doblete del portugués y gran victoria blanca

Cristiano le deja a punto la Liga al Madrid

El equipo blanco, liderado por Cristiano, recuperó el liderato tras vencer al Celta de Vigo y se proclamará campeón de Liga si el próximo fin de semana logra puntuar en su visita al Málaga

Foto: Isco generó los dos goles de Cristiano. (Reuters)
Isco generó los dos goles de Cristiano. (Reuters)

La Liga depende de Míchel. Era lo que tenía que pasar. El Real Madrid hizo lo que debía, lo que viene haciendo con la regularidad de un campeón para asegurarse el último 'match-ball', ese que lo convierte en virtual ganador de un título que atesora 32 veces en sus vitrinas pero que no levanta desde hace cinco años, aquella Liga de los 100 puntos, de la que creía Mourinho que el madridismo iba a presumir durante décadas y que el Barça de Tito lo repitió al año siguiente. Esta Liga la ha ganado el Madrid y solo puede perderla él. De alguna manera la puede 'ganar' y 'perder' a la vez José Miguel González, un madridista que puede quitarle una Liga al Madrid y dársela al Barça.

A estas alturas, el Madrid se ríe de los maletines, de los "ambientes infernales" que se va a encontrar aquí y allá, de las ganas que le tienen los rivales de fastidiarle sus altísimas aspiraciones. Qué más le dará a este Madrid. Muy poco, por lo visto. Este Madrid quiere ganarlo todo y lo demuestra cada día. Si no juega bien al fútbol, algo bastante recurrente en realidad, juega para ganar. ¿Cómo se juega a eso? Siendo el Madrid tienes bastante ganado, viene en el ADN. La capacidad para sobreponerse a cualquier adversidad y a encontrar el camino de la victoria a través de la asociación, de la belleza, de un balón llovido, de un pelotazo, de un gran disparo, de cualquier manera que el balón supere la línea de gol y el árbitro dé su validez. El Madrid está ejerciendo de campeón y ni la supuesta 'revuelta' del Celta le puso nervioso.

En absoluto fue así, además. El Celta jugó un partido normal. ¿Qué es esto? Pues un partido en el que quiso ganar, sin más. Como cada día que salta al campo e intenta hacerlo lo mejor posible para sumar los tres puntos o superar una eliminatoria. La motivación del Celta no fue más allá de la natural, de falaces primas del Barça al club celeste. Desde el primer minuto, con una alineación prácticamente de gala (Radoja no pudo jugar), el equipo vigués jugó con la gallardía habitual y la voluntad de crear juego que ha transmitido Berizzo en sus años como técnico.

Pese a la evidente superioridad numérica del Madrid en el centro del campo (cuatro contra tres), la voluntad de dominar el partido desde el balón del Celta se impuso. Los visitantes, hoy de negro, aceptaron ese vasallaje desde el momento en que Cristiano marcó el primero. El Madrid está solucionando muchos partidos marcando pronto. No hay nada como abrir el marcador para rebajar tensiones, pensar con claridad y sobrellevar el esfuerzo con la convicción de que lo que se está haciendo, se está haciendo bien. Antes de eso, salió a matar. En el campo del Celta quiso tener el balón y percutir, siempre percutir. El Madrid de la verticalidad quería el primero cuanto antes. Y al final, pese a que lo intentaron a través del control, llegó a la carrera.

Benzema está alcanzando su mejor nivel de la temporada. (EFE)
Benzema está alcanzando su mejor nivel de la temporada. (EFE)

A la de Isco. Los dos goles de Cristiano fueron precedidos de unas galopadas de Alarcón, al que a veces se le denomina como 'mingafría' o algún tipo de adjetivo despectivo que lo defina como un blando, un vago y que es, más bien, lo opuesto. Corrió hacia la defensa en el primer gol y en el intento de recortar para afrontar la meta de Sergio, el rebote dejó a Cristiano en la frontal con el arma cargada. Apretó el gatillo y la bala habría dado a una mosca si hubiera querido. La ajustó al palo con precisión titánica. Cuando empezó el segundo tiempo, un pelotazo de Danilo fue el mejor lanzamiento de contra posible. A Isco lo intentaron tirar tres veces y en ninguna quiso forzar la amarilla para el contrario. Quería el gol de Cristiano y éste se lo dio. Más ajustado aún. La mosca tampoco se podía salvar esta vez.

La Liga se olía en la transpiración de los jugadores madridistas, mientras que los celtiñas se rendían ante la evidencia. Claro que en situaciones de estabilidad siempre hay que tener en cuenta posibles alteraciones provenientes del exterior. En este caso, del árbitro, que no es del todo exterior, pero no viste ninguno de los colores implicados. Dirán los del Celta que sí, que un poco del negro que vestían los blancos sí lucían sus ropajes. Porque Aspas se fue a la calle sabiendo que Ramos le había hecho penalti, pero a Martínez Munuera se le antojó 'piscinazo' y le mostró su segunda cartulina. Ya en el primer tiempo la cosa se calentó cuando Varane tocó un balón con la mano y el colegiado lo ignoró. Era fuera del área, pero falta sin duda. Y esa expulsión le sentó bien al Celta.

Lo típico: juegas mejor con diez que con once. Lo hizo el Celta durante un brevísimo periodo, el suficiente para atacar con mayor voluntad que en todo el partido la portería de Keylor, que está acabando la temporada pareciéndose al que cerró la portería merengue el curso pasado. De rebote, pero Guidetti, el patito feo de Mánchester, hizo el 1-2. No hubo mayor espacio a la reacción porque anotó Benzema al minuto. De ahí hasta el final, el Celta descreyó de todo y ansiaba el final del partido. El Madrid, en cambio, quería golear. Lo hizo porque Kroos marcó el cuarto. Y pudo hacerlo tantas veces que se pierden la cuenta. La que no se pierde en las anotaciones fue la que falló Cristiano con el portero vendido y la portería para él. Da igual. Los marca a pares ahora, cuando realmente hace falta.

Ficha técnica

1 - Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Wass, Hernández, Jozabed (Marcelo Díaz, min.74); Iago Aspas, Pione Sisto (Pape Cheikh, min.84) y Guidetti (Beauvue, min.84).

4 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Casemiro (Kovacic, min.73), Kroos; Isco (Lucas Vázquez, min.84), Cristiano Ronaldo (Asensio, min.84) y Benzema.

Goles: 0-1 Cristiano Ronaldo, min.10; 0-2 Cristiano Ronaldo, min.48; 1-2 Guidetti, min.69; 1-3 Benzema, min.70; 1-4 Kroos, min.88.

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano). Expulsó a Iago Aspas (min.62) por doble amonestación y al segundo entrenador del Celta Ernesto Marcucci (min.66). Además, mostró tarjeta amarilla a Jonny, Guidetti, Hugo Mallo y Hernández por parte del Celta de Vigo, y a Casemiro y Sergio Ramos por parte del Real Madrid.

Incidencias: Partido aplazado correspondiente a la vigésimo primera jornada de la liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante unos 22.838 espectadores.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios