EL CDS SUPERA DE NUEVO LOS 80 PUNTOS BÁSICOS

La probabilidad de quiebra de España vuelve a subir ante el deterioro de la situación económica

La probabilidad de que el Reino de España incurra en impago de su deuda, que había caído a su nivel más bajo desde que comenzó la
Foto: La probabilidad de quiebra de España vuelve a subir ante el deterioro de la situación económica
La probabilidad de quiebra de España vuelve a subir ante el deterioro de la situación económica

La probabilidad de que el Reino de España incurra en impago de su deuda, que había caído a su nivel más bajo desde que comenzó la crisis en octubre, ha vuelto a subir con fuerza en los últimos días. El precio del CDS (credit default swap, seguro contra el riesgo de impago) de nuestro país ha vuelto a superar ampliamente los 80 puntos básicos en el mercado, lo que eleva la probabilidad de quiebra a niveles en torno al 7,1%.

El CDS de España llegó a alcanzar los 170 puntos básicos en febrero de este año, en medio del pánico financiero, con las bolsas en mínimos y con el paro desbocado en nuestro país. Estos niveles implicaban una probabilidad de impago cercana al 14%. Desde ahí, el precio del seguro que contratan los inversores para protegerse ante un impago de la deudas se fue relajando poco a poco hasta marcar 69,6 puntos en octubre (probabilidad de quiebra del 6,1%).

Sin embargo, en las últimas semanas se ha producido un fuerte repunte del CDS, que actualmente se encuentra en niveles de 82,6 puntos básicos según datos de CMA DataVision. Ese precio supone que hacen falta 83.000 euros para asegurar bonos del Reino de España por importe de 10 millones de euros.

Es cierto que este repunte ha sido generalizado en todos los países europeos y que algunos, como Italia, se encuentran en peor situación que nosotros: su CDS cotiza a 85,6 puntos básicos. Este movimiento tiene detrás unas previsiones de los organismos internacionales que, aunque buenas, no lo son tanto como descontaba el mercado y alertan del riesgo de recaída por la vulnerabilidad del sector financiero en todo el mundo.

Sin embargo, el CDS de España es el que con más violencia ha repuntado de todos los de los grandes países europeos. Esto se debe a que estas mismas previsiones internacionales y, sobre todo, los datos del PIB del tercer trimestre han confirmado que España es la economía más retrasada de los grandes países del mundo, que todavía se encuentra en una profunda recesión por la debilidad del consumo y la inversión, y que tardará mucho más que los demás en salir de ella.

Pero además de la recesión, el gran problema que perciben los mercados en nuestro país es el explosivo crecimiento del déficit público: recientemente, Barclays estimaba que nuestro déficit superará el 10% del PIB en 2009, 2010 y 2011. Estos niveles estratosféricos deben ser financiados con la emisión de ingentes cantidades de deuda pública que tendrán dificultades para ser colocadas cuando ya no sea tan atractivo el carry trade del BCE o, al menos, tendrán que pagar un precio muy superior al actual. Lo cual, a su vez, incrementará aún más el déficit.