OBLIGÓ A BANCAJA A UNIRSE AL SIP LIDERADO POR CAJA MADRID

Banco de España precipitó la fusión tras una llamada el jueves de Corpus Christi

Banco de España precipitó la fusión de Caja Madrid y Bancaja la semana pasada. El gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez llamó al presidente de la caja

Foto: Banco de España precipitó la fusión tras una llamada el jueves de Corpus Christi
Banco de España precipitó la fusión tras una llamada el jueves de Corpus Christi

Banco de España precipitó la fusión de Caja Madrid y Bancaja la semana pasada. El gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez llamó al presidente de la caja valencia el pasado jueves, festividad del Corpus Christi, para conminarle a integrarse junto a la entidad madrileña, según han confirmado a este diario varios de los protagonistas.

Desde ese día, festivo en Madrid, las cúpulas de ambas cajas empezaron a moverse. Por parte de Caja Madrid, su presidente, Rodrigo Rato, contactó con la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y con el líder del Partido, Mariano Rajoy, para explicarles las bondades de la operación.

Mafo había dado 48 horas para cerrar un acuerdo. Por parte de Bancaja, la operativa siguió los mismos pasos, pero con un ánimo totalmente opuesto. José Luis Olivas, presidente de la caja valenciana, trasladó a Francisco Camps el mandato impuesto por Fernández Ordóñez. Sólo les quedaba la opción de tratar de conseguir las mejores condiciones en la negociación con Caja Madrid.

Un golpe de efecto de Caja Madrid

Con el impulso del regulador, Caja Madrid da un golpe de efecto en su proceso de reestructuración. La entidad que preside Rodrigo Rato se fusionará con la valenciana Bancaja, la tercera del país, para crear un grupo de 303.000 millones de euros de volumen de negocio, que supera en tamaño a La Caixa (271.000 millones), según datos de sus balances a cierre de 2009.

De momento, se trata de un proceso de fusión fría entre ambas entidades, aunque podría también resolverse como una fusión tradicional en la que Caja Madrid absorbe Bancaja, según dijeron fuentes conocedoras del proceso a El Confidencial. Las dos cajas enviaron un comunicado a la CNMV confirmando el proyecto. "Este proceso estará sujeto a la aprobación de los órganos de gobierno de las entidades y de las autoridades administrativas competentes", señalaron. Caja Madrid y Bancaja mantendrá sendos consejos de administración a las 19,00 horas para aprobar un protocolo de fusión.

Según fuentes finacieras, ambas entidades podrían solicitar fondos al FROB para financiar la reducción de su red comercial, así como el saneamiento de sus carteras de crédito e industriales, que arrastran fuertes pérdidas durante los dos últimos años.

La sede social y el hólding industrial de la nueva entidad se situaría en Valencia, mientras que la operativa y financiera, se mantendría en Madrid. Caja Madrid se encuentra en proceso de negociación con varias entidades pequeñas como Laietana, Ávila, Segovia e Insular de Canarias, que suman cerca de 30.000 millones en activos, proyecto encaminado a pedir ayudas al FROB. 

Orden del Banco de España a Bancaja

Bancaja, por su parte, se ha quedado descolgada del proceso de fusiones, pero su alta exposición al mercado inmobiliario en España y, en especial, al de segunda vivienda le colocaba como una de las entidades en peor posición para afrontar la crisis financiera y el acceso a los mercados de capital.

El proyecto se ha acelerado en las últimas horas debido al deadline marcado por el Banco de España para poder presentar proyectos de integración entre cajas, que finaliza el 15 de junio. Fuentes financieras señalan que el supervisor que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha dado orden a Bancaja de incorporarse al proyecto que lidera Caja Madrid.

La entidad que preside José Luis Olivas, que podría ocupar una vicepresidencia, vio rebajada la calificación de su deuda la semana pasada por parte de la agencia de calificación financiera Fitch hasta BBB, tan sólo dos peldaños por encima de los bono basura, o nivel de riesgo, junto a la propia CAM.

Una operación cantada

Precisamente, la Comunidad Valenciana se queda de esta manera sin el control de sus dos grandes grupos financieros. Primero, la CAM, que pasará a formar parte de un grupo que lidera Manuel Menéndez (Cajastur). Ahora, Bancaja, que pasará a estar bajo el mando de Rato. 

Como adelantó El Confidencial el pasado 26 de mayo, se trata del peor de los escenarios para Bancaja. Con Caja Madrid como la contraparte para una eventual operación: por la dimensión de la madrileña, la dilución correspondería a los valencianos.

Además, el rechazo de CAM a integrarse bajo la órbita de la caja presidida por Rato ha estrechado el margen de elección de Caja Madrid, dado que para el posterior acceso a las ayudas públicas la segunda caja del país necesita asociarse con alguien que represente un tamaño significativo respecto a su balance y poder cumplir las normas del FROB.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
73 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios