malos resultados en las tres primeras carreras

Lorenzo y Dovizioso exigen cambios en la Ducati: la historia se repite

Se acabó la paz en Ducati: tanto el español Jorge Lorenzo como su compañero italiano Andrea Dovizioso quieren soluciones y piden un plan de trabajo mucho más definido

Foto: Jorge Lorenzo en su Ducati por Austin. (EFE)
Jorge Lorenzo en su Ducati por Austin. (EFE)

Después de la positiva evolución experimentada por Ducati a lo largo de 2016, los resultados cosechados en los tres primeros Grandes Premios de 2017 están lejos de lo que esperaban el equipo y sus pilotos. La segunda plaza de Andrea Dovizioso en Qatar es, a todas luces, insuficiente. Y los problemas padecidos en Argentina y Austin han dado paso a las primeras y sonoras críticas. Sorprendentemente, éstas proceden del siempre comedido Dovizioso, que sin embargo no ha tenido pelos en la lengua al hablar de la situación dentro del 'box': “Esto no va bien. No estamos siendo lo competitivos que esperábamos. No hay diseñado un plan demasiado preciso, y tenerlo es lo más importante. Con los límites que nos presenta la moto, poco importa el circuito al que vayamos”, dijo tras la carrera norteamericana.

El discurso de Jorge Lorenzo no es muy diferente, pero el mallorquín es más comedido en sus declaraciones. Como señala a El Confidencial alguien que conoce bien ese garaje, “Lorenzo está muy bien 'educado'. Es decir, mide cuidadosamente sus palabras. No tiene que ver con el hecho de que Ducati penalice por contrato hablar mal del equipo, sino que los colaboradores de Lorenzo intentan ajustar sus declaraciones a lo políticamente correcto.

“Es un desastre”

Pero a Dovizioso, parece que ya todo le da lo mismo. El italiano fue muy claro en COTA: “Es un desastre visto los resultados conseguidos en el pasado y las expectativas que teníamos en América”. E incidió en lo habitual: no todo se reduce a tener la moto más potente y veloz del campeonato: “Ha llegado el momento de pensar en el futuro. No se puede hablar más de Jerez, Le Mans o Mugello. No es la velocidad lo que, como equipo oficial, nos permitirá pelear por el Mundial”, dijo. Dovizioso, que lleva en Ducati desde 2013, conoce perfectamente el comportamiento de la moto en cada una de las pistas del campeonato, y sabe que en Jerez les tocará sufrir, aunque puede que en Le Mans y Mugello la situación sea más favorable.

Como el propio Dovizioso comenta, la perspectiva de Ducati no debe reducirse a una mirada a corto plazo, hasta la próxima cita. Hay que pensar en el futuro. “Si el futuro significa mirar a final de año o a la temporada que viene, eso depende de muchísimos factores. Y si no hay un planteamiento tampoco sabes cuántos meses necesitarás para cambiar cosas. Lo que sabemos es que hay que discutirlo todo, replantearlo todo a 360º”, indicó Dovizioso.

La filosofía diferente de Ducati

Jorge Lorenzo también habla de lo que hay que cambiar: “Puede que ahora tengamos que cambiar prioridades, y al margen de seguir desarrollando el motor, probar distintos tipos de chasis para facilitar el giro en curva, y hacerle al piloto la vida más fácil”, explica Lorenzo. Inevitablemente, en situaciones críticas como la que vive Ducati, afloran las comparaciones, y Lorenzo, tras nueve temporadas en Yamaha, tiende a comparar una moto y con la otra: “Yamaha y Ducati son dos fábricas diferentes, con dos filosofías distintas. Yamaha siempre ha estado muy obsesionada con el chasis, con hacer la vida del piloto más fácil. En cambio, Ducati ha optado en los últimos diez años por fabricar el motor más potente y manejarlo con una muy buena electrónica”.

Por tanto, la historia se repite: Valentino Rossi forzó la fabricación de un chasis de aluminio para la Desmosedici en 2011, y sustituyó el monocasco de la GP11 por este nuevo bastidor a mitad de temporada, sin éxito. Ya en 2009, Ducati había explorado la opción del chasis doble viga de aluminio, como el que usaban los demás fabricantes de MotoGP, pero Casey Stoner lo desechó tras unas pruebas realizadas en Jerez por Vittoriano Guareschi, y optó por el monocasco en fibra de carbono: ganó a la primera en Qatar, y sumó un total de siete triunfos entre 2009 y 2010.

Dovizioso, de Ducati, durante la clasificación de Argentina. (EFE)
Dovizioso, de Ducati, durante la clasificación de Argentina. (EFE)

Inicialmente, Lorenzo consideró que lo mejor era que él se adaptara al peculiar pilotaje que requiere la Ducati Desmosedici GP17. Ahora se plantea si no será mejor que se haga una moto que se adapte a su forma de pilotar. Los pilotos haciendo de ingenieros. Mala cosa. Como hemos visto, en el pasado no sirvió de mucho.

Recursos limitados con Honda y Yamaha

La última vez que se intentó algo parecido, el resultado fue nefasto para la marca, que padeció una severa crisis. Llegados a este punto, cabe recordar que Ducati cuenta con unos recursos limitados si los comparamos con Honda y Yamaha, por ejemplo. Es una fábrica modesta: una sola factoría, un millar de empleados, y una producción en torno a las 60.000 unidades al año. Su presencia en las carreras se sustenta en buena medida gracias al peculiar patrocinio de Philip Morris, la marca tabaquera que a pesar de la prohibición de publicidad de tabaco aprobada en 2006 sigue vinculada al fabricante italiano mediante un patrocinio subliminal cuyo rendimiento resulta difícil de cuantificar. Sin embargo, el hecho de que Ducati pertenezca al Grupo Volkswagen crea una serie de sinergias tecnológicas que hay que considerar.

[Lea más noticias de motociclismo]

Pero precisamente ahora resurgen los rumores sobre la posibilidad de que Audi, propietaria de la marca, adquirida en 2012 por 860 millones de euros, opte por desprenderse de Ducati. Es algo de lo que se viene hablando desde 2015 a raíz del 'dieselgate' de Volkswagen. Es un rumor recurrente desde entonces, pero en esta ocasión resulta que, según Reuters, la dirección del Grupo VW ha encargado a la banca de inversión Evercore que investigue diferentes opciones disponibles, entre ellas, la venta de Ducati, a pesar de que sea un valioso activo para el grupo que le reporta unos 100 millones de euros en ganancias. Se estima que su valor podría duplicar el que desembolsó Audi hace cinco años para su adquisición. Una posible venta de la marca podría afectar a los planes del equipo y a cualquier clase de proyecto. Ojo con eso.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios