EL ESTADO SE HA ENDEUDADO EN 120.000 MILLONES EN EL ÚLTIMO AÑO

El endeudamiento del Estado aumenta un 86% y dispara todas las alarmas

El ensanchamiento del déficit fiscal y el consiguiente aumento de la deuda pública comienzan a pasar factura a la economía española en términos de credibilidad. Ayer

El ensanchamiento del déficit fiscal y el consiguiente aumento de la deuda pública comienzan a pasar factura a la economía española en términos de credibilidad. Ayer fue la agencia de calificación Standard & Poor’s quien situó al Reino de España con perspectiva negativa -paso previo a una posible degradación del rating-, pero las sospechas de que España no será capaz de cuadrar sus cuentas públicas en el corto plazo van en aumento.

El Servicio de Estudios del BBVA recordaba recientemente que el déficit público -entre un 10% y un 11% del PIB en 2009, según el consenso de Funcas- es mucho más elevado de lo que podría explicarse por la situación cíclica de la economía. En su opinión, tiene más que ver con “decisiones discrecionales de política económica”, y eso explica que sea mucho más difícil la consolidación fiscal. Dicho en otros términos. Si las administraciones públicas cierran el año 2009 con un déficit del 11,4% (como estima el BBVA), las políticas discrecionales y el ajuste estructural habrían elevado el saldo estructural hasta el -10% (siendo el componente cíclico del saldo presupuestario únicamente del -1,4% del PIB). Es decir, que el Gobierno tiene por delante una ingente tarea si quiere llegar al 3% de déficit en 2013, tal y como le ha exigido la Comisión Europea.

No lo va tener fácil en un contexto macroeconómico extremadamente complicado que se deriva fundamentalmente de la existencia de altas de tasas de desempleo. Los institutos de coyuntura coinciden en que el paro se situará en el entorno del 18%-20% hasta el año 2012, lo cual determina un sesgo a la baja en el consumo privado, el principal componente del PIB desde el lado de la demanda. Y sin empleo, las familias no tienen capacidad de gasto ni el Estado instrumentos potentes de recaudación. Y eso explica que las últimas previsiones de la Comisión Europea hablen ya de que en 2011 la deuda pública representará el 74% del Producto Interior Bruto, frente al 39% en que se situaba al principio de la crisis.

El porcentaje puede parecer pequeño teniendo en cuenta que se sitúa todavía 14 puntos por debajo de lo que se prevé para la eurozona (88,2%). Sin embargo, hay que tener en cuenta el punto de partida. Mientras que en España el endeudamiento público habrá crecido nada menos que un 86% entre 2008 y 2011, en la eurozona el aumento será solamente del 27%, lo que explica que el caso español haya llamado la atención de las agencias de calificación. Dentro de los 27 países miembros de la UE, sólo Irlanda habrá visto un deterioro superior de sus cuentas públicas.

El caso irlandés

Irlanda, como España, sufre una gran crisis inmobiliaria, pero su economía también está afectada por la caída del comercio  internacional (se trata de una base de operaciones) y de la apreciación del euro respecto de la libra esterlina, su mercado natural. Todos estos factores explican que la deuda pública irlandesa vaya a crecer un increíble 118% en sólo tres años.

En el caso español, el problema del endeudamiento es igualmente colosal. Analistas Financieros Internacionales (AFI) ha calculado que tanto en 2009 como en 2010 el endeudamiento bruto del sector público (incluyendo todas las administraciones) ascenderá a unos 250.000 millones de euros. En términos netos (es decir, descontando las amortizaciones) el Tesoro Público ya se ha endeudado en 129.069 millones de euros en los últimos 12  meses (de octubre a octubre). Es decir, que cada mes el Estado tiene que pedir prestado a los mercados financieros algo más de 10.000 millones de euros para financiar el déficit público.

Como consecuencia de ello, la factura de la deuda no deja de crecer. Según la cifra que aparece publicada en el proyecto de ley de presupuestos para 2010, los gastos financieros (sólo del Estado) crecerán un 33% el año próximo, hasta los 23.224 millones de euros. Esta cifra, con toda seguridad, será revisada al alza dado que el desequilibrio fiscal será superior al estimado inicialmente tanto por el Gobierno como por las administraciones territoriales.

El deterior del ratio deuda pública/PIB es lo que elevará la prima de riesgo de España con Alemania, lo cual es especialmente importante en un mercado competitivo como es el de las emisiones públicas, toda vez que todos los gobiernos europeos se han lanzado en busca de fondos con los que financiar sus elevados déficits.

Los problemas de financiación (que obligan a elevar las rentabilidades) se fundamentan en el estancamiento de la economía durante los próximos años. Los institutos de coyuntura dan por hecho que hasta el año 2012 la economía española no recuperará tasas de crecimiento superiores al 2%. Lo dicen la Comisión Europea (1% para 2011), la OCDE (0,9%) y también Analistas Financieros Internacionales (AFI), que en su último informe de perspectivas prevé un aumento del PIB para dentro de dos años de sólo un 1%, insuficiente para crear empleo salvo que la población activa continúe descendiendo, lo cual amenazaría todavía más el potencial de crecimiento de la economía española.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios