un problema de compleja solución

El Valencia no sabe qué hacer con Voro

Le ha cogido gusto al banquillo el anterior delegado, pero Mateo Alemany y Alexanco, los que ahora mandan en materia deportiva, con permiso de Peter Lim, apuestan por fichar un nuevo entrenador

Foto: En la imagen, Voro durante un entrenamiento del Valencia. (EFE)
En la imagen, Voro durante un entrenamiento del Valencia. (EFE)

Poco a poco trata el Valencia de colocar las cosas en su sitio. En una temporada convulsa, nefasta en lo deportivo, la agitación social se ha apaciguado tras los últimos resultados. La sombra del descenso se desvaneció, una buena racha que no puede tapar el pésimo ejercicio de un equipo que una temporada más no sacará billete europeo. La contratación de Mateo Alemany como director general se estima clave para que el siguiente proyecto tenga una base más sólida. Toca remover la tierra, oxigenar el vestuario y decidir qué estratega se hace cargo de la plantilla. Una decisión fundamental que debe tomar la institución. Aparece ahí la figura de Voro, con muchas sombras a su alrededor. ¿Qué hacer con el antiguo delegado y ahora entrenador?

Hay muchas dudas en el interior del club sobre este particular. La realidad es que no se sabe a ciencia cierta qué hacer con Voro. Mateo Alemany y José Ramón Alexanco, desde el pasado mes de enero ejerciendo de director deportivo tras la marcha de Jesús García Pitarch, apuestan por la contratación de otro entrenador. Consideran que para liderar el nuevo proyecto desde el banquillo es necesaria la figura de un técnico más cuajado, con más experiencia. Es Voro una figura muy valorada en todos los rincones de la institución, pero los dos ejecutivos españoles estiman que en una situación tan delicada, cuando ya no se pueden cometer más errores, es necesario que el bisturí esté en manos de un entrenador más avezado.

El problema es dónde colocar a Voro. Delegado durante largo tiempo, ahora ese puesto lo ocupa Paco Camarasa, otro histórico ex jugador del club. Si no es en el banquillo, ¿dónde acomodar al actual entrenador? Devolverle a su antiguo puesto de trabajo, se estima que sería algo despreciativo para una persona que siempre ha sido leal a la institución. Y como Alemany y Alexanco consideran que su permanencia en el banquillo no se debe alargar más allá del próximo mes de junio, el problema a resolver es qué trabajo debe desempeñar la temporada que viene. Colocarle de nuevo a la vera del nuevo entrenador se entiende que sería algo humillante. Por otra parte, ¿el relevo aceptaría tenerle a su lado sabiendo que al menor contratiempo puede ocupar su sitio?

Voro se siente cada vez más cómodo dirigiendo al Valencia desde el banquillo. (EFE)
Voro se siente cada vez más cómodo dirigiendo al Valencia desde el banquillo. (EFE)

Querido en el vestuario

Está por ver qué cuota de poder tienen realmente Alemany y Alexanco. Ambos pueden tener muy claras las cosas sobre cuáles son los pasos más adecuados a seguir para reflotar el barco y qué guía es el más capacitado para dirigir el plantel, pero es Peter Lim el que tiene la última palabra. Cuando la temporada pasada expiraba y tocaba elegir, el millonario de Singapur se la jugó con Pako Ayestarán, a pesar de que a su alrededor no había pleno consenso al respecto. La decisión se reveló muy pronto como errónea y el vasco fue despedido en el mes de septiembre. El millonario de Singapur, siempre asesorado por Jorge Mendes, será el que dé el beneplácito al elegido. Su palabra será ley.

Voro ya ejerció alguna vez de bombero en el pasado y en esta última etapa también ha sido esa su función. Han pasado muchas semanas, cada día que pasa se siente más asentado en el cargo y le ha cogido gusto a eso de ser entrenador. Con el paso de las jornadas, también cuando los buenos resultados han llegado, paladea con más fruición el caramelo... Es un tipo querido y valorado por sus futbolistas, pero en la zona ejecutiva no se apuesta por él. Anil Murthy, el futuro presidente tras la dimisión de Layhoon Chan, reconoció que la elección del técnico "es un asunto muy importante, pero todavía no es momento de tomar decisiones". "El Valencia está en plena competición, y aunque estamos trabajando con vistas a la temporada que viene, no es el momento para hablar de este asunto", recalcó.

[Más noticias de fútbol]

Ahora, con el equipo más entonado en el campo, se avecinan semanas de gran intensidad para no fallar en la confección de la nueva plantilla. El Valencia tiene que ser cuidadoso a la hora de cuadrar las cuentas y se verá obligado a vender importantes activos, Dani Parejo es un buen ejemplo, y no fallar en la elección de los fichajes, cosa que ha sucedido en los últimos años de manera muy evidente. El pasado verano Peter Lim apostó por hacer caja con importantes traspasos, como fueron los de Paco Alcácer y André Gomes. Varios intregrantes del actual plantel no seguirán y la figura de Mateo Alemany adquirirá gran relevancia; el ejecutivo supo manejarse en el Mallorca a la hora de vender bien y comprar buen producto a buen precio. La duda es si el alejado —de Valencia— propietario le dará libertad o hará más caso a un asesor externo como Jorge Mendes... Lo que ha sucedido con nefastos resultados en los últimos tiempos.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios