una mejora de estadio, los 'franceses'...

Sacar más rédito económico a las Leonas y otros desafíos del rugby español

La ola del rugby en España continúa empujada, sobre todo, por el equipo femenino y esto ha provocado que sobre la mesa de los despachos haya grandes retos del rugby nacional para 2017

Foto: Las Leonas de España son una potencia mundial del rugby.
Las Leonas de España son una potencia mundial del rugby.

“No, es trabajo”, responde Carolina Marín cuando la cuestionan por el popular eslogan en el que se vincula su nombre con un “milagro” por ser la número uno en una disciplina sin raíces ni tradición en España. En rugby, el himno español no ha sonado desde lo más alto de un podio, pero sí se ha producido un “milagro” similar al del bádminton con el equipo nacional femenino. Las Leonas van por delante de su deporte en España, de las infraestructuras y de la propia Federación. Están empujando para cambiar costumbres internas y en la misma melé que los Leones para tener unas instalaciones y preparación acorde a sus necesidades.

[Al rugby femenino español lo echaron del VI Naciones, ¿y si crean otro torneo?]

El último encuentro de España femenino antes del Campeonato de Europa fue ante País Vasco. El del conjunto masculino frente a Tonga, una potencia mundial, por motivos que están entre el aspecto económico y de preparación para el VI Naciones B de 2017. La comparación habla por sí sola sabiendo que las Leonas necesitan de rivales de primer nivel para mejorar su nivel... Si el camino de los chicos parece adecuado, ¿ocurre lo mismo con el equipo femenino?

Para llegar al Mundial por quinta vez, el noveno mejor equipo del mundo ha alterado el punto de vista ya que, si bien en taquilla el equipo masculino económicamente 'tira' más que el femenino, por presencia en los medios -gracias a los éxitos- son las Leonas quienes tienen la camiseta más cara. El patrocinio de ellas tiene un mayor retorno que el de ellos a través de la prensa e impacto mediático.

[Así se alcanza un Mundial: "No somos princesas"]

En agosto tendrá lugar el Mundial de Irlanda femenino y para la cita, como apuntó esta semana El Confidencial, se trabajará en rivales importantes con amistosos previos que permitan llegar de la mejor manera a las Leonas. El objetivo sería el de disputar cuatro choques para tratar de cumplir las expectativas: pasar segundas en un grupo en el que están Inglaterra, Italia y EEUU (sobre el papel están por delante de estas dos últimas).

¿Un cambio de estadio nacional?

Al tiempo que se trabaja en este frente femenino, el pasado España-Tonga dejó en el aire si el estadio habitual de España, el Central, es adecuado para el presente y futuro al que apuntan ambas selecciones. El planteamiento principal es el de mejorar la infraestructura actual aunque la burocracia urbanística es el principal obstáculo. El Estadio Nacional Complutense lo inauguró Franco en 1943 y tradicionalmente ha jugado desde entonces el combinado español. 75 años después, se hacen necesarias mejoras. Otra opción sobre la mesa es trasladarse a otro estadio, aunque ambas conjeturas no responden actualmente a una necesidad imperiosa.

Quizás se sitúe esta cuestión entre las prioridades si en el VI Naciones B de 2017 y 2018 los Leones vuelven a llenar el hormigón y el césped (gradas naturales) del romántico espacio universitario. Los partidos que dispute allí en estos dos años serán capitales para clasificarse al Mundial de Japón 2019. En este cometido tendrá mucho que ver la labor del presidente, Alfonso Feijoo, y su 'conseguidor' en Francia, Jean Michel Aguirre. Ambos han coincidido recientemente en el país galo llamando a las puertas de todos los clubes en los que hay jugadores seleccionables con pasaporte español. El resultado ha sido satisfactorio gracias también a un trabajo previo: en estos dos años anteriores no se les ha 'molestado' apostando porque ahora sí que serían liberados. Esta táctica en los despachos parece haber funcionado, a partir de febrero se verá en el barro.

[Lea más noticias de rugby]

Mejorar el nivel en los partidos de preparación para las Leonas, sacar mayor rédito a la camiseta de estas, implementar las instalaciones, convocar a los mejores seleccionables a disposición de Santi Santos para el VI Naciones B… estos son algunos de los desafíos del rugby español en los despachos para 2017. Del resto, en el barro, ya se encargarán las chicas y chicos del combinado nacional.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios