La inspiración y buen juego de Rafael Nadal, segundo del mundo, volvió a estar presente este miércoles (madrugada del jueves ya en España) en la pista central Arthur Ashe y esta vez la víctima fue el también español Tommy Robredo, decimonoveno favorito, al que ganó en los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos por 6-0, 6-2 y 6-2. El francés Richard Gasquet, octavo cabeza de serie, será su rival en las semifinales después de convertirse en el verdugo del español David Ferrer, cuarto favorito, al que venció unas horas antes por 6-3, 6-1, 4-6, 2-6 y 6-3, ganándole sólo por segunda vez en los diez enfrentamientos que han tenido como profesionales.

El duelo entre Nadal y Robredo, que dio la gran sorpresa del torneo al vencer en los octavos al suizo Roger Federer, exnúmero uno del mundo y séptimo cabeza de serie, no tuvo ninguna historia nada más que ver como el jugador mallorquín, segundo favorito en el último torneo de Grand Slam, barría a su compatriota con un tenis excepcional en todas las facetas. El propio Rafa explicaba después de su victoria, labrada en apenas una hora y 40 minutos, que la clave había estado en la primera manga (6-0), ya que "ha sido un set muy positivo, muy bueno, (...) no esperaba jugar a ese nivel el primer set y lo he conseguido, así que es una gran noticia", dijo el número dos del mundo en rueda de prensa.

"Es mi primer set al cien por cien en lo que va de año", ése es "el camino para seguir teniendo opciones", reiteró Nadal, quien destacó su capacidad para "cambiar direcciones", su movimiento en la pista y la "precisión" de sus tiros en el que asegura que ha sido "el mejor partido" de los que ha disputado este torneo. Una vez más y son ya siete los enfrentamientos que han tenido ambos jugadores, Nadal no dio opción a Robredo a hacer su mejor tenis porque sacó bien, golpeó seguro desde el fondo de la pista y también lo hizo bien cuando subió a la red.

Las estadísticas no dejaron ninguna duda de la superioridad de Nadal que consiguió dos "aces", sin cometer ninguna doble falta, un 61 por ciento de acierto con el primer saque y el 86 con el segundo, comparados al 52 y 59, respectivamente, del catalán Robredo, que también logró tres saques directos, pero hizo dos dobles faltas.

Nadal metió 28 golpes ganadores y 15 errores no forzados, comparados a los 10 y 21, respectivamente, de Robredo, que nada pudo hacer ante la inspiración de Nadal que jugó el mejor partido en lo que va de torneo. "Las condiciones han sido muy buenas para jugar, me he encontrado fenomenal y es una gran alegría volver a estar en las semifinales del Abierto", declaró Nadal al concluir el partido. "Enfrentarme a Gasquet me recuerda siempre buenos momentos en mi carrera y será un gran partido".

A dos pasos del número uno

Nadal, de 27 años, que ganó el Abierto en el 2010 y fue finalista en el 2011, lleva ya 19 partidos consecutivos sin perder en lo que va de la temporada de pista dura y consiguió llegar a la quinta semifinal del último torneo de Grand Slam como profesional. Cabe destacar que Nadal, el mejor tenista en lo que va de la temporada del 2013, que busca su decimocuarto título de Grand Slam, no ha perdido su servicio y puede finalizar el torneo como número uno del mundo, si se consagra campeón y el serbio Novak Djokovic, actual líder, no alcanza la final.

Mientras que Robredo, de 31 años, que alcanzó por primera vez los cuartos de final del Abierto, tendrá su compensación de estar por primera vez desde la temporada del 2010 dentro de los 20 mejores cuando concluya el torneo.

Ahora Nadal que tiene marca de 10-0 en los enfrentamientos con Gasquet esta vez se encontrará con un jugador que superó el maleficio de romper la barrera de los cuartos de final de un torneo de Grand Slam después de once intentos fallidos y que está jugando su mejor tenis.