Aunque lo niegue, llegó a un acuerdo con AFA

El maquiavélico plan de Sampaoli

El argentino apuesta por forzar el despido, con lo que la Asociación de Fútbol Argentino no debería pagar por su libertad y se ahorraría unos buena cantidad de dinero

Foto: Jorge Sampaoli vive sus últimas semanas como entrenador del Sevilla. (Reuters)
Jorge Sampaoli vive sus últimas semanas como entrenador del Sevilla. (Reuters)

Jorge Sampaoli pasará a la historia del Sevilla como el entrenador que alborotó a los sevillistas para lo bueno y para lo malo. Si hace menos de dos meses, tras la victoria ante el Betis, los entusiasmados aficionados besaban el pelado cráneo del entrenador, esos mismos aficionados ahora se sienten traicionados y rompen sus camisetas 'amateuristas'. Ya todos saben que Sampaoli no cumplirá su contrato que lo ata al club blanco hasta junio del próximo año. En El Confidencial desvelamos su maquiavélico plan para dejar el Sevilla y aterrizar en AFA, Asociación de Fútbol Argentino.

En las últimas cuarenta y ocho horas, multitud de sevillistas inflaman las redes sociales pidiendo la cabeza del técnico. Incluso el Sevilla está recibiendo presiones de gente influyente del club para que José Castro dé el paso y “le corte la cabeza” al entrenador. Pero no, bajo ningún concepto dará ese paso. El Sevilla no cesará a Jorge Sampaoli, pese a que los movimientos y la actitud del argentino lo están pidiendo a gritos.

El Sevilla, que quiere apuntalar la cuarta posición (está a 8 puntos del Villarreal y ahora tiene dos partidos seguidos en Nervión) y ligeras posibilidades de disputarle al Atlético la tercera plaza, va a consumir los seis partidos de Liga que le quedan y esperará acontecimientos. Pero no despedirá a Jorge Sampaoli. No lo hará porque, de esa forma, liberará al entrenador de tener que pagar sus gruesas cláusulas. Y, como consecuencia del despido, se vería abocado a pagarle en su integridad el año que le queda al argentino hasta junio de 2018. El Sevilla se ha percatado de la jugada maquiavélica del ex seleccionador chileno y tiene muy altas sus defensas. No entrará en el trapo ni pisará una piel de plátano despidiendo al técnico. No ahora.

Jorge Sampaoli junto a José Castro, presidente del Sevilla. (EFE)
Jorge Sampaoli junto a José Castro, presidente del Sevilla. (EFE)

Las cláusulas

Tienen los dirigentes del club del viejo Nervión la certeza de que Sampaoli lleva tiempo “con la cabeza en Argentina” y negociando (su abogado) a espaldas del club que le paga. En Sevilla comprenden a medias las prisas y el obsesivo sueño de Jorge Sampaoli por entrenar a la selección de su país. Es lógico que quiera hacerlo, con Messi (el mejor jugador del mundo) al frente. No comprenden, sobre todo, la razón que animó al técnico a firmar un contrato hasta junio de 2018 con unas cláusulas de liberación que ahora son como piedras en los bolsillos de un atleta de maratón. Porque ahora y hasta el 24 de mayo, fecha del final de la Liga, si el argentino decide volar unilateralmente deberá abonar al Sevilla 8 millones de euros. Si el uno de junio lo hiciera, esa cláusula bajaría hasta 1,5 millones de euros. El uno de julio se incrementaría hasta los 3 millones. Y el uno de agosto subiría a 6.

Los expertos en los asuntos de la Asociación Argentina de Fútbol dudan que este organismo pueda hacer frente incluso a la cláusula más baja (1,5 millones de euros). AFA ya hace un enorme sacrificio igualando el sueldo de Sampaoli en el Sevilla (2 millones netos), así como acepta que el casildense arribe en el predio de Ezeiza con su voluminoso cuerpo técnico, incluyendo al español Juan Manuel Lillo. Está por ver si también llegan tres ayudantes (Cristián Leiva, Felipe Flores y Ricardo García) del actual seleccionador de Chile, Juan Antonio Pizzi, su ex amigo.

AFA, envuelta en una espiral interminable de números rojos, todavía adeuda al Tata Martino, ex seleccionador, una cantidad aproximada de dos millones de dólares y debe afrontar el despido del 'Patón' Bauza (900.000 dólares). Pero desde hace un mes se muestra decidida a fichar Sampaoli. Así se lo insinuó hace un mes y medio Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors y vicepresidente de AFA, a su amigo José Castro, cuando éste visitó Buenos Aires por asuntos particulares. Castro creía que su amigo bostero le estaba vacilando. Pero no.

Jorge Sampaoli charla con Juanma Lillo, uno de los asistentes del argentino. (Cordon Press)
Jorge Sampaoli charla con Juanma Lillo, uno de los asistentes del argentino. (Cordon Press)

Negociaciones cerradas… en Barcelona

Las negociaciones AFA/Sampaoli están prácticamente cerradas. Solo faltan flecos mínimos y para ese menester viajó a España Fernando Baredes, el abogado del todavía entrenador del Sevilla, que se vio las caras con Claudio Tapia, presidente de AFA, que aterrizó en Barcelona acompañado por una cohorte de periodistas de aquel país, que pronto reflejaron con fidelidad la escena. Ya no hay dudas.

[Más noticias del Sevilla]

Sampaoli se encuentra metido en un bosque y maneja un plan maquiavélico para salir con los bolsillos intactos. Su actitud ambigua, desmintiendo lo evidente, incluso afeando la nota defensiva que el Sevilla publicó en la web oficial del club para mostrar su repulsa ante la injerencia de AFA de negociar con un empleado de la entidad con contrato en vigor. La semana pasada adelantó Sampaoli su rueda de prensa semanal para asegurar que, en vísperas de un partido, “no me reúno ni con mi hermano”. A sabiendas de que unas horas más tarde, Fernando Baredes, que desde hace años ejerce de abogado y hombre de su máxima confianza, cerraba el trato Sampaoli/AFA con profusión de luz y taquígrafos en Barcelona. Con la de hoteles que hay para perderse en Barcelona…

El asunto Sevilla/Sampaoli, más que una mesa de ajedrez es una batalla en las trincheras, que se dilucida a tiro limpio. El que dé un paso en falso puede dejar su camisa como un colador. Cómo está el fútbol, su poesía…

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios