.

Los años 80 como ejemplo

Como ya ocurrió en el pasado y podría volver a pasar ahora, la solución tiene componentes políticos, a pesar de que los protagonistas del arbitraje son una compañía privada, como Gas Natural Fenosa, que opera en un sector regulado, y otra pública, que cuenta con el estado de Argelia como accionista. Hace dos décadas, la solución requirió de acuerdos bilaterales entre ambos países, como la concesión de créditos españoles de bajo interés a Argelia, que a su vez se comprometía a comprar armamento y equipación industrial pesada de España.

Sin embargo, más allá de aquel primer conflicto, Felipe González fue protagonista como presidente del Gobierno de la firma, a finales de los 80, de un acuerdo trilateral para la construcción de un gaseoducto, que uniera España con Argelia atravesando Marruecos. Ese acuerdo permitió que en 1996 entrara en funcionamiento el gaseoducto Magreb-Europa, que conecta la Península con los yacimientos argelinos de gas natural de Hassi R'Mel, hito que permitió extender el uso y distribución de esta fuente de energía por toda España.

El otro hito en las relaciones energéticas entre España y Argelia tiene que ver con el gaseoducto de Medgaz que, partiendo de los mismos yacimientos argelinos llega a la Península, vía Almería, después de cruzar el Mediterráneo. Este proyecto arrancó en 2001 con la fundación de la compañía Medgaz, donde Sonatrach es el accionista mayoritario con un 36%, en compañía de Cepsa (20%), Iberdrola (20%), Endesa (12%) y GDF Suez (12%), y es ya la otra gran entrada que permite al gas argelino representar el 33% del consumo en España.

Gas Natural nació en el último gobierno de Felipe

Las relaciones de Felipe González como político en activo con el mundo del gas no terminan en Argelia. Precisamente, la compañía que ahora le nombra consejero nació como tal en 1991, bajo el último gobierno del PSOE, fruto de la reestructuración que se hizo en el sector gasístico español, tras la fusión de Catalana de Gas, Gas Madrid y los activos de distribución de gas canalizado de Repsol. Un gigante nacional que luego inicio su expansión internacional por Latinoamérica, hasta convertirse en uno de los principales operadores del mundo.

Con motivo de la designación, Gas Natural Fenosa destaca el reconocimiento de González como estadista y su "profunda conexión con Latinoamérica", donde la compañía tiene presencia desde hace 20 años y el ex presidente, una abultada red de contactos, como el del hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim. Aunque los contactos del español se extienden a todo el ámbito internacional, especialmente con potencias productoras de petróleo y gas como Irán, donde estuvo hace cuatro años junto a su presidente Mahmud Ahmadineyad.

Por su trabajo como consejero, en sustitución de José Arcas Romeu, el ex presidente podría percibir, en función de lo que cobran los independientes de la gasista, hasta 210.000 euros anuales. Por su nuevo estatus, González pasa a equipararse con otros antiguos políticos, como el ex canciller alemán Gerhard Schröder, vinculado con Gazprom, el gigante ruso del gas, principal proveedor de esta fuente de energía para Alemania y otros países de Europa del Este, que preside la filial responsable del gaseoducto ruso-alemán Nord Stream.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios