El tenista español David Ferrer se ha despedido este miércoles en cuartos de final del US Open, cuarto 'Grand Slam' de la temporada, al perder en cinco sets (6-3, 6-1, 4-6, 2-6, 6-3) con el francés Richard Gasquet, que alcanzó su primera semifinal en un grande desde Wimbledon en 2007 y evitó la ansiada semifinal española del alicantino ante Rafa Nadal o Tommy Robredo, rivales en cuartos.

Ferrer tenía ante sí la oportunidad de alcanzar su tercera semifinal del torneo neoyorquino, la segunda de manera consecutiva tras la de 2012, con el aliciente de cruzarse ante un español, Nadal o Robredo, y asegurar la presencia de un tenista español en la final del US Open. Pero en su camino se cruzó un irreconocible Gasquet, al que el español había ganado en ocho de los nueve enfrentamientos anteriores, que en su décimo cara a cara se coló en su segunda semifinal de un 'Grand Slam' y puso fin a la andadura del de Jávea en Nueva York.

Empezó Ferrer con gran fortaleza, obligando al francés a salvar hasta tres bolas de ruptura en el primer juego. Sin embargo, a pesar de ganar su siguiente servicio en blanco, no fue más que un espejismo dada la reacción de Gasquet, que en el cuarto juego fue quien consiguió el 'break', y encarriló la primera manga.

El español no logró igualar la contienda, viéndose superado por el recital de golpes que el número nueve del mundo sacó a relucir, incidiendo especialmente en el revés paralelo a una mano que Ferrer no lograba contrarrestar. De hecho, en el octavo juego cuando Gasquet mandaba por 5-2 gozó de hasta tres bolas de 'break' para cerrar el set que salvó el alicantino. Pero no sirvió más que para alargar la agonía, ya que en el siguiente cerró en blanco, 6-3.

En el comienzo de la segunda manga continuó el calvario de Ferrer, incapaz de hacer frente al perfecto tenis de Gasquet. El número cuatro del mundo sufría demasiado para anotarse los puntos, mientras que el francés parecía hacerlo con suma facilidad. De esta forma, en el tercer juego logró quebrar de nuevo. El español estuvo cerca del 'contra break' en el siguiente juego, pero tampoco logró materializar esta opción de ruptura por lo que el marcador ya reflejaba un 3-1.

Gasquet continuó pisando el acelerador como lo había venido haciendo, firmando otros dos nuevos 'breaks' para apuntarse los seis juegos del segundo set de forma consecutiva. El 6-1 ponía cuesta arriba el partido para Ferrer, obligándole a tirar de su habitual épica, aunque esta vez no fue suficiente.

El peligroso 2-0 en contra hizo reaccionar a 'Ferru', que ya en el primer juego del tercer set logró romper el servicio del galo. No sería la única vez ya que en el quinto juego lo hizo de nuevo tras cuatro opciones, mandando esta vez con autoridad con un 4-1. Le devolvió una ruptura Gasquet pero no pudo con más, por lo que el 6-4 para el español llevaba el partido hasta, al menos, el cuarto set.

El cansancio acumulado por el partido de casi cinco horas ante Raonic en cuarta ronda comenzaba a hacer mella en el jugador francés, cuyos golpes eran cada vez más imprecisos. El poderío físico de Ferrer se iba imponiendo poco a poco, que en el tercer juego logró un 'break' en blanco.

Se le pudo complicar la remontada a Ferrer en el sexto juego, de más de 12 minutos, pero se lo llevó y asestó un duro golpe a Gasquet en forma de cansancio y, sobre todo, de golpe moral. De hecho, en el séptimo volvió a romper el alicantino y en el octavo cerró el 6-2, mandando el partido al quinto set, donde se desenvuelve como pez en el agua, todo lo contrario que el galo, con el peor porcentaje de partidos ganados en cinco sets de todo el 'top 15'.

Las sensaciones en el inicio de la quinta manga eran favorables a Ferrer, mucho más agresivo y que gozó ya en el tercer juego de una bola de 'break' cuando estaban a punto de cumplirse las tres horas de partido. No la ganó y lo pagó caro, fallando estrepitosamente con su servicio en el sexto juego, con tres errores no forzados y una doble falta que otorgó el 'break' a Gasquet, 4-2.

El tenista español no pudo aprovecharse del agotado francés, que luchó lo indecible para mantener la ventaja. Lo logró cerrando en su primera bola de partido, para con un 6-3 en el quinto set colarse en su segunda semifinal de un 'Grand Slam' en su carrera, la primera desde Wimbledon 2007.