Dani Amatriain ha vuelto a la vida. El reputado formador de pilotos ha regresado a la primera línea del motor después de superar una importante adicción a las drogas que apunto estuvo de arruinar su carrera. Después de toda una vida ligado al motociclismo, sus problemas con los estupefacientes le hicieron 'olvidar' el motocicilismo. Seis años después de dejar la competición al más alto nivel, ha regresado con más fuerza que nunca, en un último caso de superación personal.

Piloto, formador y representante, Dani Amatriain ha estado durante más de 24 años vinculado al motociclismo. En las pistas, era un habitual con el número 48 en su carenado; fuera de ellas, comenzó a tejer un importante imperio de la mano, principalmente, de Jorge Lorenzo. Pero en 2008 su vida cambió por completo: ni su amor por las motos fue capaz de acabar con su adicción a la cocaína, lo que le llevó a dejar el mundo de las dos ruedas para rehabilitarse.

El propio Amatriain confirmó en Marca que su relación con la cocaína comenzó en 2007. Cada vez, su adicción fue mayor, hasta que se dio cuenta de que no tenía forma de frenarla. El expiloto entró en un bucle del que no encontraba la manera de salir, con el agravante de que se trataba del manager de uno de los pilotos más importantes del momento, Jorge Lorenzo. Su adicción provocó una situación insostenible que acabó con la ruptura entre representante y piloto.

"En 2007 empecé ya a jugar de una manera peligrosa con la cocaína. Es algo que, la gente no lo reconocerá, pero quien más o quien menos, consume. Yo empecé a abusar, a necesitarlo para trabajar. Me rodeé de unas personas que jugaban mucho con esto. Se me fue de las manos. Empecé a ir desconectando de todo. Cortar con Jorge Lorenzo me desmotivó para seguir en el mundo del motor. Quise cerrarlo todo. Me arrepiento", asegura en Marca.

Dos años después, Amatriain volvía a ser noticia después de que fuera detenido tras proferir amenazas a varios de los que fueran sus representados, entre ellos el propio Lorenzo y los hermanos Espargaró, a los que le pidió unas supuestas cantidades impagadas. Después de este episodio, el propio expiloto reconoce que tuvo varios sustos que le pudieron costar la vida, lo que le concienció para entrar en una clínica de rehabilitación.

"Mi cabeza fue degenerando. Fui acabándome todo el dinero. Empecé a tener conflictos con gente. Tuve varias detenciones. En una de ellas, al salir, mi familia me estaba esperando. Estaba tan tocado que no puse ningún impedimento a ir a una clínica. Me había deteriorado mucho. Si no hacía lo que me decía mi familia, acababa en la calle muerto. Tuve dos o tres sustos importantes de estar a punto de morir", señala el manager.

Lorenzo, su tabla de salvación

No sería hasta 2012 cuando se recuperara de manera completa, fecha en la que decidió volver al motociclismo de la mano de Jorge Lorenzo, con el que arregló sus diferencias. Así se vinculó al proyecto 'Team 99', una escudería que participa en la Copa de España de 80 cc, donde forma a jóvenes promesas. Tras este primer paso, ahora ha regresado a la primera línea del motociclismo mundial, tras convertirse en el nuevo representante del piloto español Isaac Viñales.

Tras dos años alejado de las drogas, Dani Amatriain ha vuelto a la actualidad del motor. Sus malas experiencias con las drogas ya están olvidadas y su intención no es otra más que disfrutar del mundo que ha cambiado su vida. "Por fin he regresado a mi verdadera droga, las motos", asegura el propio Amatriain. El 'eterno 48' ya está de vuelta, después de haber trazado una de las curvas más peligrosas de toda su vida.