recorta dos al sevilla

Griezmann rescata dos puntos y le da al Atlético calma para pensar en Europa

Un testarazo del francés en los últimos minutos fue suficiente para arrebatarle los tres puntos al Granada. El equipo del Cholo afianza la cuarta plaza, pero sigue en búsqueda de identidad

Foto:

Llegó un golpe al final, de Griezmann, cómo no, y el suspiro se escuchó en las orillas del río Manzanares. Conseguir tres puntos en Granada era una necesidad, pues los problemas que suponían no conseguirlo empezaban a ser bastante graves. Un gol, un solo gol, cambia por completo el ánimo, lleva a afianzar la cuarta posición y a recortar dos puntos al Sevilla, que empieza a dar algún síntoma de fatiga en su esplendorosa temporada.

Era un gol necesario para poder mantener el discurso, decir que la Liga bien, gracias, porque se está en Champions y que el sueño se está gestando dentro de las fronteras de la Unión Europea. Un tropezón hubiese obligado al equipo a centrarse más en el campeonato doméstico, a hacer caso a las obligaciones básicas, que siempre se encuentran por encima de los anhelos de grandeza en la pirámide de Maslow. El Atlético sacó los tres puntos, pero el elefante sigue dentro de la habitación, aunque nadie parezca querer echarle un vistazo.

El partido fue una de esas noches que en no mucho tiempo todo el mundo habrá olvidado. Una victoria del grande, al final del partido, cuando ya empezaban a pensar en Granada lo que ese punto podía suponer para su lucha por mantenerse en Primera. El grande hizo lo que suele hacer, ganar, porque por nombres, presupuesto o confianza viven en una dimensión diferente. La primera parte fue muy floja, en la segunda el empuje les acercó al objetivo. El juego, a ratos. Y ese es el problema. El Atlético de Madrid que ganó la Liga tenía los conceptos futbolísticos clarísimos. Era una máquina perfecta en la que todos los futbolistas sabían sus atribuciones y se exprimían al máximo. Era, sobre todo, un equipo de ideas claras.

Ahora el problema está ahí más que en cualquier otro sitio. Y empieza por el entrenador. Cholo Simeone ha dudado estos meses. A veces creía tener plantilla para dar un paso adelante y amedrentar con más posesión de balón al rival. Otras ha sido fiel a su naturaleza, esa que prima la defensa y el orden por encima de cualquier otra cuestión. Incluso, en ocasiones, se han dado ambos simeones a la vez en un solo partido. Porque entrar con Gaitán, Carrasco y Griezmann suena a ataque del bueno, del mismo modo que quitar al argentino para meter a Giménez (de mediocentro, nada menos) es un claro impulso por guardar la ropa. Un cambio difícilmente explicable cuando el partido marcha empatado a cero, un resultado insuficiente para las necesidades rojiblancas.

Es cierto que Simeone se ha encontrado este año con eventualidades que le han obligado a ir cambiando la hoja de ruta a medida que el tiempo iba pasando. Esta semana no estaba ni siquiera Gabi, el mediocentro de mayor confianza y sobre quien pivota el equilibrio del equipo. Ya no es un jovencito y, en la temporada ideal, se hubiese visto auxiliado por Augusto o Tiago, dos jugadores de la plantillas pensados para que emulasen al capitán. Con los tres fuera queda Thomas Partey, que no es lo mismo. No saca la bola con fluidez, tiene unos conceptos tácticos mucho más limitados. Pecados de juventud, él puede dar brío, fuerza y más carreras que sus iguales. Pero no es eso lo que pide Simeone.

El remate de Griezmann (EFE)
El remate de Griezmann (EFE)

Sin Torres ni Gameiro

A falta de un mediocampo más estable, delanteros. Buenísimos delanteros tiene el Atlético, incluso cuando faltan Torres y Gameiro, los únicos arietes disponibles en el plantel. Griezmann, él sí, es un seguro de vida. El jugador al que más le deben los rojiblancos esta temporada y la pasada, aunque sea racheado a veces. El resto necesitan encontrar su papel. O su actitud.

Venir a decir ahora que Carrasco es un artista no es descubrir nada, pero si el belga no quiere, y muchas veces no quiere, el artista no sirve de nada. Gaitán tiene trazas de muy buen jugador, decide bien y participa, pero no termina de cuajar grandes partidos. Tampoco parece que Simeone le tenga mucha estima, pues no duda en cambiarle cuando el partido se ofusca. Y Correa busca sus minutos, que con la edad que tiene, y en el entorno futbolístico en el que está es suficiente. Tiene clase el chico, pero no continuidad.

El Atlético gana, y eso es lo que cuenta. En ocasiones los partidos pedestres que se sacan adelante son los que terminan marcando tu posición en el mundo. En eso el club ha cambiado colosalmente con Simeone. Antes era el 'pupas' o parecía que lo era. Partidos como estos eran siempre sinónimo de temblor y los resultados terminaban siendo indescifrables. Desde la llegada del Cholo el club ha crecido considerablemente, tanto en proyecto como en actitud.

Porque esto no suele ser cuestión de suerte sino de cabeza, cuando ahora se sacan partidos ajustados no es porque haya cambiado la fortuna sino porque los jugadores se creen más grandes de los que habían antes, porque están aleccionados en ese convencimiento. Eso, y no la baraka, es el salto de Simeone en el Atlético. No pueden sus aficionados hacer algo que no sera agradecérselo aunque a veces, como humano, él tampoco acierte.

Ficha técnica

0 - Granada: Ochoa; Foulquier, Saunier (Aly Malle, m.86), Ingason, Gastón Silva, Héctor (Isaac Cuenca, m.77) ; Uche, Wakaso, Boga, Andreas Pereira; y Adrián Ramos (Kravets, m.57).

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godin, Filipe Luis; Koke, Thomas (Correa, m.46), Saúl, Gaitán (Giménez, 60); Carrasco (Vrsaljko, m.86) y Griezmann.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Grancanario). Expulsó por doble cartulina amarilla al local Wakaso (m.92). También amonestó a los locales Saunier, Ingason y Foulquier, y a los visitantes Carrasco, Juanfran y Godin.

Gol: 0-1, m.84: Griezmann.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima séptima jornada de la Liga Santander disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 19.000 espectadores, un millar de ellos visitantes.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios