victoria por 27-28 en montpellier

España sufre hasta la extenuación ante Brasil para meterse en cuartos del Mundial

Una exclusión en los últimos minutos fue decisiva para que la selección español pudiera doblegar a un rival que dominó durante buena parte del partido. El próximo rival será Egipto o Croacia

Foto: Dujshebaev, con 5 goles, fue el máximo goleador de España (Guillaume Horcajuelo/EFE-EPA)
Dujshebaev, con 5 goles, fue el máximo goleador de España (Guillaume Horcajuelo/EFE-EPA)

España sufrió como hacía tiempo que no le tocaba sufirir. Sufrió demasiado para ser unos octavos de final de un Mundial, ronda en la que se supone que equipos con un caché tan alto no deben tener tantos problemas. Y sufrió porque cometió demasiados fallos y sobre todo porque Brasil no tuvo miedo. El premio a una primera fase perfecta fue un partido envenenado en el que la selección se vio desbordada y solo pudo superar a su rival en los minutos finales para acabar venciendo por 28-27. "Lo mejor es el resultado", dijo Jordi Ribera.

"Hemos sido incapaces de ajustar la defensa a todas la variantes que han ido haciendo y eso les ha permitido hacernos muchos goles en la primera parte", explicó el seleccionador español, para el que el duelo contra el equipo sudamericano era especial. La selección brasileña es, en gran parte, una obra suya. Ribera aceotó en 2005 la oferta de la federación y se fue a vivir a Brasil. El objetivo era levantar casi desde cero la estructura del balonmano en ese país. No era una tarea sencilla, pero el técnico se puso manos a la obra. No solo entrenó, también viajó por todo el país para captar a jóvenes promesas, formó a otros entrenadores, etc. Más de una década después, su legado es un grupo de jugadores esparcidos por las mejores ligas y una selección de gran nivel: es la tercera vez seguida que pierden en octavos de un Mundial por solo un gol.

"Jordi puede estar orgulloso, gran parte de este éxito es suyo", dijo el seleccionador brasileño Washington Silva Nunes, exayudante del español. Ribera estuvo a punto este sábado de ser víctima de su propia obra. La selección brasileña aprovechó más y mejor la estrecha relación entre ambos equipos (muchos jugadores juegan o han jugado en la Asobal) y durante buena parte del partido evitó que España pudiera realizar el juego que le caracteriza, defensa sólida y velocidad en el ataque.

En la primera parte, Brasil encontró el camino hacia la portería de Gonzalo Pérez de Vargas con mucha facilidad (Guillaume HorcajuelO/EFE-EPA)
En la primera parte, Brasil encontró el camino hacia la portería de Gonzalo Pérez de Vargas con mucha facilidad (Guillaume HorcajuelO/EFE-EPA)

Almeida, una pesadilla para el ataque español

España no encontró la manera de parar a la primera línea rival, sobre todo a Joao Pedro Silva y Haniel Langaro. El central y el lateral encontraron una y otra vez buenas posiciones para lanzar y superar a un poco acertado Gonzalo Pérez de Vargas, que apenas tuvo un 18% de efectividad (4/22) en la primera parte. Las numerosas exclusiones tampoco ayudaron a la defensa española, que estaba realizando su peor partido del campeonato. Por fortuna, la defensa de los brasileños permitió a España sentirse cómoda en ataque, aunque cometió demasiados fallos desde los 6 metros ante Bombom Almeida, el portero de Brasil, que estuvo soberbio: 14 paradas y un 38% de efectividad. "Ha jugado el partido de su vida", afirmó Viran Morros al final. Su actuación fue reconocida con el premio al mejor jugador de partido. Nunca un galardón fue tan triste.

Otro portero también fue decisivo. Rodrigo Corrales sustituyó a su amigo Gonzalo en la segunda parte y a Brasil, que había metidó el 82% de sus lanzamientos en los primeros 30 minutos, le costó marcar a partir de entonces. Además, la defensa 6-0 española se ajustó y el partido cambió. España se puso por delante gracias a los goles de Dujshebaev y Cañellas, que tomaron el revelo de Balaguer y Fernández, muy efectivos en la primera mitad.

Cañellas fue uno de los más destacados del partido (Jean-Paul Pelissier/Reuters)
Cañellas fue uno de los más destacados del partido (Jean-Paul Pelissier/Reuters)

Almeida ya no paraba tanto como antes, pero sí en momentos importantes, cuando peor estaba su equipo. Por si fuera poco, su suplente, Maik Santos, paró dos de los tres lanzamientos de 7 metros para los que salió, uno de ellos a Valero Rivera. El extremo del Barça se vengó poco después y anotó uno decisivo que puso el 27-26. En ese momento, Brasil ya estaba con uno menos por la exclusión de un jugador, situación clave en el desenlace del partido. España aprovechó muy bien esa superioridad, con otro gol de Dujshebaev que fue definitivo.

España realizó un pimera fase perfecta, cerrada con una victoria contundente ante Eslovenia que quizá le emborrachó de confianza. Así lo cree Ribera. "Quizá nos parecía que éramos un superequipo y dejamos esa humildad que nos caracterizó en los primeros partidos y hoy volvemos a darnos cuenta de que hay que trabajar y eso nos va a reforzar para los cuartos de final", dijo el seleccionador, que reconoció que "podría haber pasado cualquier cosa". Pero ganó España, que tuvo que dejarse hasta la última gota de sudor (y alguna de sangre, que le pergunten a Dujshebaev) para meterse en cuartos de final. Su rival saldrá del partido de octavos que este domingo entrenta a Egipto y Croacia.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios