ALEJANDRO DAVIDOVICH, flamante triunfador

Nadal y Garbiñe no están solos: cincuenta años después, un júnior gana Wimbledon

El tenis español viene empujando fuerte: que se lo digan a las dos grandes promesas nacionales, Davidovich y Kuhn, que han vivido un fin de semana inolvidable

Foto: Alejandro Davidovich posa con el título de campeón júnior de Wimbledon. (Reuters)
Alejandro Davidovich posa con el título de campeón júnior de Wimbledon. (Reuters)

El tenis español vive un momento dulce. Garbiñe Muguruza consiguió este sábado llevar al deporte nacional a lo más alto, después de convertirse en campeona de Wimbledon por primera vez en su historia. Su victoria ante Venus Williams permitió que el himno español sonara en el All England Club... pero no fue la única. El malagueño Alejandro Davidovich también se convirtió en campeón del torneo júnior. O, lo que es lo mismo, el relevo generacional parece estar asegurado.

Alonso CastillaAlonso Castilla

Hace algunos años, el tenis se encontraba ante un momento complicado: con Rafa Nadal y David Ferrer como máximos exponentes nacionales, parecía que los nuevos jugadores no terminaban de llegar, provocando cierto miedo a que no aparecieran tenistas que consiguieran ofrecer el nivel esperado para continuar con la buena senda de éxitos a los que nos han acostumbrado los españoles en los últimos años. Pero parece que ese temor está extinguido: los jóvenes vienen con fuerza.

El caso más claro es el de Muguruza. Con sólo 23 años, la jugadora española ya puede presumir de tener en sus vitrinas dos títulos de Grand Slam: Wimbledon y Roland Garros se suman a sus dos triunfos en Hobart y Pekín, en lo que es su consagración en el tenis mundial. De nuevo en el Top 5 del ránking WTA, la tenista española ha vuelto a demostrar de lo que es capaz. Cuando está inspirada y fluye su tenis, muy pocas jugadores pueden hacerle frente.

El triunfo de Muguruza y el buen momento de Nadal no son las dos únicas buenas noticias del tenis español. De hecho, posiblemente la mejor de todas es que, por detrás, existe una buena generación de jóvenes que apunta grandísimas maneras para convertirse en el relevo generacional del deporte de la raqueta. Así lo ha demostrado el propio Davidovich este domingo, quien cincuenta años se convierte en el primer español en conseguir el título.

Desde que Manuel Orantes lograra el título en 1967 tras derrotar a Mike Estep en la final, ningún español había logrado el título en individuales -pese a las finales de Javier Sánchez Vicario y Magüi Serna en 1986 y 1996, respectivamente-. Medio siglo más tarde, Davidovich -que viene de ser semifinalista en Roland Garros- ha conseguido elevar al tenis español a lo más alto: este malagueño, de padres rusos, empieza a llamar a las puertas del tenis al más alto nivel.

"Yo antes tenía muchos altibajos, ganaba un torneo y perdía las siguientes semanas, pero hemos trabajado mucho en eso desde el año pasado. Estoy creyendo más en que puedo hacer grandes cosas. Fue un cambio muy radical en mi cabeza pensar que si quieres puedes ganar todos los torneos, si estás fuerte física y mentalmente", aseguró Davidovich tras la victoria. Con 18 años recién cumplidos, se trata de una de las mayores esperanzas del tenis nacional.

Kuhn lo tiene todo para triunfar

Junto a él, otras de las grandes promesas del deporte español es Nicola Kuhn. De padre alemán y de madre rusa, este joven nació en Austria -donde sus padres trabajaban- para, con tres meses, mudarse a España. Desde entonces, este joven de 17 años se ha convertido en uno de los referentes de nuestro tenis: sin ir más lejos, hace escasas semanas se convirtió en subcampeón de Roland Garros júnior -donde si logró el título de dobles junto al húngaro Zsombor Piros-.

En el mismo fin de semana en el que Davidovich ha triunfado en Wimbledon, Kuhn puede presumir de haber ganado su primer 'challenger' en Braunschweig (Alemania), tras derrotar a Viktor Galovic. No sólo es el 15º tenista más joven de la historia en lograr un título de esta categoría -por delante de mitos como Nadal o Djokovic-, sino que ya está entre lo 250 mejores jugadores del mundo. No está nada mal para un tenista que aún no es ni mayor de edad.

Las chicas no se quedan atrás

Y el tenis femenino tampoco se queda corto. Sara Sorribes (20 años) es una de las jugadoras que apunta mejores maneras. Con siete títulos ITF a sus espaldas y campeona de Europa júnior, lo tiene todo para seguir la estela de Garbiñe. Lo mismo ocurre con Paula Arias (17 años), quien ya sabe lo que es ganar Roland Garros -en 2016, en doble junto a Olga Danilovic- y quien está viviendo una espectacular temporada de crecimiento deportivo.

Entre las jóvenes españolas que también llegan con fuerza se encuentra jugadores como Paula Badosa (19 años) o Aliona Bolsova (19 años). Mientras que la primera ya suma dos títulos ITF y el triunfo en Roland Garros júnior en 2015, la segunda también tiene dos ITF en sus vitrinas. La 'Armada' vive uno de sus mejores momentos y el relevo generacional está asegurado: los jóvenes españoles están de enhorabuena y, el tenis nacional, bien protegido.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios