La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

CUENTA LA HISTORIA DE UN TOLEDANO QUE LO HA PERDIDO TODO

‘NYT’ critica el sistema hipotecario español, que condena de por vida a los compradores

“Nunca seré propietario de nada, ni siquiera de un coche”. Así se lamenta un toledano en The New York Times. El diario norteamericano relata las penurias
Foto: ‘NYT’ critica el sistema hipotecario español, que condena de por vida a los compradores
‘NYT’ critica el sistema hipotecario español, que condena de por vida a los compradores

“Nunca seré propietario de nada, ni siquiera de un coche”. Así se lamenta un toledano en The New York Times. El diario norteamericano relata las penurias de algunos españoles golpeados por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el sistema hipotecario de nuestro país, que condena a los ciudadanos casi de por vida. Mientras que en EEUU el embargo de una casa pone punto y final al asunto, para los españoles sólo es el principio de un gran problema.

The New York Times cuenta la historia de Manolo Marbán, de 59 años, propietario de una casa en Toledo. También, con el boom, compró un pequeño local para abrir una tienda de animales. Pues bien, el banco se quedó con ambas propiedades a finales de abril y ahora espera noticias del juzgado. El diario asegura que el embargo no es el final, sino el principio de todos sus problemas. Marbán, con lágrimas en los ojos y tras vender hasta el brazalete de oro de su mujer, reconoce que debe al banco 140.000 dólares. Usó su casa como aval para comprar la tienda.

Para el diario norteamericano, la historia de Marbán sería distinta en EEUU, pese a que reconoce que en ambos países ha habido excesos inmobiliarios y de los bancos. Mientras que en la patria de Obama sólo habría que devolver las llaves al banco, en España hay que sumar los intereses, la devaluación de las viviendas, las idas y venidas a los juzgados… una montaña de deudas de las que el cliente no se libra ni declarándose en bancarrota.

Este sistema ha lastrado la economía de muchas familias y, de momento, José Luis Rodríguez Zapatero no tiene intención de cambiarlo, asegura el rotativo. Dice que otros países de la Unión Europea tienen una normativa más favorable. “Nunca te puedes librar de tus deudas”, dice el responsable de una plataforma para ayudar a este tipo de embargados.

“Es cierto que muchos españoles tienen muchas deudas. Pero no hemos visto los problemas de Estados Unidos porque las garantías aquí son mucho mayores”, asegura Marcos Vaquer, que hasta hace unas semanas era secretario en el Ministerio de Vivienda.

Deudas, deudas y más deudas

Los inmigrantes tampoco han tenido más suerte en nuestro país. Según cuenta The New York Times, el ecuatoriano Jaime Abelardo llegó en 1999 a España con un trabajo en unos almacenes. Años después, trajo a su familia a Barcelona y se convirtió en propietario de un pequeño apartamento. Hace dos años pasó a engrosar las listas del paro y dejó de pagar la hipoteca, algo por lo que todavía se culpa. Así, Abelardo debe al banco más de 260.000 euros, de los que 77.000 euros son gastos judiciales. Con el pinchazo sólo pudo vender su piso por 220.000 euros. Su mujer le ha dejado, se le acaban las prestaciones de desempleo y no tiene dinero para regresar a Ecuador.

Cerca de 1,4 millones de españoles se pueden ver en la piel de Marbán o Abelardo. La morosidad hipotecaria crece como la espuma y la legislación española “favorece a los bancos”. Pese a ello, The New York Times  asegura que el sector financiero también sufre por los impagos. Muchos están viendo cómo las casas embargadas no encuentran dueño en el mercado. Así, ven como pierden su valor. Mientras, el señor Marbán está feliz porque “cuando perdí la casa, pude empezar a dormir. Ahora lloro a veces, pero por lo menos duermo”.

#64
68 Mire ud. a mi, mis padres lo unico que me dieron cuando me casé fue un abrazo, suerte y el banquete de bodas.
La vivienda que tengo en propiedad, la pague con un 18% de interes, durante 15 años, trabajando yo y mi señora, con un sueldo normalito.
Lo que nunca hicimos, fue castllos en el aire y si muchas cuentas y muchos calculos para ver si se podria pagar o no.
Sobre las leyes injustas, supongo que tanto ud. como el embargado deberian conocerlas, al menos para contratar un credito hipotecario.
Ampliar comentario
#63
12 Con respeto, el que no tiene ni p... idea y se ve que le dieron sus papas todo lo que posiblemente tiene, claro sin esfuerzo de su parte y si responde a una tragedia con tales expresiones da a entender que vive en la luna por que en la tierra o sea España los que vienen de bajo con lucha y sin ayuda deben morir en los bancos que son los que dominan a los políticos que formulan y mantienen leyes tan injustas para el beneficio de unos pocos y perjuicio de millones, quizá un día usted se encuentre en las mismas circunstancias y repito solo quizá se arrepienta de este comentario alevoso. saludos
Ampliar comentario
#62
Esto tendrá que cambiar alguna vez aunque con la clase política que nos dirige me temo que los bancos seguirán moviendo sus marionetas políticas a su antojo y se venderán al mejor postor que le pagará con hasta la última gota de nuestra sangre, paradojas nos piden el voto para que luego nos chupen la sangre, increible. Mientras la banca en esta pseudodemocracia siga campando a sus anchas, teniendo todo el aparato del Estado a su servicio Gobierno, Parlamento, Justicia y Policia la ley hipotecaria no cambiará y seguiran mandando a la ruina al ciudadano que no pueda hacer frente a los créditos que ellos previamente te concedieron hasta 110 % en algunos casos. !Mas garantías para los hipotecados y menos para las cuentas de resultados de los bancos o España se va al carajo!.
Ampliar comentario
#61
Yo no sé de dónde ha salido esa leyenda urbana de que en USA, si no pagas la hipoteca, das las llaves de la casa y se ha acabado todo. ES FALSO. Aunque no es una normativa homogénea en todos los estados, en buena parte de ellos, no se da una renuncia implícita a la deuda en el caso de que lo que se obtuviera por la venta del inmueble fuese una cantidad menor de lo que se debe al prestamista. Si aún tras liquidar el inmueble quedara saldo vivo de deuda, hay estados donde se puede exigir el pago de la cantidad restante todavía adeudada.

Lo que sí se puede hacer en USA para que un hipotecado ya no deba más, es firmar con el que le prestó el dinero un documento conocido como Deed in Lieu. Pero para ello, el prestamista [banco, etc.] debe estar de acuerdo también, NO ESTÁ OBLIGADO A ACEPTARLO.
Ampliar comentario
#60
Y cuando te han embargado y el banco te sigue persiguiendo para que le pagues lo que todavía legalmente debes... sólo te queda la opción de TRABAJAR Y COBRAR EN NEGRO si quieres comer... [Otra causa más para el mantenimiento de la economia sumergida].
Ampliar comentario
#59
Hacía tiempo que no leía un artículo tan interesante. Y no sólo el artículo, sino las opiniones de los lectores que son muy ilustativas del problema.

Lo único positivo de la crisis es que los españoles están aprendiendo por fin algo de cultura financiera, pero ¡a qué precio!...

Ampliar comentario
#58
&034;Si se incurre en el impago de una o más cuotas y la entidad prestamista exige el pago del total de la cantidad pendiente del préstamo más los intereses, se puede rehabilitar el préstamo pagando solamente lo vencido, incluso un instante antes de celebrarse la subasta [Artículo 693.3 de la LEC, Ley de Enjuiciamiento Civil]&034;

Esto se ha dicho en estos foros, creo, y en tal calidad lo transmito, que en leyes soy lego.

Respecto al seguro de amortización, que cubre el saldo restante del préstamo en caso de fallecimiento del prestatario, NO ES OBLIGATORIO, sólo conveniente. Es prudente contratar el seguro con una entidad diferente a la que concede el préstamo para evitar que ésta, tomadora y beneficiaria del seguro, haga efectivas otras garantías [aval, vivienda hipotecada], como creo algún forero ha contado, que en caso de impago su entidad tenía manos libres para cubrirse con el seguro o bien embargar, y prefirió embargar.

En tales condiciones contratar el seguro con la misma entidad que te presta es tirar el dinero.

Reitero que soy lego y tan sólo estoy repitiendo cosas que he leído.
Ampliar comentario
#57
Toda esta noticia no tendria tanta relevancia si este señor al que alude el NYT hubiera hecho bien las cosas y hubiese estado bien informado.
1º Tenia que saber, que al poner como garantia de pago su patrimonio, se exponia a que este fuera embargado si no pagaba las cuotas mensuales al banco.
2º Si el preveia que su negocio no iba bien y no podria satsifacer dichos pagos, deberia haber acudido al juzgado y declararse en quiebra y que el juzgado nombrara cuota a pagar al banco, sin riesgo de perderlo todo.
3º Si llevaba ya cierto tiempo pagando sus cuotas y ya tenia amortizado cierto capital de la deuda contraida, podria haber liberado su patrimonio principal, haciendole saber al banco sus deseos, ya que esta contemplado en la escritura de la hipoteca[en casi todas], pero esto al parecer se desconoce y nadie lo pone en practica.
4º Y ultimo, siempre que se vaya a firmar un credito hipotecario para la adquisición de un bien[el que sea] hay que leerse y entender a la perfección todo lo que se firma, cosa que no ocurre en el 99% de las veces, ya que nos limitamos a escuchar al Notario leer a toda carrera las clausulas de la hipoteca a contratar, deseando termine para estampar la firma
Ampliar comentario
#56
29 De entrada, decir que no defiendo las practicas bancarias que tenemos, pero la ley es la que hay y si no les gusta, cambienla.
A este señor, nadie le puso una pistola en la cabeza para que firmara el credito hipotecario y sí, firmo ante notario las clausulas de la hipoteca que contrato con el banco y puso como garantia de pago su patrimonio y este señor, deberia haber sabido y tenia que saber, cuales serian las consecuencias de firmar y rubricar estos contratos.
Este señor, compro el local para el negocio que queria montar sin pararse a pensar, si podria satisfacer los pagos mensuales a los que se obligaba durante el tiempo que hubiera contratado con el banco. Y digo yo, porque no alquilo un local con derecho a compra y ver si el negocio que queria montar era viable y dejaba dinero suficiente para satisfacer todos los pagos y poder seguir con su negocio.
Con los temas monetarios prestados hay que hacer muchos calculos y poquitas demagogias.
Ampliar comentario
#55
Neither borrower nor lender be.
Ampliar comentario
#54
&034;...The New York Times cuenta la historia de Manolo Marbán, de 59 años, propietario de una casa en Toledo. También, con el boom, compró un pequeño local para abrir una tienda de animales. Pues bien, el banco se quedó con ambas propiedades a finales de abril y ahora espera noticias del juzgado...&034;

...Y no solo eso: el banco cobrará tarde o temprano a Manolo el hinchado precio de esos inmuebles más intereses [por la cuenta que le trae a Manolo], se quedará con los inmuebles de Manolo, y luego se los venderán a un &034;cliente preferencial&034; que dá una comisión o propina al empleado del banco que le informa puntualmente cuando hay alguna de éstas gangas a tiro.

Sí señor, nuestros bancos sí que saben rob...digo, hacer negocios...

Ampliar comentario
#53
51 pero los bancos SIEMPRE obligan al metodo frances cuando podia ser otro cualquiera de amortizacion, porque les interesa
De esta forma ganan mas al principio del prestamo y a la mita si te vas a otro diferencial mejor les da igual porque apenas has amortizado
otra trampa mas
Ampliar comentario
#52
53
53 Si de acuerdo, existe un contrato, pero también es cierto que el interés que te da el banco cubre y debería de cubrir el riesgo económico y financiero para la entidad y el beneficio... así que si ya se paga el riesgo, es de suponer que después si por causas de la vida no puedes pagar el banco ejecute la hipoteca y ya está...
Ampliar comentario
#51
No encuentro nada en el artículo sobre la responsabilidad o la irresponsabilidad individual. El primer señor inicia una actividad de cierto riesgo, como es montar una tienda de bichos, y en vez de alquilar un local por si las moscas, va y lo compra. El segundo, empleado de almacén y seguramente con un contrato temporal o precario, se embarca durante años en una hipoteca que debía ser al menos de 40.000.000 millones de pesetas.

Ambos firman un contrato, esperemos que voluntariamente, en el que un notario al menos debió advertirles del jardín donde se metían. El resultado es que una legislación hipotecaria, que creo que hace responder de la deuda con todo el patrimonio, los deja pelados y en una situación dramática.

Dos víctimas más de la pisitofilia. ¿Se acuerdan? &034;Los pisos nunca bajan&034;, &034;compra sobre plano y véndetelo en dos años&034;, &034;con estos tipos de interés eres tonto si no te apuntas&034;...

Eso sí: tras el descalabro, la culpa siempre es de otro. En este caso, del banco. Y en otros casos, de ZP, de Marianín, de Bush o de Obama.
Ampliar comentario
#50
No cabe duda que la situación es bastante cruda en España para el que deja de pagar su hipoteca pero no es cierto que en EEUU &034;solo habría que devolver las llaves al banco.&034; Las leyes del sistema hipotecario en EEUU varían de estado en estado. Hay estados como Florida, por ejemplo donde hay una crisis de hipotecas enorme, donde si el banco toma posesión de la casa y la vende por menos de lo que se debe en la hipoteca, uno es responsable por el balance de lo que debes de la hipoteca. O sea, igual que en España aunque quizá sin esos gastos judiciales tan enormes [pero si intereses y algunos gastos judiciales]. Ahora, el banco, después de la intervención de la hipoteca y venta de la casa, tiene que iniciar otra acción legal contra el moroso. En otros estados, como California, uno no es responsable por la cantidad de la hipoteca mas allá de lo que se vendió la casa en subasta, pero si hay que pagar intereses acumulados y gastos judiciales. También uno tiene que acordarse que si dejas de pagar tu hipoteca y el banco tiene que intervenir, te puedes olvidar de obtener otro crédito bancario en el futuro y hasta puede ser difícil alquilar algo ya que el crédito de uno esta destrozado.
Ampliar comentario